La piedra precolonial de África, el Gran Zimbabue

Fue capital de un floreciente imperio en el corazón de África, pero se abandonó sin saber aún por qué. Visitamos el Gran Zimbabue.

El Gran Zimbabue es, ni más ni menos, que el mayor yacimiento arqueológico de la África subsahariana. Un lugar cargado de historia, pero también de mitos y leyendas. De hecho, se sabe mucho sobre la antigua civilización que aquí vivió, pero quizás se ignore más aún. Si quieres descubrir alguno de los misterios que envuelven este testigo de la época precolonial, ¡síguenos!

El Gran Zimbabue, origen de un país

Gran Zimbabue
Gran Zimbabue – 2630ben

Se ignora a ciencia cierta quiénes construyeron este gran yacimiento, que abarca unos 7 kilómetros cuadrados y en el que se estima que residía una población cercana a los 20.000 habitantes. Pero aún así, la monumental construcción que supone el Gran Zimbabue incluso ha dado nombre al actual país africano donde se ubica.

Y no solo eso, ya que entre las ruinas del Gran Zimbabue aparecieron unas hermosas esculturas que representaban un ave rapaz. Este pájaro de presencia poderosa y hermosa pronto se convirtió en un símbolo para los habitantes de este territorio, y he hecho hoy sigue apareciendo en la bandera de Zimbabue.

Lo que se sabe sobre el Gran Zimbabue

Comencemos contando algunas cosas que ya parecen confirmadas sobre este lugar.

¿Quién lo habitó?

Casa en el Gran Zimbabue
Gran Zimbabue – Marion Bobst /Flickr.com

Entre los siglos XI y XV se levantaría esta ciudad, que fue el centro comercial del rico Imperio de Monomatapa o Mutapa. Aquellas gentes, cuyos herederos serían los actuales shonga, vivirían de la minería y de su comercio con lugares muy remotos. Unas relaciones que mantenían gracias a la navegación río Zambeze, que desemboca en el Índico.

“Ten solo lo que puedas llevar encima. Conoce idiomas, conoce países, conoce gente. ¡Que tu memoria sea tu bolsa de viaje!”

-Alexander Solzhenistyn-

¿Cuándo se habitó?

Muralla en el Gran Zimbabue
Muralla – Mandy / Flickr.com

Ya hemos dado las fechas de su ocupación entre los siglos XI y XV. Durante todo ese lapso temporal, el Gran Zimbabue iría creciendo y ampliando su superficie. Hasta así convertirse en el enorme yacimiento que es en la actualidad y donde se distinguen tres partes bien diferenciadas.

Estas partes son el Conjunto de la Colina, el del Valle y la Gran Cerca. Por un lado, en la colina se distingue una especie de acrópolis que sería un espacio sagrado. Mientras que en la zona del Valle hay restos de viviendas.

Y rodeando la Gran Cerca hubo centenares de construcciones, algunas más pobres y otras que bien pudieron ser la residencia de los gobernantes del Gran Zimbabue.

¿Qué se ve en el yacimiento?

Torre Cónica en el Gran Zimbabue
Torre Cónica – Mandy / Flickr.com

La visita al Gran Zimbabue, relativamente fácil desde la ciudad de Masvingo, ubicada a unos 40 kilómetros, es un paseo por unas ruinas de piedra impactantes. Se ven grandes murallas construidas íntegramente de piedra, sin argamasa alguna, y pese a ello han resistido el paso de cientos de años.

Todo resulta espectacular, sobre todo la llamada Torre Cónica, de 11 metros de altura, o en el gran Edificio Elíptico.

Pero además de eso, durante su excavación arqueológica aparecieron numerosos restos materiales, algunos procedentes de muy lejos. Por ejemplo, monedas, cerámicas o abalorios originarios de China o de Arabia. Algo que nos habla del tejido comercial que partía desde este lugar a tierras muy lejanas.

Lo que no se sabe sobre el Gran Zimbabue

Gran Cerca del Gran Zimbabue
Gran Cerca – Mandy / Flickr.com

De lo dicho anteriormente, se deduce que el Gran Zimbabue fue una ciudad muy próspera y vital. Sin embargo, cuando hasta aquí llegaron los exploradores y colonizadores portugueses en el siglo XVI, el aspecto de la urbe sería muy parecido al actual. ¡Estaba abandonada!

¿Qué había ocurrido? Se ignora. No hay señales de un abandono violento o de una terrible plaga que acabara con la población. Sin embargo, los arqueólogos ven claro que el Gran Zimbabue se abandonó hacia el año 1450.

Quizás fue por una gran sequía o por cambios climáticos que hicieron que faltara el agua y alimentos.  O tal vez se agotarán las minas cercanas, o puede que se rompiera los lazos comerciales que le habían dado prosperidad. Todo son especulaciones.

El caso es que se abandonó y se quedó como congelada en el tiempo. Algo que es una grata sorpresa para el viajero, que queda impactado por estas increíbles construcciones en un entorno natural realmente atractivo y hermoso.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar