Las dos caras de Florencia: la del lujo y la de la mochila

· 25 septiembre, 2018
En Florencia puedes disfrutar de todo el lujo imaginable, pero no necesitas tener un bolsillo saneado para visitar la ciudad. Hay alternativas para todos.

Una ciudad tiene muchos matices, y según nuestra forma de viajar descubriremos unos u otros. En esta ocasión, queremos mostrarte dos caras de Florencia diferentes: una para bolsillos saneados y otra para aquellos que viajan con un presupuesto ajustado.

Descubre las distintas caras de Florencia

Puente Vecchioen Florencia
Puente Vecchio

A la hora de planificar nuestro viaje, en muchas ocasiones debemos apretarnos el cinturón. Sabemos que hay ciudades más caras y otras más baratas. Pero sin duda, sabiendo dónde alojarnos o dónde comer podemos ahorrar bastante dinero.

Por otro lado, también es posible que queramos hacer todo lo contrario. Es decir, que queramos vivir a cuerpo de rey disfrutando de todos los lujos posibles. Y Florencia es la ciudad perfecta para mostrar las dos caras de una misma moneda: la ciudad del lujo y la ciudad del ahorro.

Hacemos un recorrido por la ciudad del Renacimiento desgranando dónde dejar el dinero o dónde ahorrarlo. Vas a conocer dos caras de Florencia muy diferentes, pero que te permitirán sumergirte en una ciudad mágica.

Los vuelos

Desde el mismo momento en el que compramos los billetes de avión podemos empezar a elegir si queremos gastar más o menos. Hay que partir de la premisa de que Florencia no es el destino más barato de Italia, pero aun así tenemos la típica opción low cost y la compañía de bandera.

De esta manera, parten desde Madrid y Barcelona vuelos operados por Vueling, compañía de bajo coste, con un precio aproximado de 150 euros por persona. Si queremos algo más de comodidad, podemos optar por Iberia, que ofrece viajar a Florencia, en este caso solo desde Madrid, por unos 300 euros.

Los hoteles

Hotel St. Regis Florence
Hotel St. Regis Florence – Harold Litwiler / Flickr.com

Por toda la ciudad hay decenas de hoteles de lujo, uno de ellos es The St. Regis Florence, un palacete diseñado por Brunelleschi, el arquitecto de la famosa cúpula de la catedral. Se encuentra a solo 10 minutos caminando de lugares como Santa María Novella o el Ponte Vecchio. La noche cuesta unos 900 euros.

Otra opción puede ser el JK Place Firenze, un pequeño hotel de apenas 20 habitaciones situado a pocos metros de la iglesia de Santa María Novella. Algunas habitaciones son más pequeñas que otras, pero todas ofrecen unas espectaculares vistas a la plaza del mismo nombre o hacia toda la ciudad.

“El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad.”

-Coco Chanel-

Si no queremos dejarnos demasiado dinero en alojamiento también tenemos diferentes opciones. Las más conocidas son las aplicaciones que ponen en contacto a particulares para alquilar apartamentos turísticos. Los hay de diferentes tipos y, por supuesto, de diferentes precios, pero no deberían superar los 90 euros por noche.

También es posible alojarse en algún pequeño hostal, como el Hostel Archi Rossi, de 3 estrellas. Por unos 50 euros por noche tenemos nuestro alojamiento y, además, nos ofrece desayuno. Dos caras de Florencia muy distintas, ¿no crees?

La comida

Puesto de pizzas en Florencia
Puesto de pizzas

A la hora de la comida también encontramos los dos extremos. Por un lado, podemos optar por un restaurante con 3 estrellas Michelin, como la Enoteca Pinchiorri. Sus precios oscilan entre los 150 y los 310 euros por cubierto, pero la comida está deliciosa y la carta de vinos es una auténtica delicia. Solo ofrecen cenas y es aconsejable reservar.

Otra opción es La Bottega del Buon Caffé, a orillas del Arno y con una terraza muy cuidada y exquisitamente decorada. Las materias primas son de primera calidad y cuentan con una carta de vinos de más de mil etiquetas diferentes.

En el otro extremo, encontramos numerosos puestos de comida por toda la ciudad. Podemos coger un trozo de pizza por unos 4 euros. Eso sí, recientemente ha entrado en vigor una norma en la ciudad que prohíbe sentarse en la calle a comer, por lo que debes hacerlo mientras caminas. Si no, te expones a ser multado con hasta 500 euros.

También puedes probar uno de los famosos bocadillos de All’ Antico Vinaio, en el centro de la ciudad y por apenas 5 euros podrás comer y reponer fuerzas.

El transporte

Vista de Florencia
Florencia

Florencia no es una ciudad demasiado grande, por lo que apenas necesitarás coger transporte público. Aun así, necesitarás usarlo al menos para acercarte hasta el centro de la ciudad desde el aeropuerto, si es que llegas en avión.

El taxi es la opción más rápida, pero lo cierto es que este transporte es el segundo más caro de toda Europa, solo por detrás de Ámsterdam. La tarifa está fijada en 22 euros y 1 euro de suplemento por cada maleta.

También está la opción de coger un autobús, por 6 euros el trayecto (o 10 si se compra ida y vuelta) y que nos deja en la estación de Santa María Novella, en pleno centro. Si decides coger el autobús urbano en algún momento, debes saber que el billete vale 1,40 euros si se compra en los kioskos y 2 euros si se adquiere directamente en el bus.

Son dos formas de viajar, de ver dos caras de Florencia, de disfrutar de su belleza y su gastronomía. Pero elijas la que elijas, te enamorarás de la ciudad ¡seguro!