El Parque Nacional Denali: un espacio increíble en Alaska

· 21 febrero, 2019
El monte Denali, que da nombre al parque, es la montaña más alta de Norteamérica, con 6194 metros. Solo una de las joyas de este espacio natural.

El Parque Nacional Denali, en el interior de Alaska, debe su nombre a un monte que alberga y que es la montaña más alta de América del Norte. No obstante, cuenta con otros muchos encantos que lo han convertido en uno de los mayores reclamos turísticos del estado. ¿Nos acompañas? No te arrepentirás.

Características del Parque Nacional Denali

Oso grizzly en el Parque Nacional Denali
Oso grizzly – Gregory “Slobirdr” Smith / Flickr.com

El Parque Nacional Denali se fundó en el año 1917. Cubre una extensión de más de 24 000 km², por lo que es el más grande de los Estados Unidos. Lo atraviesa la cordillera de Alaska y en él se pueden apreciar diversos ecosistemas.

Debido a su cercanía al círculo polar ártico, la mayor parte del parque está compuesto por tundra. No obstante, es posible ver otras zonas vegetales. Los árboles más frecuentes son las piceas y los sauces. También hay unas 400 especies de flores, entre ellas la vara de oro, el epilobio, el lupín o la genciana.

Respecto a la fauna, en el parque habitan osos negros y pardos, que se alimentan a base de arándanos o de cerezas del bisonte. También viven alces, lobos grises, ardillas árticas, caribúes, marmotas, liebres americanas, zorros y un largo etcétera de mamíferos. En cuanto a las aves, destacan el cuervo grande o la urraca de Hudson.

Qué hacer en el parque

Vista del pico Denali
Pico Denali

En el parque se pueden realizar numerosas actividades. Todo depende si vamos en la época estival o en invierno. Durante la primera, es posible hacer senderismo (hay diversas rutas que salen desde el centro de visitantes), ciclismo, pescar o realizar alguna acampada aprovechando el buen tiempo.

Mientras, cuando las temperaturas son más bajas podemos practicar esquí de fondo. También es posible hacer recorridos en trineos con perros o en raquetas de nieve, disfrutar de excursiones en motos de nieve, etc.

No obstante, la actividad principal del parque es recorrer la carretera que lo atraviesa en un vehículo lanzadera. Permite disfrutar de todos los encantos del lugar, al tiempo que el conductor ofrece información de interés por un micrófono. Las plazas son limitadas, por lo que lo ideal es hacer la reserva con antelación.

Durante el trayecto se realizan paradas en lugares estratégicos. Así, es posible admirar las maravillas naturales que nos encontremos y sacar fotografías. También será fácil contemplar algunos de los animales que hemos mencionado. Pero, sobre todo, disfrutaremos de unos paisajes espectaculares.

La ruta finaliza en Wonder Lake, en cuyas aguas, y si el día está despejado, es posible ver el monte Denali reflejado. Un monte que tiene casi 6200 metros de altura.

Precio y cómo llegar al Parque Nacional Denali

Vista aérea del Parque Nacional Denali
Parque Nacional Denali – Daxis / Flickr.com

La tarifa de entrada al Parque Nacional Denali es de 10 dólares por persona y de 20 por vehículo. También se puede acceder con el pase Anual de los Parques Nacionales de USA, que tiene un coste de 80 dólares. Una vez allí, si se tiene pensado acampar, hay que abonar 10 o 20 dólares al día, y 20 o 30 para autocaravanas.

Respecto a cómo llegar al Parque Nacional Denali, hay diversas posibilidades. Una de ellas es optar por el transporte público, pues hay diversos autobuses que parten desde Anchorage o Fairbanks al lugar. Por su parte, el tren estatal de Alaska llega directamente a la entrada.

Los que prefieran ir por su cuenta, pueden alquilar un vehículo y seguir la autopista George Parks o Ruta 3 de Alaska. Una vez en el parque, se puede acceder conduciendo, pero para ello, y como ya hemos visto, hay que pagar. Eso sí, en determinadas zonas está prohibida la circulación.

Por último, los más aventureros pueden realizar un recorrido en ala delta o en helicóptero. Se puede contratar en Anchorage. De esta forma es posible disfrutar de unas estupendas vistas de toda la belleza de este increíble espacio natural.

Como has podido comprobar, el Parque Nacional Denali es un lugar impresionante, lleno de atractivos naturales que merece la pena ser visitado al menos una vez en la vida, ¿no crees?