Museo del Ferrocarril de Gijón, viaje por la historia

Este fantástico museo, dedicado al mantenimiento y divulgación de la aventura del ferrocarril, está en la antigua estación del Norte de Gijón. Un edificio construido entre 1872 y 1874 desde el que inicialmente que partían los trenes con dirección a Pola de Lena. El edificio, ya reconvertido en museo, fue inaugurado por el entonces Príncipe de Asturias en 1998. 

Este museo dedicado al hermoso mundo del ferrocarril acoge exposiciones durante todo el año. Y todas ellas despiertan enormemente la curiosidad del visitante ya que permiten contemplar la historia desde un punto de vista desconocido para la mayoría.

Una visita al Museo del Ferrocarril

En este espacio ofrece al turista un amplio abanico de información sobre la temática ferroviaria, pero también aborda la influencia que los trenes y las locomotoras han tenido en el apartado social, el económico, el histórico y, por supuesto, el tecnológico. Precisamente, fue el ferrocarril uno de los impulsores del proceso industrial en Asturias.

Locomotora del Museo del Ferrocarril de Asturias
Museo del Ferrocarril de Asturias – David Álvarez López / Flickr.com

En el interior de este museo hallaremos antiguas máquinas y vagones completamente restaurados, algunos de los cuales se encuentran en un perfecto estado de conservación y completa funcionalidad.

Zonas de exposiciones habituales

El museo está formado por tres bloques de unos 14.000 metros cuadrados divididos en varios edificios. En el inmueble principal están las salas de exposiciones. Por su parte, el centro de documentación dispone de una serie de escritos y mapas que han sido considerados como el conjunto de esta temática más significativo del país.

Museo del Ferrocaril de Asturias
Museo del Ferrocaril de Asturias – amateur photography by mi / Flickr.com

Junto a esta construcción se alza otra a la que está unida por una cubierta. Bajo ella se puede visitar una de las secciones permanentes donde se guardan las maquetas, uniformes, relojes y silbatos con décadas de historia.

Espacios exteriores

Una vez fuera podremos contemplar las vías y los apeaderos que se conservan en este espacio al aire libre. Entre todos los vehículos ferroviarios aquellos que más destacan ante la vista son las locomotoras de vapor. No obstante, algunos de los vagones antiguos resultan igualmente bellos y vistosos.

Museo del Ferrocarril de Asturias
Museo del Ferrocarril de Asturias – David Álvarez López / Flickr.com

En ocasiones concretas es posible subirse al valioso tesoro que supone el Tren del Museo y que posteriormente se ponen en movimiento, ofreciendo la oportunidad de recorrer una pequeña porción de las vías. De esta manera los visitantes pueden dar un agradable paseo durante las denominadas Jornadas de Vapor. 

A través del área de patio se accede a la nave polivalente, que abarca casi dos mil metros y que suele usarse con taller de reparación y restauración de toda la maquinaria del museo así como de las nuevas adquisiciones de las que se hace cargo.

“No seas un pasajero más del tren social, sé maquinista de tu propio tren.”

-Anxo Pérez-

Un poco de historia

En el siglo XIX comienza el desarrollo en Asturias de todo tipo de comunicaciones y, en particular, de los medios de transporte. Así nació la Estación del Norte, que se puso en marcha el 23 de julio de 1874. Esto supuso un cambio total en lo que hasta aquel momento era una simple zona rústica llamada playa de Natahoyo, que pasó a convertirse en el hogar del primer astillero de Gijón.

Locomotora en el Museo del Ferrocarril de Asturias
Museo del Ferrocarril de Asturias – Nils Öberg / commons.wikimedia.org

El ferrocarril supuso enormes ventajas, ya que, por un lado, el tren acercaba a la orilla del mar las mercancías mientras que, por otro, trasladaba a los trabajadores desde allí a sus viviendas habituales.

El 29 de enero de 1990 dichos andenes dejaron de estar en funcionamiento y se transformaron en el museo que hoy en día conocemos. Gracias a ello a día de hoy poseemos una enorme cantidad de información y de datos de gran importancia que permiten el trasvase cultural entre las antiguas y las viejas generaciones.

Andenes del Museo del Ferrocarril de Asturias
Museo del Ferrocarril de Asturias – Nils Öberg / commons.wikimedia.org

Y es que este museo, además de ofrecer un recorrido de lo más nostálgico por la historia del ferrocarril, también consigue explicar de una manera sencilla y amena las consecuencias de esta infraestructura en el desarrollo de Asturias.

Cambios en las costumbres, en la manera de moverse, en la forma de trasportar mercancías o intercambiar ideas, todo ello queda maravillosamente plasmado en este museo, una visita imprescindible si se viaja a Gijón.

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar