Murten, un precioso pueblo medieval en Suiza

· 8 noviembre, 2018
Murten es una idílica localidad alpina donde el tiempo parece haberse detenido, en parte, por su muralla y sus bonitas casas.

“El pueblo más bonito de Suiza”, así es como se conoce a Murten. Se trata de un pueblo medieval situado en las montañas suizas, con 800 años de historia. Situado entre Berna y Laussane, parece que el tiempo no ha pasado desde que nació como parte del cantón de Friburgo. ¿Pero por qué es el pueblo más bonito de Suiza? ¡Vamos a descubrirlo!

Tras los muros de esta localidad se esconde un pasado alemán, al situarse casi en la frontera con Alemania. Junto con Guarda y Thun, Murten es uno de los pueblos suizos del cantón de Friburgo más interesantes. A continuación, te desvelamos las razones:

Murten, un lugar de cuento rodeado de agua y montañas

Calle de Murten
Calle de Murten – Wisi Greter / Flickr.com

Este pueblo nace en el siglo XI en la región fronteriza actual entre Alemania y Francia. Está situado a orillas de un lago del mismo nombre y rodeado por la colosal cordillera de los Alpes.

No supera los 3000 habitantes. Hace siglos una gran muralla lo protegía de ataques por la parte sur, mientras que por la norte lo hacía el lago Murten.

Son muchos los encantos que hacen de este el pueblo más bonito de Suiza. Hay que destacar las fachadas de sus casas y sus calles, también su muralla perfectamente conservada y pequeños rincones llenos de encanto.

Desde su fundación hace 800 años el pueblo ha sabido mantenerse en perfecto estado de conservación. Por eso decimos que viajar a Murten es gozar de la oportunidad de viajar en el tiempo hasta la época medieval.

¿Qué ver en Murten?

Todo en este pueblo puede presumir de belleza: las fachadas de sus casas de estilo gótico y barroco, ventanas de madera abiertas, colores vivos, sus singulares tejados, la muralla… Todo ello lo convierte en un lugar único, aunque estas son sus zonas más destacadas:

Calle principal de Murten

Casas de Murten
Murten

Es el eje de vida de Murten es su calle principal, Hauptgasse. Allí encontrarás las casas más bonitas y los mejores bares y restaurantes. Te aconsejamos pasear por ella y, en definitiva, perderte por el casco histórico. Por el camino te toparás con el ayuntamiento y una iglesia franciscana.

Finalmente, en uno de los extremos encontrarás la torre del Reloj, o también llamada torre de Berna. Se construyó en el siglo XVIII y confluye en una plaza con soportales y arcos preciosos. También, muy cerca de esta calle encontrarás el castillo, de estilo saboyano.

Muralla de Murten

Muralla de Murten
Muralla de Murten

Es sin duda, el otro punto imprescindible que tienes que conocer de Murten. Como adelantábamos, se encuentra en perfecto estado de conservación, con sus torres de vigilancia y el foso.

Afortunadamente puedes subir a la muralla y recorrerla, pero sobre todo, disfrutar de las vistas del municipio. Te sorprenderá la panorámica del pueblo, con sus tejados y sus fachadas. Puede ser una buena idea para despedirse de Murten antes de abandonarlo con una última mirada al lago.

¿Cuál es el mejor momento para viajar a Murten?

Vista de Murten
Vista de Murten

Si los encantos de Murten ya te han convencido, es hora de decidir el mejor momento para conocer este precioso lugar. Al estar situado entre montañas, la época más aconsejable en cuanto a las temperaturas y el clima es el verano.

De hecho, los meses de calor son la época de temporada alta en todos los rincones de los Alpes. Es cuando toda Suiza tiene muchos más encantos, colores y vida. Además, es en esta época del año cuando más actividades se pueden hacer (senderismo, navegar en el lago, pasear…).

Sin embargo, si no te importa pasar frío y te gusta la nieve, quizás visitarlo durante el invierno pueda ser otra buena idea. Concretamente, durante la Navidad se celebran mercadillos navideños. Por ello puede ser un buen plan para verlo vestido de gala para la ocasión. ¡No te lo pierdas!

Esto es todo lo que te está esperando en Murten, uno de los pueblos medievales mejor conservados de Europa y, por qué no, del mundo. Te aconsejamos pasear por su casco histórico y mirar todo lo que te rodea, ¡te sorprenderá tanto lo que ves que seguro que no lo olvidas nunca!