Mura, un bello pueblo medieval en Barcelona

Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Begoña Ibáñez
· 26 mayo, 2019
Mura es un precioso pueblo de calles empedradas y edificios centenarios. No solo eso, sino que se encuentra rodeado de un entorno natural maravilloso.

La provincia de Barcelona encierra cientos de lugares de gran belleza y uno de ellos es Mura. Este municipio, situado en la comarca del Bages, está rodeado por el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. Además de localizarse en plena naturaleza, ofrece una singular arquitectura medieval que te transporta a otra época.

Algunos datos de interés sobre Mura

Vista de Mura
Vista de Mura

Si pasas unos días en la Ciudad Condal y te apetece una pequeña escapada para despejarte, Mura puede suponer una excelente opción. En poco más de una hora puedes llegar a esta localidad inmersa en el parque natural. Se trata de un destino idóneo si buscas una jornada de turismo rural y caminatas entre hermosos paisajes.

Las primeras noticias que se tienen de Mura son de finales del siglo X y las construcciones comienzan a aparecer a comienzos del siglo XI. Estas edificaciones se conservan hoy en día, así que, mientras paseas por las pintorescas calles de piedra, puedes comprobar cómo el pueblo conserva su origen medieval.

Qué ver en Mura

A continuación, destacamos los principales edificios que conforman Mura y los diferentes espacios que puedes recorrer. Así no te perderás ningún detalle si lo visitas.

La iglesia de Sant Martí de Mura

Iglesia de Sant Martí de Mura
Tímpano de Sant Martí de Mura- Enfo/ Wikimedia Commons

Este templo románico se empieza a construir en el siglo XI, cuando se levanta la primera de las tres naves que lo forman. La nave central se termina en el siglo XII, mientras que a finales del siglo XVII se añaden la tercera nave y el campanario.

En el año 1437 un terremoto afectó de forma considerable a la iglesia. Tras la restauración, se cambiaron algunas de las soluciones arquitectónicas. Sin embargo, el carácter del edificio sigue intacto y destaca, sobre todo, la portada de la nave central.

Aquí deberemos prestar especial atención al tímpano, donde se representa la Adoración de los Reyes Magos, en un excelente estado de conservación.

La ermita de Sant Antoni

Ermita de Sant Antonio de Mura
Ermita de Sant Antoni – Enfo / Wikimedia Commons

Otra de las edificaciones románicas que destacar en Mura es esta ermita dedicada a San Antonio de Padua. Se trata de una obra sencilla, de una sola nave y planta rectangular. El templo actual data del año 1716 y es, probablemente, una ampliación de la ermita vieja.

En la actualidad, el interior permanece cerrado y solo se abre el día de la celebración de San Antonio de Padua. Pero esto no es motivo para recorrer la ermita por fuera y disfrutar de los alrededores.

El castillo de Mura

Aunque hoy solo se conservan algunos restos y paredes, este castillo se levantó en el siglo XI y ha estado en poder de diferentes linajes familiares. Con el paso del tiempo, el castillo se fue quedando abandonado y terminó sirviendo como torre de vigilancia.

Hasta nuestros días solo han llegado algunas partes de la muralla. A pesar de todo, al situarse a las afueras y en lo alto de una colina, es una buena oportunidad para dar un agradable paseo.

Las diversas fuentes de la población

Font de l'Escola deMura
Fuente de l’Escola – Xavigivax / Wikimedia Commons

Uno de los lugares más visitados de Mura es la fuente de la Era, situada en el centro de la localidad. Recibe este nombre debido a la era que hay justo en frente, a la que los habitantes iban a trillar el trigo antiguamente. Es un bonito lugar para refrescarse y descansar un momento.

Otra de las fuentes más conocidas de Mura es la del Rector. Fue construida por Lluís Costa, cura del pueblo entre 1977 y 1995 y se sitúa junto al torrente de Estenalles. Siguiendo el sendero que completa las fuentes de Mura, la última que tienes que visitar es la fuente de l’Escola.

El Gorg del Padre

Para llegar hasta aquí hay una ruta señalizada que parte de la ermita de Sant Antoni. Es un camino de unos diez minutos, siguiendo la riera del Nesprés, por el que llegarás a un espacio natural de gran belleza. El Gorg del Padre está formado por saltos de agua y un estanque. Si el tiempo acompaña, puedes bañarte en este lugar tan idílico.

Otros lugares de Mura

Vista del Parque Natural de Sant Llorenç
Vista del Parque Natural de Sant Llorenç- EliziR / Wikimedia Commons

Otro de los sitios que puedes visitar son las cuevas de Mura, a las que se llega siguiendo un sendero señalizado a las afueras del pueblo. Están formadas por una galería de 200 metros, aunque hay que asegurarse primero si están abiertas para acceder a ellas.

El aviario es otro lugar de interés para visitar en esta localidad. Esta es una iniciativa del Centre Excursionista de Mura donde los pavos reales, las gallinas y las ocas viven en libertad.

Si, por otra parte estás interesado en rutas de senderismo, gracias a la situación de Mura en el Parque Natural de Sant Llorenç del Mont i l’Obac las posibilidades son muy amplias. Una de las excursiones que puedes hacer es la Ruta Balmes, por la que caminarás entre masías y molinos.

Otro itinerario interesante es el del Coll d’Estenalles, un encantador sendero de unos ocho kilómetros entre los bosques del parque natural. Por eso, es una ocasión genial para disfrutar de la calma que rodea a este paraje.

Dónde puedes comer durante tu visita

El Puig de la Balma
El Puig de la Balma- Angela Llop / Wikimedia Commons

Hay diversas opciones para probar la gastronomía catalana en el entorno medieval de Mura. Uno de los restaurantes recomendados es el Puig de la Balma, a las afueras de la población y en pleno parque natural. Aquí podrás comer en una masía del siglo XII que también cuenta con alojamiento y museo.

En el centro de Mura, uno de los lugares destacados es Cal Carter. Es un restaurante muy recomendado para probar la cocina local, como los garbanzos con foie o los canelones. Mientras, el restaurante del hostal de Mura ofrece especialidades en carne a la brasa y menú del día.

Dos recomendaciones más. Por una parte, Les Olles del Caus se sitúa junto a la fuente de la Era y es un buen sitio para tapear o tomar el aperitivo. Por otra parte, la Pujada, cerca de la iglesia de Sant Martí sirve una cocina casera de gran elaboración. Aquí podrás probar el arroz de montaña o sus butifarras.

  • Carceller, F., Fons, J., Ibáñez, J. J., Prat, N., Rieradevall, M., Munné, A., … Font, X. (1999). Estudi de la biodiversitat de la part alta de la conca del riu Ripoll. Trobada d’Estudiosos de Sant Llorenç Del Munt i l’Obac.