Los 10 tipos de viajero más frecuentes. ¿Cómo eres tú?

· 26 noviembre, 2018
Como hay muchos tipos de viajero, también hay muchos tipos de viaje. Si sabemos qué nos identifica y qué no, seguro vamos a sacarle mayor partido a nuestras travesías.

Hay muchos tipos de viajero, y esto tiene más implicaciones de las que pudiera parecer a primera vista. La primera de ellas, y más importante, es que según las características de cada uno de ellos hay viajes que son aconsejables, mientras que otros no.

Los tipos de viajero determinan los tipos de viaje. Esto no solo está relacionado con los destinos más adecuados a cada uno, sino también con la clase de alojamiento que se debe elegir, las actividades que se van a desarrollar y las características de los compañeros en la aventura.

Los viajes son ocasiones inmejorables para disfrutar. Por eso, nada peor que embarcarte en una travesía en la que vayas a tener contrariedades, o tengas que resignarte a sobrellevar la situación sin llegar a sentir realmente el placer de viajar.

Para que esto no ocurra, lo primero es identificar qué tipo de viajero eres. Estos son los 10 más comunes. ¿En qué grupo estás tú?

1. El ahorrador, uno de los tipos de viajero

Mochilero caminando, un tipo de viajero

Este es uno de los tipos de viajero que ahorra por convicción y no necesariamente porque no tenga para gastar más. Simplemente, a estas personas les molestan los lujos y detestan los gastos que no sean estrictamente necesarios.

No importa si tienen que incomodarse un poco, con tal de no gastar de más. Muy conveniente ir con ellos a sitios muy turísticos.

2. El planificador

Corresponde a esos viajeros que investigan exhaustivamente cualquier destino al que vayan. Lo positivo es que le sacan mejor provecho a todo. Lo negativo es que todo con ellos podría volverse predecible. Son compañeros ideales de viaje para ir a lugares poco conocidos, peligrosos o que involucren alguna complejidad.

3. El juerguista

El juerguista es el que va detrás de cuanto baile o sitio de diversión haya. Es una fiesta ambulante y comienza a divertirse desde que llega al aeropuerto. Con ellos, por supuesto, se le saca mayor partido a cualquier destino populoso en el que haya muchos casinos, discos, bares, etc.

4. El deportista

Viajero en bicileta

Este es uno de los tipos de viajero que hace de cada salida una oportunidad para estar en forma. Querrá levantarse temprano y no va a tolerar el ocio sin más. Tampoco está muy cómodo en bares o sitios de diversión.

Necesita actividad física y sitios de alojamiento saludables. Les convienen los sitios no muy concurridos, ojalá con mar o río, y mucha naturaleza cerca.

5. El aventurero

El aventurero detesta planificar con anticipación. Quiere ir a donde lo lleve el camino y siempre está abierto a hacer cambios de ruta cuando algo le llama la atención.

Es el típico mochilero, que usualmente se sentirá incómodo en hoteles de lujo o quedándose mucho tiempo en el mismo lugar. El compañero ideal cuando hay poco dinero.

6. El fotógrafo

El fotógrafo obsesivo necesitará tiempo y tranquilidad para contemplar el panorama y encontrar las mejores tomas. No se le puede apresurar y hay que estar preparados para detenerse en cualquier lugar donde él captó, por ejemplo, un extraño bicho. Es apto para todo tipo de destinos.

7. El “celebrity”

Hotel de lujo

Este nunca se va a quedar en un hostal, y si llega a hacerlo pasará una noche de mil demonios. Prefiere no viajar a hacerlo en condiciones de precariedad. No le gusta detenerse a mirar los precios, ni reprimirse a la hora de gastar. Mejor que no vaya a los destinos más turísticos, porque puede terminar en la quiebra.

8. El sociable

Este es uno de esos tipos de viajero que no desaprovecha oportunidad para conversar con quien tenga al lado. Siempre llega de cada viaje con 100 amigos nuevos y al menos 10 invitaciones para nuevos viajes.

Le conviene adentrarse en destinos no muy turísticos, ya que así puede empaparse mejor de las diferentes culturas locales.

9. El reflexivo

Este viajero necesita ir a sitios tranquilos y alejados, pues allí es donde realmente se siente en su elemento. Le atormentarán mucho el ruido y la congestión, por lo que difícilmente disfruta de las metrópolis. La playa, la montaña o un lago siempre son mejores para él. Y el alojamiento, mejor pequeño e íntimo.

10. El naturalista

Viajero en Bali

Como su nombre lo indica, lo que más le atrae a este tipo de viajero es la naturaleza. Disfrutará mucho acampando y haciendo largas caminatas por lugares deshabitados. Le fascina ver un ave en la playa o un insecto en la selva. Eso sí, las ciudades no se hicieron para él.

“He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él.”

-Mark Twain-

Tal vez todos tenemos algo de cada uno de estos tipos de viajero. O hay momentos en que aflora más una de esas facetas que otras. Lo importante es que logremos darnos cuenta y elijamos el viaje que más nos conviene en cada momento.