Perucica en Bosnia: una selva tropical en Europa

9 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
En Perucica, al este de Bosnia y Herzegovina, se conserva uno de los pocos bosques primigenios que han sobrevivido indomables en Europa.

¿Perucica? Tal vez no te suene de nada ese nombre. No es extraño, ya que muchos lugares de Bosnia y Herzegovina son auténticos desconocidos en Occidente. Sin embargo, cuando leas esto, no deberías olvidarte de Perucica porque te vamos a hablar de la última de las selvas tropicales que todavía hay en Europa.

Los atractivos de Bosnia y Herzegovina

Paisaje de Blagaj
Blagaj

En realidad, no podemos negar que todo lo que nos suena de Bosnia, lamentablemente, lo relacionamos con la reciente guerra de los Balcanes que devastó este país de la extinta Yugoslavia. Incluso desde un punto de vista turístico, uno de los mayores atractivos del país es la hermosa ciudad de Mostar, cuya monumentalidad se restauró tras el conflicto gracias a la cooperación internacional.

Sin embargo, en Bosnia y Hezegovina hay otras muchas maravillas por descubrir. Podríamos hablaros, por ejemplo, de un lugar tan hermoso como la población de Blagaj o de muchos otros lugares cargados de historia, arte y tradiciones. Pero hoy nos queremos centrar en los valores naturales excepcionales del denso bosque de Perucica, una de las maravillas del país.

El bosque lluvioso de Perucica

Bosque Perucica

Al decir selva tropical, sin duda, a todos nos vienen a la cabeza los paisajes del Amazonas o las tierras más emblemáticas del continente africano. Otros la relacionan con las junglas de países del Sudeste Asiático como Tailandia. Pero rara vez pensaremos en una jungla ubicada en Europa. Pues bien, sí podemos encontrar algo muy similar en Perucica.

Perucica, Reserva de la Biosfera

La singularidad de Perucica es tal, que se trata de un lugar al que solo podremos acceder en compañía de un guía autorizado. Eso garantiza la conservación del hábitat. Además, es el modo más seguro de que no nos extraviemos en un espacio que carece de los habituales senderos para las visitas.

Y por si fuera poco, gracias al guía conoceremos los secretos mejor guardados de este bosque húmedo tan valioso. Se trata de un bosque virgen, con árboles que tienen hasta tres siglos de vida y, por lo tanto, unas dimensiones considerables. Y a su sombra crecen miles y miles de plantas más pequeñas que lo convierten en una auténtica jungla natural.

Es un espacio idóneo para que allí se refugie la fauna en estado salvaje, desde grandes mamíferos hasta infinidad de diminutos insectos. Al fin y al cabo, es una selva, pero en esta ocasión situada en la Vieja Europa.

Aquí, los árboles más espectaculares son grandiosas hayas, pinos negros, abetos y piceas, algunas de las cuales pueden superar los 60 metros de altura.

Dónde está Perucica

Cascada Skakavac

Aunque Perucica es un espacio que se conserva así principalmente para usos científicos y educativos, siempre se puede participar en las selectas visitas guiadas por su interior. Así que os diremos dónde se encuentra uno de los pocos bosques primigenios que han resistido el paso del tiempo y del hombre en el continente europeo.

Perucica se integra dentro del Parque Nacional Sutjeska, en la zona del macizo de Zelengora, que está cerca de la frontera con Montenegro. Esta es otra de las repúblicas escindidas de la antigua Yugoslavia, pero cada vez más conocida por los turistas por lugares como Kotor, a orillas del Mediterráneo, algo que todavía no ocurre en demasía con Bosnia y Herzegovina.

El Parque Nacional Sutjeska y alrededores

Sin embargo, este país centroeuropeo puede ser muy interesante para pasar unas vacaciones, por ser un destino económico y por atesorar rincones históricos realmente bellos. Y también es un buen lugar para que viajen los amantes de la naturaleza. En eso destaca el Parque Nacional Sutjeska, el de mayor tamaño y más antiguo de todo el país.

Allí no solo podremos visitar este bosque tropical tan excepcional, también se puede ascender a los picos más altos de la zona, como el Maglic, de más de 2300 metros de altura. Y se puede dar un paseo para ver la preciosa cascada de Skakavac, formada por las aguas del río Perucica y que tiene una caída de casi 80 metros. En definitiva, joyas ocultas en este país que bien merece ser descubierto.