Descubre el Palacio de las Cien Columnas de Persépolis

Cristina Blanco 28 febrero, 2018
Persépolis fue la capital del Imperio persa. Hoy, entre sus ruinas, destaca la que fuera la residencia del emperador: el Palacio de las Cien Columnas

Persépolis fue la capital del antiguo Imperio persa en el siglo V a. C. Durante ese periodo se inició la construcción de un conjunto arquitectónico formado por distintos edificios. El Palacio de las Cien Columnas es uno de los principales símbolos de la cultura persa, y en breve vamos a descubrir por qué.

Persépolis se encuentra en Irán, a 70 kilómetros de Shiraz. En su día fue el lugar ideal para que el Imperio persa pudiese expandir su poder a lo largo de toda Mesopotania. Por ello, el emperador Darío I quiso que la ciudad estuviese lo suficientemente desarrollada y ordenó la construcción de un recinto formado por palacios y templos.

¿Quién fue Darío I?

Persépolis
Persépolis – TripDeeDee Photo

Durante el año 521 a.C., Darío I se hizo con el control de la ciudad a través de un golpe de estado. Gracias a ello le arrebató el poder a Cambises II. El imperio que controlaba comprendía algunas partes de Grecia, Egipto y la India.

Lo más característico es que dividió su territorio en provincias para hacer más fácil el gobierno. Asignó, para ello, a un delegado en cada territorio. De esta forma, el imperio persa ganaba en autonomía, pero también estaba más desunido.

Después, durante el siglo V a.C. se produjeron las Guerras Médicas, en un intento de los persas por someter a Grecia. Todos los intentos fracasaron y el imperio quedó debilitado. Y fue entonces cuando algunas provincias aprovecharon la ocasión para unirse a favor de una secesión que implicaba dividir el imperio en provincias independientes.

Finalmente, fue Alejandro Magno quien, en el año 331 a.C., conquistaba el imperio y la civilización persa desaparecía. No obstante, todavía nos quedan restos de su presencia en la zona, como es el fabuloso complejo arquitectónico de Persépolis, en el que destaca el Palacio de las Cien Columnas.

“Uno de los extremos más necesarios y más olvidados en relación con esa novela llamada Historia, es el hecho de que no está acabada.”

-Gilbert Keith Chesterton-

El Palacio de las Cien Columnas de Persépolis

Palacio de las Cien Columnas en Persépolis
Palacio de las Cien Columnas – Ender BAYINDIR

El Palacio de las Cien Columnas de Persépolis era el lugar de residencia del emperador. Es una de las construcciones más complejas de la ciudad, situada en la parte más alta.

Tiene una planta de 60 metros de lado y 20 de altura y estuvo rodeado por una pequeña muralla. Para el acceso se crearon dos escaleras situadas al norte y al sur del palacio. Sobre esta superficie se alzaron 36 columnas en 6 filas, pero solo se conservan 13. Estaban unidas mediante vigas denominadas prótomes, y tenían forma de cabeza de toro o de león.

En el interior se encuentra la Apadana, la denominada Sala de Audiencias de Darío I. Servía para que el emperador recibiese a sus súbditos. Junto a esto, el palacio incluía una zona residencial. Estaba apartada de la zona de recepciones y contaba con un patio con jardines.

Estilo arquitectónico del Palacio de las Cien Columnas

Persépolis
Persépolis – Leonid Andronov

Se sabe que la fecha de la construcción, al menos de la Apadana, pudo realizarse a lo largo del 515 a.C., según unas tablas de oro y plata que se encontraron en los cimientos de la sala.

La importancia del Palacio de las Cien Columnas en el arte reside en que abarca una fusión de tres culturas: egipcia, griega y mesopotámica. De los imperios egipcio y mesopotámico se hereda la utilización del adobe en las construcciones. De la Antigua Grecia, en cambio, el uso de columnas y capiteles.

Estado actual del palacio

Puerta de todas las Naciones en Persépolis
Puerta de todas las Naciones- Borna_Mirahmadian

Al principio señalábamos que durante el gobierno de Darío I el Imperio persa comenzó a debilitarse hasta la conquista de Alejandro Magno. Así, la ciudad fue sometida en el año 330 a.C. a un duro asedio que la destruyó en buena medida.

Las guerras y el paso del tiempo han hecho que parte del conjunto se haya perdido para siempre. Sin embargo, algunas zonas siguen en pie y se encuentran restauradas y aptas para la visita. Gracias a ello se puede percibir el esplendor de la antigua Persépolis.

De hecho, en los restos del complejo de la antigua ciudad persa hay mucho más que visitar, además del Palacio de las Cien Columnas. Por ejemplo, debes recorrer la terraza y admirar las puertas de Jerjes, la Apadana, el harén o la sala del Tesoro, junto a algunos monumentos funerarios. ¡No te lo pierdas!

Te puede gustar