Los platos de Bolivia que sí o sí debes probar

Edith Sánchez · 27 julio, 2019
Lo que más caracteriza a los platos de Bolivia es la diversidad regional y la mezcla cultural involucrada en ellos. Son una perfecta amalgama de las culturas española, árabe y de varias de las comunidades indígenas locales.

Los platos de Bolivia que se consumen hoy en día son el resultado de una amalgama de culturas quechuas, aimaras, árabes y españolas. También lo son de la geografía boliviana, de sus estaciones, su altitud, su temperatura y de las características de su suelo.

La gastronomía boliviana destaca por la diversidad de platos entre regiones, todas ellas con raíces indígenas y europeas. En conjunto, nos hablan del mestizaje y de las diferentes etapas históricas que ha vivido el país.

No hay que olvidar que la gastronomía no es solamente el arte de preparar y presentar un plato. También habla de la relación que el ser humano establece con lo que come y el entorno en que lo hace. Esto implica un aspecto profundo y trascendental de la cultura de un pueblo.

La mezcla de colores, olores y sabores de productos originarios de América, junto a los de otros continentes, es algo que solo se conoce probando. Si quieres descubrir los platos de Bolivia más tradicionales, te invitamos a continuar leyendo este artículo.

1. Platos de Bolivia típicos: el chajchu de Potosí

Chajchu

El chajchu es de los platos de Bolivia más fuertes, rico en proteínas y vegetales. Es típico de la región de Potosí, donde las condiciones climáticas del altiplano y el trabajo duro exigen este tipo de alimentación.

Está hecho a base de carne de res o de cerdo, frita y cortada en trozos, a la que se añade una salsa semiespesa de ají frito. Como aderezo, se utiliza cebolla blanca y verde picadas, sal, pimienta y cominos al gusto.

Va acompañado de papa, habas sin piel y chuño (papa deshidratada), previamente cocidas. Finalmente, el preparado se cubre con queso fresco y huevo duro en rodajas.

2. Plato paceño de La Paz

Esta comida se compone de papas moradas y habas al vapor. Además, lleva choclo (maíz cocido en olla a presión), queso frito y, en algunos casos, carne de res frita. Es uno de los platos de Bolivia que mejor representa la tradición de La Paz. También es un alimento de temporada, ya que sus ingredientes solo están disponibles de enero a abril.

El plato tiene su origen en 1781, durante el cerco que enfrentó La Paz, capitaneado por Bartolina Sisa y Túpac Katari. En ese lapso escasearon los alimentos y se vieron en la necesidad de acudir a los hacendados de la región para aprovisionarse. Así nació esta delicia.

3. Api con buñuelos de Oruro

Api de Bolivia

El api es una bebida colada que se hace a partir de los granos del maíz morado, lo que le da un color característico. Adicionalmente, lleva maíz amarillo o blanco molido, clavo, canela y azúcar. Se puede servir caliente o frío, según el gusto y el clima.

De forma tradicional, se consume en los departamentos de La Paz, Chuquisaca Potosí, Tarija, Cochabamba y, especialmente, en Oruro. Está presente en los mercados populares, las festividades y en ferias gastronómicas.

Por lo general, está acompañado con buñuelos bolivianos, que se hacen a partir de una mezcla de harina, leche y huevos, que pueden llevar levadura o no. La masa obtenida se fríe en copioso aceite y se sirve con caramelo de chancaca (panela) y miel de caña o azúcar.

4. Chorizo de Chuquisaca, uno de los platos de Bolivia más exquisitos

El chorizo chuquisaqueño es uno de los platos de Bolivia con mayor tradición. Se elabora a partir de carne de cerdo y carne de res, picadas o molidas, que previamente han sido sazonadas con pimienta dulce, cominos, vinagre, sal y ají. Adicionalmente, lleva ajo, cebolla y algunas hierbas aromáticas.

La mezcla debe permanecer en reposo 24 horas. Tras ese lapso, se hierven primero los chorizos en agua y luego se fríen en sartenes o se asan a la parrilla. Se acompañan con ensaladas, pan y aderezo de llajua (salsa picante de ají con tomate que ocasionalmente lleva perejil o cebolla). El mejor chorizo se prepara en la ciudad de Sucre, en el departamento de Chuquisaca, de donde deriva su nombre.

5. Salteñas de Tarija

Salteñas típicas de Bolivia

Las salteñas, por lo general, se consumen durante los desayunos y es uno de los platos de Bolivia más conocidos a nivel internacional. Básicamente, se trata de una empanada rellena con carne de pollo, res o de otro tipo. También tiene huevo duro, ají, papa y varias especias y su preparación se lleva a cabo en horno.

Estas empanadas tienen origen árabe, de ahí pasaron a España y luego al Nuevo Mundo. El primer lugar al que llegaron en Bolivia fue a Potosí, donde sufrieron diversas modificaciones hasta obtener las que conocemos el día de hoy.

6. Jaka Lawa de Cochabamba

Se piensa que la mayor diversidad gastronómica se encuentre en el departamento de Cochabamba y, tal vez, el plato más representativo lo constituye la jaka lawa. Esta comida es realmente exquisita. Lleva tomate, choclo, cebolla, zanahoria, nabo, habas, perejil, ajo, ají, carne de cordero y especias.

De hecho, se le atribuyen efectos afrodisíacos y medicinales. La jaka lawa es una sopa espesa de choclos frescos. Antiguamente, en algunas regiones la preparaban con cerdo y cordero. En otras la preparan sin carne, con diversidad de verduras y, ocasionalmente, con charque (carne salada y deshidratada).