Organiza un viaje a Praga, Viena y Budapest por tu cuenta

· 8 octubre, 2018
Son tres ciudades que no están demasiado lejos y que se pueden visitar en un mismo viaje. Te damos las claves para organizarlo y que salga como sueñas.

Los viajes organizados ofrecen muchas comodidades, pues solo hay que pagar y dejarse llevar. No obstante, para los viajeros experimentados, viajar por libre es la mejor opción para ir a los sitios que desean y en el momento que mejor les venga. Hoy te explicamos cómo organizar un viaje a Praga, Viena y Budapest por tu cuenta.

Organiza tu propio viaje a Praga, Viena y Budapest

Para organizar un viaje por tu cuenta, y si quieres que todo salga genial, tendrás que tomar en cuenta varios aspectos. Aquí te aconsejamos por dónde empezar:

Elige la temporada

Praga en la República Checa
Praga en invierno

Lo primero en lo que tienes que pensar antes de emprender esta aventura para conocer Praga, Viena y Budapest es cuándo quieres hacerlo. Si eliges invierno debes ser consciente de que esta temporada allí es cruda y difícil por las grandes nevadas y el frío que hace.

Sin embargo, la decoración y los mercados navideños te ofrecen un espectáculo maravilloso que no podrás ver en ninguna otra época del año. Además, si evitas las fechas centrales de la Navidad, el viaje será más barato. Tú decides…

Si eliges verano, el calor no es tan sofocante como en otros países. Sin embargo, los meses veraniegos son temporada alta y con ellos llegan las masificaciones. No te quedará más remedio que soportar esperas para entrar de las principales atracciones.

Nosotros te aconsejamos escoger primavera u otoño. Son épocas menos masificadas y en las que, además, tendrás una postal extra con los paisajes, coloridos o anaranjados y marrones por la época otoñal.

¿Cómo irás?

Palacio de Hofburg en Viena
Palacio de Hofburg en Viena

¿Coche, tren, autobús o avión? Todo dependerá de tus circunstancias y de cuánto tiempo tengas para disfrutar tus vacaciones. Si tienes tiempo de sobra y quieres disfrutar de los paisajes del recorrido, nada mejor que escoger un medio de transporte por tierra. El bus, y especialmente el tren, serían una buena opción.

Si además te gusta conducir y quieres ir visitando pequeños pueblos o rincones escondidos, nada mejor que el coche. El avión es la mejor opción si te gusta ir cómodo y no perder mucho tiempo en viajar, o si tienes pocos días para disfrutar de tu destino.

¿Y para viajar entre Praga, Viena y Budapest? Lo mejor es hacerlo en tren. Es económico, rápido y disfrutarás de todo lo que hay a lo largo del camino. El trayecto más largo es el de Praga a Viena, que dura unas cuatro horas. Viena-Budapest son dos horas y cuarenta minutos.

Cuántos días necesitas

Si quieres ver sin prisa estas tres maravillosas ciudades que están llenas de encanto e historia, te recomendamos que al menos vayas unos diez días. De este modo podrás pasar tres días en cada ciudad y el día que sobra será el que usarás para los viajes de una a otra.

Lo mejor es planear todo con antelación. Quizá te interese pasar un día más en alguna de las ciudades. Revisa bien lo que quieres visitar y hazte tu propio itinerario.

Dónde alojarse

Calle de Praga
Praga

Dependiendo de la ciudad deberás escoger una ubicación u otra. Praga, por ejemplo, es una ciudad pequeña, así que estar cerca del centro es factible. Los barrios de Stare Mesto y Nova Mesto de la capital checa son asequibles y prácticos para moverte por la ciudad.

En Viena la cosa cambia pues es una ciudad enorme, pero su excelente red de transportes hace que sea fácil moverse a cualquier lugar. Los barrios vieneses de Wieden y Margareten son prácticos para acceder a la estación central de trenes y al metro.

Budapest como bien indica su nombre, se compone de dos partes, Buda y Pest. La primera es la más señorial y cara, por lo que alojarse en Pest será mejor opción para ahorrarte dinero y estar bien ubicado.

Si tienes en cuenta estos consejos, hacer un viaje a Praga, Viena y Budapest por tu cuenta será más fácil de lo que crees. Recuerda que al viajar al extranjero, lo mejor siempre es pagar con tarjetas de crédito o débito. Y recuerda llevar zapatos cómodos, porque vas a andar mucho, mucho.

¿Ya estás listo para tu próximo viaje? Pues ya nos contarás cómo te ha ido… Seguro que vuelves encantado.