¿Sabías que Taj Mahal es el resultado de una bella y trágica historia de amor?

El conjunto de edificios que conforman el Taj Mahal son una obra sublime, resultado de la hermosa  historia de amor entre el emperador musulmán Shah Jahan y su esposa favorita, Mumtaz Mahal, que murió tras dar a luz a su decimocuarta hija en 1631.

Shah Jahan construyó el Taj Mahal como mausoleo para su esposa, gastándose tal fortuna que arruinó su reino, motivo por el cual fue destronado por uno de sus hijos.

Una historia de amor fascinante 

En un bazar de Agra, siendo aún príncipe imperial, el que sería el emperador Shah Jahan, que respondía al nombre de Khurram, conoció por casualidad a la que sería el amor de su vida. Se trataba de la princesa Arjumand Banu Begum, que más adelante sería llamada Mumtaz Mahal. Corría el año 1607.

Cuenta la leyenda que la joven, de tan solo 15 años, estaba probándose un collar que costaba 10.000 rupias. El príncipe Khurram se lo regaló, lo que le hizo ganar el corazón de la princesa, hija del Primer Ministro de la Corte.

Sin embargo, debido a su condición, el príncipe debía tomar una esposa de su mismo rango, y no pudo casarse con Arjumand. En su lugar, se casó con una princesa hija del rey de Persia.

 

El emperador Shah Jahan y su esposa Mumtaz Mahal
El emperador Shah Jahan y su esposa Mumtaz Mahal.
Shakespeare’s England/Wikimedia.org

El príncipe Khurram toma como esposa a la princesa Arjumand

Como la ley musulmana le permitía tomar varias esposas, Khurram no se olvidó Arjumand. De hecho, tenía tres esposas más cuando se casó con Arjumand en 1612, pasando esta última a convertirse en la favorita.

Tras la boda, el emperador nombró a Arjumand, Mumtaz Mahal, que significa, según diferentes traducciones, “la elegida” o “la perla del palacio”.

Cuando el príncipe Khurram fue coronado en 1627 adoptó el nombre de  Shah Jahan, que significa “Rey del mundo”.

19 años de intenso amor

Tras 19 años de amor y felicidad, en el año 1631, Mumtaz Mahal falleció de parto al dar a luz al decimocuarto hijo de la pareja, una niña que fue llamada Gauhara Begum.

Antes de morir, Mumtaz Mahal pidió a Shah Jahan que cumpliera cuatro promesas, una de ellas consistía en que construyera su tumba. También le pidió que fuera bueno con sus hijos, que se casara otra vez  y que visitara su tumba cada año en el aniversario de su muerte.

Shah Jahan cumple el primer deseo de Mumtaz Mahal

El Taj Mahal es el resultado del primer deseo que Mumtaz Mahal pidió a su esposo: su tumba. Aunque inicialmente Mumtaz Mahal fue sepultada en Burhanpur, a orillas del río Tapti, Shah Jahan trasladó el cuerpo de Mumtaz a la ciudad de Agra, donde se encontraba el Palacio Imperial.

Ese mismo año Shah Jahan comenzó la construcción de lo que sería el Taj Mahal, cuya construcción concluyó en el año 1654.

Vista Taj Mahal
Taj Mahal, India – Mikadun / Shutterstock.com

Una construcción tan majestuosa como su amor

En la construcción del mausoleo del Taj Mahal se emplearon los mejores y más lujosos materiales del mundo conocidos hasta el momento: el más blanco y fino mármol de Rajastán, jade y cristal de China, turquesas del Tibet, crisolita de Egipto, amatistas de Persia, ágatas del Yemen, zafiros de Ceylán, coral de Arabia,  malaquita de Rusia, cuarzo del Himalaya, lapislázuli de Afganistán, ámbar del océano Índico y diamantes de Golconda.

Interior Taj Mahal
Taj Majal, interior – Dirk Ott / Shutterstock.com

Rodeando el recinto hay una muralla de arenisca roja con una puerta de entrada monumental en el sur que da acceso a un gran patio de 300 metros de ancho, con un estanque de mármol en el centro. Cada sección del jardín está dividida por senderos en dieciséis canteros de flores, con un estanque central de mármol a medio camino entre la entrada y el mausoleo.

El mausoleo y la cámara mortuoria

El mausoleo está en el norte, al otro lado del patio, emplazado en un jardín simétrico y cruzado por un canal flanqueado por dos filas de cipreses, con una majestuosa cúpula.

En el interior del mausoleo se encuentra la cámara mortuoria, que contiene la representación tanto de la tumba de  Mumtaz Mahal como la de Shah Jahan. La cámara está rodeada de finas paredes de mármol incrustadas con piedras preciosas que filtran la luz natural.

En realidad, los cuerpos de la pareja descansan en una cámara más sencilla debajo de esta sala. La razón para ello es que la tradición musulmana no permite la decoración elaborada de las tumbas.

El Taj Mahal parece la encarnación de todas las cosas puras, de todas las cosas santas y de todas las cosas infelices. Este es el misterio del edificio.

-Rudyard Kipling-

Patrimonio de la Humanidad y una de las Las  Maravillas del Mundo Moderno

Anochecer-Taj-Majal
Ocaso en el Taja Mahal – David Evison / Shutterstock.com

En 1983, el Taj Mahal fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Años más tarde, en 2007, fue declarado una de Las Siete Maravillas del Mundo Moderno, una iniciativa de la empresa la privada New Open World Corporation que reunió más de cien millones de votos.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar