Península de Giens: descubre las mejores playas de Hyères

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
24 abril, 2019
Tal vez Hyères no sea uno de los destinos más conocidos del sur de Francia. Sin embargo, las playas de esta localidad tienen un enorme encanto.

Tumbarse en las playas de Hyères y darse un chapuzón en sus aguas es un placer. Se convierte en una de las grandes sorpresas que ofrece un viaje hasta uno de los lugares más sorprendentes de la Provenza y la Costa Azul: la península de Giens. Un accidente natural que ni el mejor arquitecto hubiera podido diseñar con tanto gusto y gracia.

La península de Giens y la playas de Hyères

Paisaje de la península de Giens
Península de Giens – patrick janicek / Flickr.com

Este accidente geográfico pertenece al municipio de Hyères y se trata de un doble tómbolo. ¿Qué es un tómbolo? Son pequeños terrenos costeros que están unidos al continente por una escasa línea de arena.

Pues bien, en el caso de la península de Giens, hay no uno, sino dos largos cordones de dunas de arena. Entre ambos, se forma una pequeña laguna que sirve de refugio para muchas aves que disfrutan de la Costa Azul.

La arena une la península al resto de la costa. Y también está presente en el perímetro de la península de Giens para crear algunas de las más atractivas playas de Hyères. Hay que mencionar las playas de Pradeau o la Vignette. Son arenales que destacan en este litoral salvaje que alterna calas y playas con zonas de pinares.

El resto de playas de Hyères

Vista de una de las playas de Hyères
Playa en Hyères

No obstante, hay que decir que en todo el municipio, no solo en la península, hay maravillosas playas. Tal vez menos conocidas que las de otras poblaciones de la costa provenzal, pero encantadoras para todo el que las descubre y disfruta.

De entre todas las playas de Hyères, seguramente, la más atractiva sea la de l’Almanarre. Pero también es la más visitada en temporada alta. Si buscáis parajes más tranquilos, podéis dirigiros a las de Bona, Ceinturion o Port Hélène.

También es interesante tomar un ferry para  llegar hasta las islas de Hyères. Allí también se descubren playas fabulosas.

Las islas de Hyères

Playa en Porquerolles
Playa en Porquerolles

Entre un cuarto de hora y un hora nos costará llegar a los distintos islotes que emergen en el Mediterráneo frente a la costa. Esas islas son tres: Porquerolles, Port-Cros y Levant. Y tal y como hemos dicho, también ofrecen algunas de las mejores y más tranquilas playas de Hyères.

Pero no solo se puede disfrutar de las playas. Este es un espacio de gran valor ecológico que se conoce como Islas de Oro o con su denominación oficial: Parque Nacional de Port-Cros.

Algo de la historia de Hyères

Tal vez este topónimo no te suene demasiado, pero tienes que saber que es uno de los sitios con una historia más larga en Francia Por aquí anduvieron los griegos, al tiempo que ocupaban el cercano puerto de Marsella. De hecho, Hyéres se fundó hacia el siglo VI a. C. O sea, que tiene más de 2600 años de historia.

Pero las playas de Hyères también tienen una enorme importancia dentro de la historia turística. Esta ciudad fue una de las primeras ciudades balneario del sur de Francia. A principios del siglo XIX comenzaron a construirse alojamientos para albergar a los visitantes que querían disfrutar de sus aguas termales y de su costa.

El patrimonio histórico

Castillo de Hyères
Castillo de Hyères – Denis Biette / Wikimedia Commons

Ya hemos dicho que esta zona tiene una dilatada historia, así que ya que la descubrimos no solo hay que gozar de las playas de Hyères. Podemos aprovechar para conocer su patrimonio, que verdaderamente nos puede encantar.

Allí nos esperan el castillo medieval y las murallas en la colina de Castéou. Además, hay iglesias de enorme valor, como la colegiata de Saint Paul o la iglesia de San Luis, ambas originadas en plena Edad Media. También medieval es la torre de San Blas o de los Templarios.

No todo es tan antiguo, ya que durante los comienzos de la explotación turística se levantaron bellos edificios para acoger a los visitantes de las termas y las playas de Hyères. Fue entonces cuando se construyó el teatro Denis o el hermoso Grimm’s Park Hotel.

En definitiva, queríamos hablaros de este rincón de la Costa Azul que tiene de todo para ser un destino fantástico para una escapada. Están las acogedoras playas de Hyères, pero también el paseo por la población, por aldeas provenzales tan atractivas y cercanas como Niel o Madrague y, por supuesto, el descubrimiento de la península de Giens.