Parque Nacional de Amboseli, un safari al sur de Kenia

Alicia Vecino López · 16 marzo, 2019
Con el monte Kilimanjaro de fondo, Amboseli es uno de los mejores lugares de África para admirar la fauna salvaje de este continente.

Los itinerarios turísticos ofertan numerosos safaris en África. Muy conocidos son los que se realizan en Masai Mara, pero los safaris en el Parque Nacional de Amboseli, en Kenia, tienen algo especial. Podrás capturar increíbles fotografías de la sabana mientras recorres en un todoterreno largas distancias dentro del parque. Suena bien, ¿verdad? ¡Lánzate a la aventura!

Parque Nacional de Amboseli, un tesoro al sur de Kenia

El Parque Nacional de Amboseli es Reserva de la Biosfera desde el año 1991. Y no es para menos, es el lugar ideal para conocer la esencia africana en estado puro. Un entorno repleto de historia, de animales salvajes y de paisajes sorprendentes.

Sin duda alguna, este parque es uno de los territorios más representativos del continente. Por eso, realizar un safari es una buena forma de saborear la esencia de África. ¿Te lo vas a perder?

Cebras en el Parque Nacional Amboseli
Cebras en Amboseli

¿Dónde está el parque?

El Parque Nacional de Amboseli se sitúa en el condado de Kajiado, en el área metropolitana de Nairobi. A lo largo de las 39 000 hectáreas que ocupa podremos recorrer el centro de un ecosistema de 8000 km². Un lugar de una enorme riqueza natural en la frontera de Kenia y Tanzania.

Cómo llegar y acceder al parque

Existen numerosas posibilidades para llegar hasta el Parque Nacional de Amboseli. La avioneta es un medio de transporte muy recurrido por los viajeros, pues el parque cuenta con una pequeña pista de aterrizaje. Eso sí, siempre puedes viajar en coche, de hecho, existen muchas empresas de alquiler de vehículos.

El parque se encuentra unos 240 kilómetros de Nairobi. Puedes acceder por dos carreteras diferentes, si escoges la carretera de Namanga, estás a 240 kilómetros de Nairobi. En cambio, si prefieres la carretera de Mombasa, la distancia es algo menor. En cualquier caso, el trayecto es de 4 horas, aproximadamente.

Una vez llegues a tu destino, puedes acceder por dos lugares diferentes: Meshanani y Olkelunyiet. Allí encontrarás un acceso en el que podrás pagar la entrada. Y siempre puedes comprar una entrada para visitar varios parques. El precio para la visita del parque es de entre 50 y 80 dólares.

Safari en estado puro

Monte Kilimanjaro
Monte Kilimanjaro

Este parque es conocido por las hermosas vistas que ofrece hacia el monte Kilimanjaro. Además, podemos disfrutar de diversos hábitats en su interior: bosques de acacia, arbustos en rocas de lava, un lago que suele estar seco, llanuras abiertas y zonas pantanosas.

En general, el terreno es bastante llano. Destaca, sin embargo, la colina de la Observación. Se trata de un montículo que se debe subir a pie. Coronarlo supone un pequeño esfuerzo, pero merecerá la pena para observar la perspectiva del parque.

Y por supuesto, en el Parque Nacional de Amboseli es posible conocer la vida salvaje africana. Este es el hogar de búfalos, ñus, jirafas, leones, gacelas, guepardos, hienas o impalas. Además, aquí se pueden contar hasta 400 especies de aves, entre ellas, 47 tipos de aves rapaces.

Por otro lado, el terreno del área de Amboseli es territorio masai. Una reserva de masai de unos 3000 km² rodea el parque. Por ello, seguramente puedas verlos en los alrededores del parque, ya sea pastoreando o vendiendo artesanía a los turistas.

Los elefantes de Amboseli

Elefantes en el Parque Nacional Amboseli
Elefantes africanos

El elefante africano es el símbolo del Parque Nacional de Amboseli. Podrás observar y seguir a estos enormes paquidermos a lo largo de la sabana. Contemplar su día a día a tan solo unos metros resultará fascinante.

En este parque hay aproximadamente unos 1500 ejemplares de elefantes. Estos animales no son agresivos, así que tendrás la posibilidad de conocer de de cerca sus costumbres.

La mejor época para ir al Parque Nacional de Amboseli

Normalmente, en Amboseli la temperatura varía entre los 20 y 30 grados, aunque depende de la estación del año. Igualmente, se debe tener en cuenta que existen dos épocas de muchas precipitaciones para planificar tu viaje.

De esta manera, entre los meses de marzo y abril y entre noviembre y diciembre la lluvia se vuelve protagonista en el parque. Así, a pesar del calor, los meses de verano son los mejores para visitar el parque y disfrutar de su enorme belleza.