Los increíbles paisajes de Na Pali en Hawaii

Juan Luis Minarro 17 noviembre, 2016

El exótico estado de Hawaii es el más reciente de los Estados Unidos. Se localiza en el océano Pacífico y es uno de los destinos favoritos de los turistas. De todas las islas que componen el archipiélago, la más antigua de todas es Kauai. Es allí donde se encuentra un remoto paisaje de acantilados de vértigo y bellas cascadas: Na Pali. Un mágico rincón que es uno de los lugares más húmedos de la tierra. 

Acercamiento aéreo a la isla

Las condiciones climáticas permiten que la naturaleza tome el dominio de la isla. Frondosos valles y desfiladeros la hacen merecedora del apodo “Isla Jardín”. Y muestra uno de los más hermosos paisajes costeros no apto para cardíacos. Paredes afiladas, playas y cuevas esperan a los visitantes más intrépidos en este paraje natural hawaiiano.

Parque Costa de Na Pali

Na Pali consta de 26 kilómetros de paisajes casi inaccesibles, pero de singular espectacularidad. Acantilados de más de 1.200 metros sobre el Pacífico la convirtieron en el escenario de la mítica Parque Jurásico. Lo escarpado del parque la hacen difícilmente abarcable.

Na Pali
Na Pali – Marisa Estivill

Prácticamente en el centro de la región se halla el monte Waialeale, un volcán que hace de embudo al planeta. De hecho, es conocido como el desaguadero del mundo. La caldera de la montaña recibe cantidades ingentes de agua durante todo el año.

La humedad a su paso asciende, descargando la lluvia sobre el paisaje. La situación hace que los caminos se tornen peligrosos e inapropiados. Por todo ello, se recomienda al viajero que visite la isla por mar o aire. Sin lugar a dudas, un paseo en helicóptero nos ofrecerá las mejores panorámicas del territorio. Una actividad inolvidable apta para toda la familia.

La Isla Jardín a pie

El valle de Kalalau

El parque estatal se formó con la intención de proteger el espléndido valle de Kalalau, al noroeste de Kauai. Dado que el terreno no es apto para automóviles, la alternativa óptima de acceso es la vía aérea de nuevo. A partir de ahí, el turista también podrá alcanzar el valle recorriendo el sendero Kalalau. La caminata dura en torno a dos horas y media, pero el esfuerzo valdrá la pena. El viajero atravesará bosques de bambú hasta llegar al terreno tropical que envuelve un tesoro natural.

Sendero de Kalalau en Na Pali
Sendero de Kalalau – Felix Nendzig

La magnífica ruta culmina con la imponente cascada Hanakapi’ai. Este prodigio de la naturaleza consiste en un fino velo de agua cayendo a casi 100 metros de acantilados. El sendero Kalalau es una visita obligada si se quiere conocer la isla de cerca. La exuberante y verde Na Pali dejará sin aliento al aventurero, tanto por el esfuerzo como por su belleza.

“La poesía de la tierra nunca ha muerto”.

– John Keats –

El Gran Cañón del Pacífico

Conocido como el cañón Waimea, esta maravilla del terreno hawaiiano atrae a cientos de turistas cada año. Aunque no rivaliza en dimensión con el de Colorado, sí compite en belleza y majestuosidad. Su intimidante profundidad de 900 metros le hacen merecedor de una visita. En lo alto de sus miradores y paseos las vistas son excelentes.

Cañón Waimea en Na Pali
Cañón Waimea – MNStudio

Es un lugar mágico para ver atardecer en la isla. Los tiznes anaranjados y rojizos del cielo darán al paisaje un aura de cuento.

La humedad reinante bajo los pies genera masas de vapor que se asemejan a las nubes. Por ello, en determinadas zonas, los visitantes parecerán hallarse por encima de ellas. La visión de este hermoso rincón brindará al turista la posibilidad de contemplar la naturaleza más indómita. Perdidos los ojos del viajero en la espesura podrá imaginar la vida hace millones de años. Todo un espectáculo para las mentes soñadoras.

El acceso por agua a Na Pali

Explorando las profundidades

Cuando se habla de paisajes como Na Pali, es imposible no imaginarse haciendo buceo o espeleología. Para ambas, el turista puede concertar numerosas excursiones por agua a bordo de catamaranes o zodiac. Subidos en los barcos, los visitantes hallarán juguetones delfines y solemnes tortugas.

Na Pali
Na Pali – SergiyN

Pero Na Pali alberga aún mucho más. Buceando en las profundidades del Pacífico encontrarán numerosas especies de corales, peces y plantas. Un escenario de fondo azul que el viajero no debe perderse.

Pero si no desea mojarse, sobre la barca podrán adentrase en cuevas marinas generadas por la erosión. La oportunidad de visitarlas dependerá de las condiciones climáticas, por supuesto. Un secreto escondido bajo las paredes acantiladas de la costa de Na Pali, un paraíso terrestre.

Te puede gustar