Nazaré, uno de los lugares más bellos de Portugal

· 23 noviembre, 2018
Ha alcanzado la fama gracias a sus espectaculares olas, perfectas para los amantes del surf. Pero Nazaré es mucho más, es una villa marinera donde se conservan antiguas tradiciones.

Portugal es uno de esos destinos turísticos que lo tiene todo, desde ciudades llenas de encanto a playas maravillosas, espacios naturales únicos y una deliciosa gastronomía. Hoy queremos que nos acompañes a Nazaré, un rincón donde aún se respiran viejas tradiciones y que es uno de los lugares más pintorescos del país.

Nazaré, un lugar idílico

Secadero de pescado en la playa de Nazaré
Secadero de pescado en la playa de Nazaré

Nazaré es una singular villa marinera en Portugal. Un lugar donde aún se pesca con redes que se arrastran hasta la orilla, para subastar allí las capturas. Es la xávega, un arte de pesca que apenas sobrevive en algunas zonas del país. Y también podrás contemplar cómo aún se seca el pescado en la playa.

Además, Nazaré tiene una ubicación ideal frente a una playa que se puede observar a vista de pájaro desde un acantilado espectacular. Se encuentra a unos cien kilómetros de Lisboa y doscientos de Oporto. De esta manera, no importa cuál de las dos ciudades visites, acercarte a Nazaré es imprescindible.

La Gran Ola

Gran Ola en Nazaré
Gran Ola

Pero si Nazaré se ha hecho conocida en los últimos tiempos ha sido por su Gran Ola. Esa que miles de surfistas de todo el mundo sueñan con dominar. Puede alcanzar la altura de un edificio de diez pisos, nada menos.

¿Por qué se forma aquí la que dicen es la ola más grande del mundo? Porque frente a la costa de Nazaré acaba de manera abrupta un cañón submarino de más de doscientos kilómetros de longitud y cinco de profundidad.

Qué ver en Nazaré

Además de disfrutar con sus tradiciones pesqueras, cabalgar olas o pasar un día de playa, hay mucho más que hacer y de lo que disfrutar en Nazaré. Para convencerte de ello, te traemos lo mejor:

Santuario de Nuestra Señora de Nazaré

Iglesia de Nuestra Señora de Nazaré
Iglesia de Nuestra Señora de Nazaré

Es un bello edificio que data del siglo XVII. Su fachada, en la que destacan dos torres gemelas, se alza sobre una escalinata semicircular. En su interior destaca la decoración con azulejos en los que se representan escenas bíblicas. También hay que fijarse en su altar, decorado con columnas salomónicas.

Ayuntamiento

Un bonito ejemplo de edificación civil, con una gran fachada de líneas rectas y limpias. Está ornamentada con elementos del siglo XVII, momento en el que se concluyó la puerta principal.

Como símbolo de justicia, se erige frente al ayuntamiento el Pelourinho. Es un monolítico que se colocó aquí en 1886. Proviene de un tronco de árbol que se fosilizó con el tiempo y que tenía más de 150 millones de años. Por ello, el Pelourinho está catalogado como uno de los monumentos más antiguos del mundo.

El mirador de Pederneira

Mirador en Nazaré
Mirador en Nazaré

Pederneira es un lugar histórico de Nazaré que se encuentra ubicado un poco al interior, en una zona forestal. Está a una altura que permite disfrutar de unas vistas magníficas de Nazaré, Pinhal de Leiria, O Sítio y toda la costa que recorre estas localidades.

Si quieres tener unas fotos panorámicas de esas inolvidables que se quedan para siempre en el recuerdo, debes visitar visitar este lugar privilegiado.

Laguna de Valado de Frades

Es un rincón natural impresionante que te encantará. No solo tiene una gran belleza, sino que además no hay una gran afluencia de gente. Por ello, una visita allí puede convertirse en un miniretiro espiritual en el que disfrutar de una conexión pura con la madre tierra. Solo relájate y disfruta del lugar.

Prueba su gastronomía

Como en todo el país, en Nazaré también puedes disfrutar de la buena gastronomía portuguesa. Y aquí se basa sobre todo en pescados y mariscos frescos, cocinados de la manera más sabrosa. La caldeirada es uno de los platos que debes probar, así como el pescado a la parrilla o la pasta con pescado.

Disfruta de su encanto

Como dijimos, Nazaré es un lugar muy pintoresco, y este es un ambiente del que tienes que disfrutar, sobre todo cerca de sus playas. En ellas encontrarás las típicas tiendas movibles con toldos de rayas de colores. Y en su paseo marítimo verás a las mujeres vestidas de manera tradicional vendiendo las piezas de pescado más frescas.

Como ves, es una pequeña villa con mucho que ofrecer y, sobre todo, un lugar en el que se conservan celosamente la tradición y cultura portuguesa. ¿Te animas a hacer una visita?