Los palacios más bonitos de Buenos Aires

Adrián Pérez 29 diciembre, 2016

Durante muchos años a Buenos Aires se la llamó la “París de Sudamérica”. Si has ido a la capital francesa y luego conoces la argentina, te darás cuenta del porqué de esta denominación. Te vamos a contar todo sobre los palacios más bonitos de Buenos Aires. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son los palacios más bellos de Buenos Aires?

Es un poco difícil hacer un listado con los palacios más bonitos de Buenos Aires, ya que estos edificios majestuosos abundan en la capital argentina. Sin embargo haremos lo posible por destacar algunos de los más notables:

1. Palacio del Congreso Nacional

Palacio del Congreso Nacional de Buenos Aires
Palacio del Congreso Nacional – Eduardo Rivero

La construcción comenzó en 1898 y el proyecto estuvo a cargo de un arquitecto y un escultor. Si bien el edificio se inauguró en 1906, las obras tardaron 40 años más en completarse.

Uno de los detalles de este palacio sin duda es la cúpula, que con sus 80 metros de altura es de las más grandes de la ciudad. El edificio está revestido por piedra caliza gris y basamento de granito. Es la sede del Congreso Nacional.

2. Palacio de la Legislatura Porteña

Se terminó de construir en el año 1931 y sus arquitectos se inspiraron en el estilo neoclacisista francés del siglo XVIII para erigirlo. Cuenta con tres salones muy parisinos, el recinto para las sesiones legislativas de la ciudad, una biblioteca y una hemeroteca.

En la fachada destaca la torre de 97 metros de altura, con un reloj Westminster conectado a 5 campanas (la mayor pesa casi 2 toneladas).

3. Palacio de Justicia

Palacio de Justicia de Buenos Aires
Palacio de Justicia – Anibal Trejo

Se le conoce como “Tribunales” por ser la sede del Poder Judicial y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Tiene siete pisos y es de estilo neoclásico con influencias romanas y griegas.

Fue diseñado por un arquitecto francés, es de rigurosa simetría y muestra símbolos relacionados a la justicia como por ejemplo la balanza.

4. Palacio San Martín

Fue construido a inicios del siglo XX como residencia privada de la Familia Anchorena. El edificio combina el academicismo francés y el estilo borbónico. Está formado por tres residencias independientes que se unen en un hall central. En 1936 fue adquirido por el estado para instalar el Ministerio de Relaciones Exteriores.

5. Palacio de Aguas Corrientes

Palacio de las Aguas de Buenos Aires
Palacio de Aguas Corrientes – meunierd

Es uno de los palacios más fastuosos de la ciudad, ya que fue construido en una época de bienestar económico, cuando se decidió abastecer a la zona de agua corriente.

La fachada es lo más destacado por haberse empleado nada menos que 130.000 ladrillos esmaltados y 300.000 piezas de cerámicas importadas de Inglaterra y Bélgica. En el interior alberga el Museo del Patrimonio Histórico.

6. Palacio Pizzurno

Palacioo Pizzurno en Buenos Aires
Palacio Pizzurno – Roberto Fiadone / commons.wikimedia.org

Su nombre verdadero es Palacio Sarmiento (fundador de la escuela en Argentina) por ser la sede del Ministerio de Educación de la Nación, pero se lo llama Pizzurno por la calle donde está ubicado. Se construyó entre los años 1886 y 1888 tiene un estilo francés.

“La arquitectura es el gran libro de la humanidad.”

– Víctor Hugo –

7. Palacio Duhau

Palacio Duhau en Buenos Aires
Palacio Duhau – Anky / Shutterstock.com

Es uno de los tantos edificios importantes ubicados en la “señorial” Avenida Alvear, en el famoso bario de Recoleta. En este lugar había una residencia de dos plantas que pertenecía a la familia de Bary, que alcogió a la infanta Isabel en su visita a Buenos Aires en 1910.

Ese edificio fue demolido y en 1930 los hermanos Duhau comenzaron el proyecto para erigir el palacio de estilo neoclásico con influencia francesa. En la actualidad es un hotel.

8. Palacio Paz

Palacio Paz de Buenos Aires
Palacio Paz – Napoletano / commons.wikimedia.org

Se ubica muy cerca de la Plaza San Martín. En 1890 el periodista y político argentino José Camilo Paz encargó el proyecto de su palacio a un arquitecto francés para ser residencia familiar. Su dueño no llegó a ver la obra finalizada porque falleció en 1912. Dos años más tarde su esposa e hijos se mudaron allí donde vivieron hasta 1938, cuando fue adquirido para ser la sede del Círculo Militar y Museo de Armas de la Nación.

Pero hay más palacios en Buenos Aires que merece la pena visitar: el Fernández Anchorena (pertenece a la Santa Sede), Errazuris (una de las mansiones más elegantes de la ciudad) y el Palacio Barolo (el más alto de su época).

Te puede gustar