Un paseo por los palacios de La Rioja más bonitos

· 10 noviembre, 2018
La Rioja es conocida por sus excelentes vinos, pero más allá de sus viñedos y bodegas, cuenta con un rico patrimonio arquitectónico en el que destacan hermosos palacios.

Es tierra de excelentes vinos. Pero en este caso no vamos a visitar sus bodegas. Queremos hacer un recorrido por los más bellos palacios de La Rioja. Otra forma de disfrutar de su esencia, de su historia y, por qué no, también de sus viñedos y su olor a vino.

Haro, la ciudad de los palacios

Si hay algo por lo que destaca Haro es por su magnífica colección de edificios civiles en forma de palacios. La mayoría se construyeron entre los siglos XVI y XVIII. Vamos a conocer algunos de ellos.

Palacio de la Plaza de Cruz

Palacio de la Plaza de la Cruz en Haro, La Rioja
Palacio de la Plaza de la Cruz

Es un magnífico edificio de planta cuadrada y tres alturas. Destacan su portada de medio punto, los fabulosos balcones de la segunda planta y el recargado escudo heráldico. Su construcción data de mediados del siglo XVIII.

Palacio de Bendaña

El palacio de Bendaña está construido en piedra de sillería, cerca de lo que fue la antigua muralla medieval de la localidad. Destaca por sus dos fachadas con marcadas diferencias: una es del siglo XVI y la otra del siglo XVIII. Tiene una bonita galería mudéjar del siglo XV.

Palacio de las Cigüeñas o de Las Bezaras

Es un palacio de estilo barroco que data del siglo XVIII. Como particularidad podemos destacar su total construcción en piedra, así como el desnivel que presenta: por una de sus fachadas tiene dos plantas, mientras que en la otra tiene tres. Recibe el nombre por el nido de cigüeñas que hay en su linterna.

Palacio de los Condes de Haro

Palacio de los Condes de Haro
Palacio de los Condes de Haro – Zarateman / Wikimedia Cocmmons

Difícilmente encontraremos una población con más historia aristocrática y monumental que Haro. Este palacio, que fue la residencia oficial de los condes, se encuentra en pleno centro de la localidad, junto a la parroquia de Santo Tomás.

Su mezcla de estilos renacentista y barroco le dan un aire especial que lo hacen destacar por encima de otros palacios de La Rioja. Sus columnas son su elemento más destacado. En el año 2006 sufrió una importante remodelación.

Palacio de Tejada

Su nombre es debido al que fue su más reciente propietario, Teodoro de Tejada, y está construido en piedra de sillería, mezclando el estilo barroco con el neoclásico.

Data del siglo XVIII, por lo que no faltan los toques rococó en su decoración, tanto exterior como interior. Sin duda, te detendrías a mirarlo aun si no supieras de qué edificio se trata.

Otros palacios de la Rioja que hay que visitar

La historia de La Rioja es larga y está llena de episodios importantes. Y es algo que se refleja en su arquitectura y su patrimonio cultural en muchos de sus pueblos, incluso en algunos muy pequeños. Estos son otros palacios de La Rioja que merece la pena conocer:

Palacio del Marqués de San Nicolás

Palacio del Marqués de San Nicolás en Briones
Palacio del Marqués de San Nicolás en Briones

Este palacio hoy es la sede del ayuntamiento de Briones, y se presenta como el edificio más característico y emblemático de la villa. Lo mandó construir Esteban de Francia y su obra se finalizó en el año 1755.

Su fachada presenta tres cuerpos simétricos de tres calles articuladas por pilastras. Este edificio es una de las construcciones civiles más interesantes de toda la comunidad riojana.

Palacio del Arzobispo Barroeta

En la bella localidad de Ezcaray se encuentra este palacio, que data de finales del siglo XVIII. Como todos los palacios de la época, en él destaca la presencia de sus escudos, lo cual muestra su importancia histórica.

Palacio de Pobes

En el centro de Ollauri y junto a su iglesia, se encuentra este hermoso palacio que perteneció un consejero de Hacienda durante el reinado Carlos III. Se construyó, como otros tantos otros palacios de La Rioja, en el siglo XVIII.

Como ves, La Rioja te propone muchos planes diferentes. Puedes hacer un recorrido para disfrutar de sus viñedos, sus bodegas y sus fabulosos vinos. Pero también puedes descubrir una parte de la historia de España visitando alguno de sus palacios.