Guimerà, un hermosísimo pueblo medieval de Lleida

Hacer una escapada a Guimerà supone descubrir uno de los pueblos medievales más hermosos de Cataluña, una localidad concretamente enclavada en la comarca de Urgell, de la provincia de Lleida. En definitiva, Guimerà es una población donde perderse cualquier mañana y simplemente dedicarse a pasear por sus calles y hacer mil y una fotografías.

La arquitectura histórica de Guimerà

Guimerà
Guimerà – pere sebastian / Flickr.com

Guimerà, en comparación con otras localidades medievales de Cataluña, no está excesivamente restaurada. Sin embargo, su estado de conservación es más que aceptable, y desde luego muy auténtico.

Ese sin duda es uno de sus grandes encantos, descubrir como en sus calles se levantan vetustos edificios de piedra, a veces unidos entre sí mediante galerías, arquerías o pasos elevados. En fin, que no es nada difícil imaginarse este lugar como un fantástico decorado de película de época.

El castillo de Guimerà

Castillo de Guimerà
Castillo de Guimerà – patrimoni.gencat / Flickr.com

O más bien, habría que decir las ruinas del castillo, ya que lo más destacado que queda en pie es su torre. Lo cual no es impedimento para que siga siendo el gran símbolo de Guimerà. Obviamente, el castillo se encuentra en la parte alta de la población, o sea que hay que recorrerse todo el núcleo histórico para llegar hasta aquí.

Un paseo que más que una ascensión, es todo un deleite dada la singularidad de estas calles empedradas. Y además, al llegar se tiene la ocasión se ascender hasta la parte alta de la torre y descubrir Guimerà desde las alturas, así como un amplio contorno del valle del río Corb y de toda la histórica comarca de Urgell.

La iglesia de Santa María

Iglesia de Santa María en Guimerá
Iglesia de Santa María – Josep Curto

También en la parte alta de la población se encuentra la gran iglesia de Santa María, un templo con elementos constructivos que nos hablan prácticamente de toda la Edad Media, ya que aunque hay detalles propios del gótico del siglo XIV, también se pueden apreciar también otros elementos más propios de la arquitectura románica.

Dada su ubicación en la parte alta de Guimerá, lo cierto es que hoy en día ya no es la parroquial de la población, al ser mucho más fácil acceder a la capilla de San Esteban que se encuentra junto al Plaza Mayor.

La Plaza y la Calle Mayor

Guimerá
Guimerà – Joan Grífols / Flickr.com

De nuevo descendiendo no es difícil llegar hasta la Plaza Mayor, famosa por sus grandes ventanales y sus diez arquerías. De esta plaza parte la Calle Mayor, que nos lleva hasta la zona más baja del pueblo, donde se halla por un lado una fuente histórica, y por otro el Portal de Poniente, la vieja puerta de acceso al núcleo durante la Edad Media.

Si bien antes de llegar hasta este punto, se pasa por uno de los rincones más fotogénicos de Guimerà, el cruce que hacen la Calle Mayor con la Calle de la Cendra. Allí se levanta la carismática Cal Minguella, reconocible por su fachada tan ornamentada y llena de ventanas y balcones.

En los alrededores de Guimerà

El patrimonio medieval no se encuentra únicamente en el núcleo urbano. También en sus alrededores hay restos históricos. Por ejemplo, las ruinas del Monasterio de Vallsanta, a tan solo 2 kilómetros de Guimerà. Mientras que al oeste del pueblo se halla lo que fue el santuario de la Bovera, elevado sobre un cerro.

“Vayas a donde vayas, ve con todo tu corazón.”

– Confucio –

Mercado Medieval de Guimerà

Dado el aspecto de la población, desde hace años se celebra aquí en agosto una Feria Medieval. Y aunque hoy en día este evento forma parte del calendario turístico de toda esta zona, la verdad es que tiene una acreditación histórica, ya que se tiene constancia de la celebración de mercados medievales en Guimerà desde el año 1294.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar