Monumentos que no te puedes perder en Nazca

Nazca se encuentra al sur de Perú, y se ha convertido en uno de los destinos preferentes del país andino, sobre todo para poder contemplar sus famosas Líneas de Nazca. Pero hay más que ver allí. Existen otras atracciones que no te deberás perder si tienes la suerte de viajar hasta esta ciudad peruana, que se puede convertir en una excelente base de operaciones para descubrir los alrededores.

Las Líneas de Nazca

Líneas de Nazca
Líneas de Nazca – Handtrade By FG, SL. / Flickr.com

Si se habla de los atractivos de Nazca es absolutamente imposible no referirnos a sus famosos geoglifos. Unas formaciones gigantescas creadas en el territorio semidesértico y que representan animales, formas geométricas o vegetales, así como otras figuras indescifrables. Si bien lo que representa no es lo más enigmático de estas Líneas de Nazca.

El verdadero misterio es cómo se hicieron y para qué, porque son grandiosos dibujos creados sobre el terreno que solo son apreciables en su conjunto si se sobrevuelan. Es decir, ¿quién fue capaz de imaginarlos, diseñarlos y con qué objetivo? Son preguntas a las que todavía no se le ha hallado respuesta.

Tal vez resuelvas tú esos enigmas, pero para eso deberás ir al cercano aeródromo de Nazca y contratar una excursión en avioneta sobre el valle que te mostrará los geoglifos más impresionantes, como los que representan un colibrí o una araña.

Visita a la ciudad de Nazca

Nazca en Perú
Nazca – VasenkaPhotography / Flickr.com

No os vamos a engañar. Nazca ciudad no es la urbe más bella del mundo, ni mucho menos. Pero sí que cuenta con bastantes servicios debido a que se encuentra en la carretera Panamericana. Así que una vez que llegáis hasta allí, aprovechad para dar una vuelta. Sobre todo dirigiros a la Plaza de Armas, donde hay diferentes bares y restaurantes para tomar algo, y sobre todo refrescaros, ya que aquí el calor es la norma.

Y tras eso os podéis dar un paseo y veréis que hay también varios centros de artesanía. Artesanía que se centra sobre todo en la cerámica y en la joyería. Entrad a ellos, porque la verdad es que merece la pena conocer sus peculiaridades. Además, seguro que encontráis algo que llevaros de recuerdo de vuestro viaje.

Excursión a Cantalloc

Cantalloc en Nazca
Cantalloc – javarman

A tan solo unos 4 kilómetros del centro de Nazca se pueden contemplar dos de sus principales monumentos, ambos en la zona conocida como Cantalloc. Aquí se descubre un increíble conjunto de acueductos de origen preincaico. Y de ellos, hasta más de 30 siguen en uso hoy en día, después muchos siglos de funcionamiento.

Y también en esta zona se halla el yacimiento arqueológico de Paredones de Cantalloc. Un lugar que guarda edificios de tiempos de los incas, los cuales ya se establecieron en estas tierras, para convertirlas en un importante centro de paso entre la zona de costa y el interior de su imperio.

“Vivimos en un mundo maravilloso que está lleno de belleza, encanto y aventura. No hay un límite para las aventuras que podemos tener siempre y cuando las busquemos con los ojos bien abiertos”.

-Jawaharial Nehru-

Visitar el sitio arqueológico de Cahuachi

Cahuachi en Nazca
Cahuachi – Antoine 49 / Flickr.com

No obstante, los amantes de la arqueología que hagan un viaje a Nazca han de acercarse hasta Cahuachi. Allí les espera toda una ciudad prehispánica que alcanzaría su esplendor en los primeros siglos de nuestra era. Sin duda, quienes vivieron aquí serían los únicos capaces de explicarnos el misterio de las Líneas de Nazca.

Pero obviamente aquellos habitantes ya no pueden contarnos nada. Aunque siguen maravillándonos, y más aún si visitamos su cementerio de Chauchilla, a unos 30 kilómetros de Nazca. Este cementerio es único en el país, ya que allí podréis ver cuerpos perfectamente momificados.

Ascender la Duna Grande

Duna Grande en Nazca
Duna Grande – Joseponcedeleon / commons.wikimedia.org

Y para acabar con los monumentos a visitar en Nazca, os vamos a hablar de uno natural. Es la Duna Grande o Cerro Macha, la cual está a solo 25 kilómetros de la ciudad y es la segunda duna más alta de todo el mundo.

En ella se pueden hacer itinerarios en todoterreno. También hay vertiginosos descensos de sandboard, ya que una de sus caídas tiene 700 metros y otra un kilómetro. Y, por supuesto, desde lo alto de la duna se pueden tener unas vistas muy completas de toda la región.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar