Merzouga, un pueblo en el desierto del Sahara

Al sureste de Marruecos, y en pleno desierto, el pueblo de Merzouga es un lugar fascinante allá por donde se lo mire. Kilómetros y kilómetros de arenas te harán sentir como un beduino. Si quieres conocer más sobre este idílico rincón del Sáhara, sigue leyendo.

Merzouga, un lugar mágico

A 20 kilómetros de la frontera con Argelia y a 45 de Erfoud, Merzouga es el pueblo más famoso del Erg Chebbi. Se trata de un área subsahariana cada vez más visitada por los turistas que buscan hacer algo auténtico en tierras marroquíes.

Calle de Merzouga
Merzouga – KajzrPhotography

En las cercanías de Merzouga, y entre las dunas de Erg Chebbi, podemos encontrar otros pueblos más pequeños y no tan conocidos. A 15 kilómetros está Tisserdmine, a 7 Khamlia, a 4 kilómetros Hassilabied, a 3 Tanamoust y a solo 1,5 Takoujt.

La población en estos sitios es mayormente gnawa, es decir, descendientes de los antiguos esclavos mauritanos que se asentaron en Marruecos. Uno de sus atractivos es la música característica donde los instrumentos recrean los sonidos de las cadenas que llevaban sus antepasados.

Erg Chebbi

Erg Chebi cerca de Merzouga
Erg Chebbi – Pepe

Nombrábamos este lugar y merece mención aparte. Aquí se encuentran las dunas más espectaculares de Marruecos, que llegan a alcanzar los 250 metros de altura. Y no solo eso, sino que cambian de color a lo largo del día. El rojizo de sus arenas al atardecer es, sencillamente, espectacular.

Cuenta la leyenda que nacieron como un castigo divino a los habitantes de Mergouza, que durante una fiesta se negaron a acoger a una mujer y sus hijos, que llegaron al lugar agotados y que murieron por falta de atención.

Turismo en Merzouga

Merzouga
Merzouga – aaabbbccc

Aquellos turistas que desean entrar en contacto con el Sáhara, pasear en dromedario y dormir en el desierto no deben dudar en ir hasta Merzouga. Dormir en un oasis en las típicas jaimas es una de las principales actividades que se pueden realizar aquí. Por supuesto, siempre con guía local para evitar perderse.

Si bien podemos pensar que por tratarse de un pueblo en medio del desierto no encontraremos comodidad ni servicios, lo cierto es que se trata de una localidad bien preparada por la afluencia del turismo internacional. Se pueden contratar muchas excursiones y paseos desde allí sin problemas.

“La persona inteligente viaja para enriquecer después su vida en los días sedentarios, que son más numerosos.”

-Enrique Larreta-

De paseo por Merzouga

Para llegar desde Fez se puede tomar un bus nocturno hasta Rissani y de allí un petit taxi a Merzouga. Desde Marrakech hay 9 horas de viaje. Otra opción es tomar un Grand Taxi desde Erfoud. La mejor época para ir es en primavera y en otoño porque el calor no es tan sofocante. Algunas de las actividades para hacer aquí son:

1. Excursiones por el desierto

dunas de Merzouga
Dunas de Merzouga – KajzrPhotography

Se pueden hacer en 4X4, motos, quads o lo más tradicional, en camello. Merzouga tiene paisajes realmente bellos y atravesar las dunas es una experiencia increíble. Contratar un guía no es obligatorio, pero sí recomendable, ya que el desierto puede jugarnos una mala pasada.

2. Baños de arena

En los meses más calurosos de julio y agosto se realizan estos tratamientos ancestrales. Se entierra a los pacientes (menos la cabeza) en la arena durante 10 minutos. Se descansa 10 minutos bebiendo té de menta y luego se repite el entierro.

Por supuesto, debe ser realizado por un conocedor del tema y siempre y cuando no se padezcan problemas cardíacos. Se dice que es un remedio bereber para el reuma y la artritis.

3. Pueblo Khamlia

Campamento nómada en Merzouga
Campamento nómada – Eduardo Albarracín / Flickr.com

También llamado “El pueblo de los negros”, Khamlia se ubica entre Merzouga y Taouz y tiene cerca de 300 habitantes. La gente es de tez más oscura que los demás pobladores de Marruecos. Podrás aprender sobre sus costumbres, comidas y vestimentas.

Cerca de allí también podrás visitar algunos de los pueblos nómadas del desierto. Sus casas son de adobe y madera y tienen muy pocas posesiones (sobre todo ganado).

4. Minas de Kohl

En estos campos trabajaban los franceses. Se trata de minas de zinc y plomo explotadas por los europeos hasta que dejaron de ser rentables. La elevada temperatura hacía que las condiciones laborales fueran pésimas. El paseo se debe hacer con guía, ya que muchos pozos de trabajo de hasta 40 metros de profundidad no están señalizados ni tapados.

Como ves, en el corazón de uno de los desiertos más increíbles del planeta hay un lugar fascinante. Si quieres vivir un aventura inolvidable, Merzouga te está esperando.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar