Descubre las maravillas de Estambul, capital de 4 imperios

Estambul es una ciudad de larga historia. Ciudad importante a lo largo de los siglo, lo que ha dejado edificios maravillosos. Vamos a visitar algunos de ellos.

Si pudiésemos consultar una biblioteca de historia de lugares del mundo, descubriríamos que Estambul tiene un libro de muchas páginas. Capital de 4 imperios, durante siglos ha vivido diversas etapas de esplendor y hoy es una de las ciudades más bonitas. Vamos a mostrarte cuáles son las maravillas de Estambul y por qué deberías planear un viaje hasta aquí. ¡Comenzamos!

Estambul, la capital de 4 imperios

Napoleón Bonaparte dijo una vez que si la Tierra fuese un estado, Estambul sería su capital. Se refería precisamente a la importancia histórica de la ciudad, por haber sido la capital de 4 imperios de gran dominio en el continente. Por algo Estambul es la ciudad más popular de Turquía, pese a no ser su capital (Ankara).

Mezquita Azul de Estambul
Mezquita Azul – Olena Z

La historia de Estambul nace en el periodo de la Antigua Grecia, concretamente, en el año 667 a.C., cuando se funda la ciudad de Bizancio. Durante siglos, fue un terreno de disputas entre griegos, persas y los macedonios de Alejandro Magno.

Las disputas finalizaron cuando Bizancio pasó a formar parte del Imperio Romano Oriental, tras una conquista a los celtas. Ocurrió sobre el siglo II a.C. y , con el paso de los siglos, Bizancio cambió su nombre a Constantinopla en honor al emperador Constantino. En cuatro siglos la ciudad ya había sido uno de los enclaves más importantes de dos grandes imperios.

Sin embargo, los pasos de la ciudad no se detendrían aquí. En 1453 el Imperio otomano conquistó Constantinopla. Tanto la ciudad como Turquía eran lugares de suma importancia estratégica, frontera entre dos continentes: Asia y la Europa mediterránea.

La ciudad fue capital otomana desde el inicio de la Edad Media hasta el siglo pasado. Ya en el año 1923, tras la proclamación de Turquía como república, la capital se trasladó a Ankara.

Las maravillas de Estambul en imágenes

Como has podido apreciar, la ciudad ha sobrevivido a numerosos periodos de guerra. Pero también es cierto que a pesar de las vueltas de la historia, muchas de las maravillas de Estambul han llegado en perfecto estado hasta nuestro días. 

Precisamente, Estambul es considerada como una de las ciudades más bonitas del mundo por su valor artístico. Por ello, las zonas históricas de la ciudad fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. Pero ¿a qué maravillas de Estambul nos estamos refiriendo?

1. La Mezquita Azul

Mezquita Azul, una de las maravillas de Estambul
Mezquita Azul – Krissanapong Wongsawarng

La Mezquita Azul es la mezquita más importante de la ciudad. Fue construida por el Sultán Ahmed I a principios del siglo XVII y es considerada como una de las grandes maravillas de Estambul.

Tiene seis minaretes y sus dimensiones son superiores a las de Santa Sofía. Durante un tiempo, los minaretes crearon polémica en los ciudadanos, ya que La Meca también tenía seis. Sin embargo, a los pocos años se construyó el séptimo en La Meca para marcar la diferencia.

Prepárate para maravillarte con los azulejos azulados que cubren su interior y el baño de luz y color que proporcionan sus vidrieras. Eso sí, recuerda que estás en un lugar de culto. Es decir, lleva ropa apropiada y prendas para cubrirte el pelo y los hombros en el caso de las mujeres. También tendréis que descalzaros al entrar.

2. Santa Sofía

Santa Sofía en Estambul
Santa Sofía – Anna Jedynak

Los orígenes de Santa Sofía, una basílica transformada en mezquita, nos llevan a la época del Imperio romano. Fue construida en el siglo VI por el emperador Justiniano. Durante muchos años fue el símbolo principal de la ciudad. De hecho, fue la iglesia del Papa durante el siglo XIII.

No obstante, con la llegada de los turcos fue transformada en mezquita y hoy es otra de las maravillas de Estambul de visita obligada. Está también recubierta de azulejos y maravillosos mosaicos bizantinos que, en este caso, cuentan historias del cristianismo. Y, sobre todo, disfruta de las vistas de la Mezquita Azul desde aquí.

3. La Cisterna Basílica

Es un depósito de agua que servía para abastecer la ciudad en caso de recibir ataques de enemigos. Podía almacenar hasta 100.000 m³ de agua. De nuevo, el emperador Justiniano mandó construirla durante el siglo VI.

Cisterna Basílica en Estambul
Cisterna Basílica – Luciano Mortula – LGM

Actualmente, es una de las cisternas más grandes de la ciudad. Su nombre procede de que se encuentra bajo la estructura de una antigua basílica que no se conserva. No obstante, también se la conoce como el “Palacio Sumergido”.

Puede que a simple vista no parezca tan espectacular como lo que hemos visto hasta ahora, pero pasear por este lugar con su oscuridad, sus luces y su música de fondo te pondrá los pelos de punta. ¿Te imaginas cómo sería la ciudad hace siglos?

Por último, una curiosidad: en dos columnas hay tallados dos bloques con el rostro de Medusa, una diosa griega capaz de convertir en piedras a los humanos con solo mirarlos. Los historiadores no conocen por qué las colocaron allí, aunque piensan que lo hicieron intencionalmente al reutilizar las estructuras de otros lugares.

Esta es una ciudad maravillosa. Y hay otras maravillas de Estambul que debes visitar, principalmente mezquitas y palacios, legado del Imperio otomano. La decisión está en tu mano. ¿Qué te parece? ¿Estás preparado para un viaje al centro de la historia? ¡Anímate a visitar Estambul!

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar