Visitamos Berna, la bonita capital de Suiza

· 19 octubre, 2017
Estéticamente, Berna es una de las ciudades más atractivas de Suiza, e incluso de Europa. No te pierdas este recorrido por sus principales atracciones.

Berna es la capital de Suiza, aunque equivocadamente muchos creen que es Zürich. Esta ciudad tiene mucho que ofrecer y mucho por mostrar; por eso, queremos que hagas un recorrido con nosotros por lo más característico de este punto tan especial de Suiza. ¿Quieres acompañarnos?

Los mejores lugares que ver en Berna

Berna no es una ciudad demasiado conocida a nivel turístico, pero tiene muchos encantos. Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad; en él hay nada menos que seis kilómetros de arcadas, que son pasillos cubiertos para disfrutar de un agradable paseo protegiéndose de la intemperie. ¿Qué es lo que no te puedes perder?

1. Catedral de Berna

Catedral de Berna
Catedral de Berna – Tony Fernandez / Flickr.com

La catedral de Berna es el edificio más alto de la ciudad, con más de 100 metros de altura. Está construida en estilo gótico, aunque se tardó nada menos que cuatro siglos en terminarla. Los trabajos comenzaron en el siglo XV y se prolongaron hasta entrado el XIX.

Su forma está totalmente adaptada a la arquitectura suiza y combina perfectamente con el ambiente colindante. Además, desde lo alto de la torre puedes contemplar una panorámica fabulosa de los alrededores de la ciudad.

2. Marktgasse

Marktgasse en Berna
Marktgasse – Ginkgo2g / commons.wikimedia.org

Esta es la calle que divide en dos la forma alargada de la ciudad. Comienza en el puente de Nidegg y sigue hasta el oeste, rodeada por tiendas llenas de lujo y glamour, puestos de flores y casas con encanto que datan del siglo XVII.

Es, sin duda, el epicentro comercial de la ciudad, por lo que es muy concurrido por visitantes y locales de la zona. Aquí podrás pasear por esas arcadas que comentábamos antes.

“Conoces más un camino por haber viajado por él que por todas las conjeturas y descripciones en el mundo”
—William Hazlitt—

3. La Torre del reloj

Torre del Reloj de Berna
Torre del reloj – Laura.rr / Flickr.com

Este es uno de los sitios más característicos de Berna y está ahí desde que la ciudad existió. Se tardó 65 años en terminarla y, aunque no estaba muy céntrica, conforme la ciudad fue avanzando, esta quedó en pleno centro de Berna.

El reloj funciona de una forma muy peculiar, pues comienza sus movimientos 4 minutos antes de que sea una hora completa. Además, cuenta con un reloj astronómico del siglo XVI que muestra la posición del sol en el modo opuesto al planisferio. Toda una obra de la ingeniería que no deberías perderte en tu paso por esta ciudad suiza.

4. La fuente del Ogro

Fuente del ogro de Berna
Fuente del ogro – Aidan Wakely-Mulroney / Flickr.com

Esta fuente juega un papel muy importante en Berna, tal como sucede con otras fuentes en otras ciudades suizas. El origen de la fuente del Ogro es medieval; a su alrededor se colocaban los pregoneros, se quedaba con los primeros amores o con los vecinos para contar los últimos chismes.

Se hizo con la idea de recordar a un ogro protagonista de una leyenda, en la que se decía deambulaba por Berna para devorar a los niños.

5. Museo de Klee

Museo Paul Klee en Berna
Museo Paul Klee – Florian.Arnd / commons.wikimedia.org

En este museo, podrás admirar unas 4000 obras de arte de Paul Klee: desde acuarelas a dibujos y materiales biográficos. A diferencia de muchos artistas, Klee vivió en su ciudad natal, Berna, gran parte de su vida.

Este museo fue construido por Renzo Piano. Lo hizo creando una isla de color verde con cascadas de acero y cristal. En ellas, están la exposición, la sala de música y eventos y un museo para los más pequeños.

6. Bundesplatz

Bundesplatz en Berna
Bundesplatz – Martin Abegglen / Flickr.com

En esta plaza está el edificio más importante del país, el Parlamento; es, precisamente, el órgano que lo preside. Se tardó 50 años en construirlo y tiene una variedad de estilos que evocan a las famosas ciudades de Berlín, París o Florencia.

Además, hay una fuente en la que el agua sale directamente desde el suelo, un mercado de quesos y productos típicos de la zona y terrazas al aire libre en las que tomar un rico chocolate suizo o lo que quieras.

7. Parque de los osos

¿Sabías que Berna es la ciudad de los osos? Podrás verlos en vivo en un espacio al aire libre tan solo cercado por una pequeña valla de cristal. Son 6000 metros cuadrados van desde la Fosa de los Osos hasta la orilla del río Aar; hay bosques, arbustos, cuevas y un lugar en el que bañarse paralelo al río.

¿Aún estás pensando hacer una visita a esta espectacular ciudad? Toma buena nota de estos consejos para que disfrutes al máximo de Berna, una ciudad espléndida en todo sentido.