Cómo llegar al Taj Mahal, el gran tesoro de la India

· 15 enero, 2018

La India… Dicen que quien la conoce solo puede tener un sentimiento: o la ama o la odia. Son muchos los que la aman, y es que es un país maravilloso que tiene bellezas impresionantes. Una de ellas es un mausoleo espectacular situado en Agra. Seguro que sabes a qué lugar nos referimos. Pues bien, te contamos cómo llegar al Taj Mahal en tu viaje a India.

El Taj Mahal, un monumento maravilloso

Es, sin duda, uno de los monumentos más hermosos que hay en el mundo. Realmente un mausoleo erigido el en XVII por emperador musulmán Shah Jahan en honor a su esposa favorita, Mumtaz Mahal, que moría al dar a luz al decimocuarto hijo de la pareja.

Lo más conocido es el propioo mausoleo, coronado por una espectacular cúpula. Pero el Taj Mahal es, en realidad, un conjunto arquitectónico en el que, además, hay otros edificios, una mezquita y maravillosos jardines.

“Todo soñador sabe que es perfectamente posible sentir nostalgia por un lugar en el que nunca se ha estado, quizás más nostalgia que por algo conocido.”

-Judith Thurman-

Cómo llegar al Taj Mahal de diversas formas

Llegar al Taj Mahal no es complicado. Está en Agra, una de las grandes ciudades de la India. Y no hay que olvidar que es uno de los monumentos más visitados, que es Patrimonio de la Humanidad y una de las siete maravillas del mundo moderno.

Detalles del Taj Mahal
Taj Mahal – Christopher John SSF / Flickr.com

La forma de llegar al Taj Mahal dependerá, en buena medida del qué punto del país al que llegues en tu viaje. Agra cuenta con un aeropuerto, aunque no hay muchos vuelos que aterricen en Agra, así que pueden ser caros y difíciles de encontrar. Sin embargo, si vuelas a Nueva Delhi, Mumbai, Varanasi o Khajurao, algunas de las ciudades más conocidas del país, será fácil llegar a Agra en un avión nacional.

El tren es una de las mejores opciones, no solo por su precio, sino porque mientras viajas podrás ver el paisaje y conectar con los habitantes del país. Una forma genial de sumergirte en la tradicional India. El trayecto, dependiendo de la zona en las que estés, podrá durar entre tres y cinco horas.

El autobús o el coche no son las opciones más recomendadas si viajas solo, pero si vas en grupo puede ser muy divertido disfrutar de las concurridas y extrañas carreteras de la India. Podrás observar el paisaje y conducir en un país en el que no falta gente allá donde vayas.

Cómo moverse por el Taj Mahal

Tal Mahal
Taj Mahal – Christopher John SSF / Flickr.com

Este complejo es tan grande que es posible que no sepas por dónde empezar. Al llegar al Taj Mahal verás que hay varias entradas por las que se puede acceder:

  • La entrada sur: está, obviamente, orientada al sur y da a Mumtazabad. No es la más escogida ya que hay que callejear por Agra para descubrirla pero será un opción genial si hay cola en las otras entradas. Pocos conocen este acceso.
  • La entrada este: es, junto a la anterior, la que está más lejos del monumento. Está orientada al Fatehabad y es el acceso desde el que ver el espectáculo cuando hay luna llena.
  • Entrada oeste: es la entrada principal y, por tanto, en la que más cola encontrarás, pero la más fácil de encontrar. Podrás llegar caminando o en tuk-tuk hasta la misma puerta.

Dentro del Taj Mahal

Taj Mahal
Taj Mahal – Daniel Mennerich / Flickr.com

Una vez dentro del recinto llegarás al patio interior y a la Darwaza, un edifico construido en arenisca roja desde el que podrás ver el anhelado mausoleo. Detente a observar todos los detalles de este pequeño monumento. 

Una vez que lo hayas cruzado, el imponente mausoleo se presenta ante ti, majestuoso, orgulloso y fuerte. El mármol blanco te parecerá aún más impresionante de lo que hayas podido imaginar. No obstante, si te detienes a mirarlo a distintas horas verás que cambia de color. Una peculiaridad más.

Incluso si el día está nublando cuando vayas a visitarlo, también aporta un toque de color al edificio. No tengas prisa y disfruta de este palacio a diversas horas del día para llevarte a casa unas fotos impresionantes.