Montfalcó Murallat: una encantadora villa medieval en Lleida

Patricia Hernández · 14 enero, 2019
Es uno de esos lugares llenos de encanto capaces de hacernos viajar en el tiempo. Un bonito rincón escondido en el corazón de Lleida.

Montfalcó Murallat es una preciosa villa medieval amurallada, uno de los lugares que hay que visitar en la provincia catalana de Lleida. Más concretamente, se encuentra en el municipio de Les Oluges, en la comarca de la Segarra. ¿Quieres conocerla? Nosotros te la descubrimos para que no dudes ni un segundo en visitarla.

Una visita a Montfalcó Murallat, la villa medieval

Para acceder al interior de Montfalcó Murallat y deleitarnos con sus encantos, debemos dirigirnos a dos puertas sucesivas con arcos abovedados en su fachada sur. Tras pasar por ellas, llegaremos directamente a la plaza central, donde hay un restaurante en el que podrás reponer fuerzas después de la visita.

Calle de Montfalcó Murallat
Calle de Montfalcó Murallat – Joan González Gili / Flickr.com

En el recorrido pasearemos por estrechos callejones y cruzaremos bajo arcos y galerías porticadas. Pero también nos encontraremos con edificaciones de gran interés, como una iglesia de estilo románico. Del templo, que data del siglo XI y se encuentra a un lado de la muralla, destaca su ábside.

Otra construcción notable es el castillo de Montfalcó. Se levantó a mediados del siglo XI en lo alto de la colina que domina la confluencia del arroyo de Vergós con el río Sió. A día de hoy es de propiedad privada y forma parte del Patrimonio Histórico Español.

Y además de todo ello, en Montfalcó Murallat hay diversas casas interesantes, aunque muchas muestran signos de abandono. Y es que aquí tan solo habitan ¡dos personas! Eso sí, existen varias casas rurales donde alojarse, ya que la villa medieval se ha convertido en un destino relevante en el turismo rural.

Por otro lado, llegar a esta bonita villa en vehículo propio es muy sencillo. Tan solo hay que seguir la A2. Da igual que se parta desde Lleida, a 67 kilómetros; o desde Barcelona, a una hora y cuarto de viaje.

Historia y leyenda de Montfalcó Murallat

Recinto amurallado de Monfalcó Murallat
Recinto amurallado – Angela LLop / Wikimedia Commons

Para conocer las primeras referencias a Montfalcó Murallat tenemos que remontarnos al siglo XI, durante el reinado del conde de Berga, Bernat I. Fue en esa época cuando se repobló esta franja de territorio.

Teniendo en cuenta que era zona fronteriza con los dominios musulmanes, es normal que se construyera la fortificación aprovechando la altura de la colina.

En una primera etapa constructiva, el recinto estaba formado por un núcleo amurallado con una torre circular y otra cuadrada. Posteriormente, se incorporaron una torre cuadrada y una segunda muralla por el lado sur.

La parte exterior más próxima estaba rodeada por tierras de cultivo. Estos eran terrenos destinados a la huerta, para disponer de abastecimiento de alimentos, y a los forrajes para dar de comer a los animales.

En la baja Edad Media, en el año 1375, Montfalcó Murallat pasó a formar parte del condado de Cardona. Y en ese mismo siglo el castillo de Montfalcó adquirió especial importancia en las guerras libradas frente a Pere de Castella.

La leyenda de Montfalcó Murallat

Galería cubierta en Montfalcó Murallat
Galería cubierta – Ángela LLop / Wikimedia Commons

Esta villa tiene su propia leyenda. Cuenta que los habitantes de Montfalcó Murallat sufrieron un asedio tras perder una batalla en campo abierto y refugiarse en el interior de la fortificación.

Viendo que no se rendían, los sitiadores decidieron probar una curiosa táctica que hiciera que los asediados se pelearan entre sí. Consistía en lanzar con catapultas mensajes que incitaban a la gente a rebelarse contra sus jefes.

Esos mensajes subversivos iban atados en panes, para que los sitiados, en caso de estar pasando hambre, vieran el alimento y se rindieran. Su respuesta fue lanzarles mensajes desafiantes atados a pescados frescos. Los sitiadores, finalmente desistieron, y levantaron el cerco.

Qué más ver en Les Oluges

Además de la villa medieval amurallada, Les Oluges tiene otros rincones de interés. Puedes aprovechar la visita para admirar, por ejemplo, varias casas señoriales que se encuentran en el centro del municipio.

Y es aconsejable recorrer otros pueblos de la comarca de la Segarra. Uno es Cervera, conocido por uno de sus vecinos: el piloto de motociclismo Marc Márquez. Pero este pueblo tiene muchos encantos, como su universidad, fundada en 1717; la iglesia de Sant Miguel de Tudela; el campanario de Santa María o el Museo Comarcal de Cervera.