Qué necesitas para visitar la Gran Muralla China

· 17 enero, 2018

La Gran Muralla China es una de las siete maravillas del mundo moderno, por lo que su visita es prácticamente obligatoria para todo aquel que se considere un espíritu viajero. Si eres uno de ellos y has decidido aventurarte y recorrer este magnífico monumento, debes de tener en cuenta una serie de aspectos. A continuación te desvelamos cuáles son. ¿Nos acompañas?

Elige la mejor época para visitar la Gran Muralla China

Pasillo en la Gran Muralla China
Gran Muralla – mariusz kluzniak / Flickr.com

La Gran Muralla China ofrece una experiencia única y tiene unas vistas espectaculares durante todo del año. Sin embargo, para evitar las aglomeraciones o las inclemencias del clima –la lluvia es frecuente en verano, la temperatura cae por debajo de los cero grados en invierno y puede haber viento y tormentas de polvo en primavera-, la mejor época para visitar el monumento es en otoño.

Si te decantas por dicha estación, presta atención a tu atuendo, es decir, debes llevar ropa que te proteja del frío de las montañas, especialmente en las mañanas y las noches. Aun así, podrás disfrutar de la belleza que trae el otoño: montañas coloreadas de rojo, dorado, amarillo y marrón, lo que contrasta con el gris de la Gran Muralla China.

Por otro lado, y a pesar del viento, abril y mayo también son buenos meses para visitar el monumento, pues la temperatura es muy agradable si llevas una chaqueta que abrigue. Es el momento en el que la naturaleza está en todo su esplendor, ya que las plantas de las montañas se vuelven verdes y empiezan a florecer.

Si aun así sigues optando por otoño, mejor evitar la primera semana de octubre, ya que en ella se celebra el día de fiesta nacional.

Infórmate sobre cómo llegar a la Gran Muralla

Vista de la Gran Muralla China
Gran Muralla – Ib Aarmo / Flickr.com

El traslado a la Gran Muralla China suele hacerse desde Pekín. Desde allí se pueden coger varios medios de transporte, como los autobuses. Los hay organizados o de línea. Los primeros son la opción más sencilla y la que menos colas suele tener, aunque también la más cara. Mientras, la segunda es más barata y muy cómoda si se visita el monumento en temporada baja.

Además del autobús, se puede coger un tren en la Estación Norte de Pekín. Hay prácticamente a todas horas, lo que no significa que nos aseguremos montar en él, pues la gente se levanta muy de madrugada para hacer cola. Todo es intentarlo, y si no, siempre puedes pagar un taxi. Lo recomendable es pactar con el conductor el precio antes del viaje.

“Es mejor ver un lugar una sola vez que escuchar mil veces de él.”

-Proverbio chino-

Descubre qué tramo se adapta mejor a tus preferencias

Torre en la Gran Muralla China
Torre – Mouth Party / Flickr.com

Antes de llegar a la Gran Muralla China deberías haber decidido el tramo por el que vas a empezar a recorrerla. Tienes varias opciones: Badaling es la parte más cercana a la capital, así como la más popular, por lo que es la más práctica y la más transitada. Mutianyu es igual de accesible y de recomendable.

Las otras dos opciones están más lejos de la capital y son Simatai y Jingshalin. Las vistas desde ambas son espectaculares, ya que la muralla va culebreando por el contorno de las montañas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que son los tramos más escarpados y, por ende, los más difíciles de recorrer, así como los que cuentan con más partes de la construcción original, al estar apenas restaurados.

Lleva el material necesario 

Gran Muralla China
Gran Muralla – Andi Gentsch / FLickr.com

Además de llevar la ropa adecuada según la estación en la que viajes, debes meter en la maleta crema solar y un sombrero o gorra para taparte del sol en verano.

La misma atención le tienes que procurar al calzado. Y es que conocer la majestuosidad de la muralla y sus alrededores requiere caminar bastante, así como subir escaleras o cruzar torres de guardia. Entonces, mejor optar por algo cómodo, tanto en ropa como en calzado.

Por otro lado, si quieres aprovechar bien la visita a la Gran Muralla China, nada como madrugar. Pero antes de salir no te olvides de coger comida y agua para reponer fuerzas entre caminata y caminata. Otra opción es comprar lo que necesites en alguno de los puestos que hay al llegar, pero son bastante escasos y no muy baratos precisamente.

Fotografía de portada: David Almeida / Flickr.com