Cómo llegar a las Casas Colgadas de Cuenca

· 18 septiembre, 2018
Las Casas Colgadas son uno de los grandes tesoros de Cuenca. Unas casas encaramadas a un acantilado cuya arquitectura sigue maravillando siglos después de su construcción.

Las Casas Colgadas son uno de los símbolos de arquitectura gótica civil más importantes de España. Llevan siglos pendiendo de un acantilado, y además de que las vistas desde ellas son hermosas, ellas en sí forman una hermosa vista. ¿Te gustaría saber cómo llegar a las Casas Colgadas de Cuenca?

Llegar a las Casas Colgadas de Cuenca

Vista de Cuenca
Vista de Cuenca

Cuenca es una ciudad perfectamente comunicada por cualquier medio de transporte, por ello no tendrás ningún problema en llegar a las Casas Colgadas. Por carretera, lo habitual es seguir la A-3 y en Tarancón tomar la A-40. Por ejemplo, desde Madrid hay 170 kilómetros.

Si prefieres otro medio de transporte, tienes el tren. Puedes llegar en líneas convencionales o en Alta Velocidad desde diferentes partes de la península ibérica. También hay conexión en autobús desde buen número de ciudades españolas.

Para llegar desde la estación de tren Fernando Zóbel a las Casas Colgadas, debes tomar la línea 1 de autobuses hasta la Plaza Mayor. Desde la estación de autobuses, puedes tomar también la línea 1 o la 6 para llegar a las Casas Colgadas, en este caso hasta Hurtado de Mendoza, desde donde deberás caminar unos minutos.

Si ya estás en la ciudad, puedes optar por caminar, pues en una media hora se puede llegar a las Casas Colgadas desde casi cualquier punto de la ciudad. Caminar te permitirá, además, disfrutar de una de las ciudades más bonitas de España.

Por qué visitar las Casas Colgadas de Cuenca

Ya ves que llegar a las Casas Colgadas de Cuenca es muy fácil. Pero, ¿por qué merece la pena visitarlas? Por muchas razones, te contamos algunas:

Su enclave

Casas Colgadas de Cuenca
Casas Colgadas

Su nombre ‘colgadas’ deja entrever el lugar en el que están construidas, un acantilado que parece no tener suficiente fuerza para sostenerlas. Sin embargo, llevan más de 500 años así y están en perfecto estado de conservación.

Su belleza

Ver una arquitectura de tal calibre, donde la arquitectura humana parece fundirse con la natural, es un espectáculo inigualable que solo podrás ver aquí, en Cuenca. No dejes pasar la oportunidad de admirarlas desde cualquier perspectiva posible, pues desde cada ángulo son aún más bellas.

Tendrás las mejores fotos

Casas Colgadas y puente de San Pablo
Casas Colgadas y puente de San Pablo

Como hemos dicho, las casas en sí son una belleza, pero ademas podrás entrar y disfrutar de unas hermosas vistas. Las fotos que tendrás desde esa posición serán impresionantes e irrepetibles.

Pero si quieres hacer las mejores fotos, dirígete al puente de San Pablo, un puente que cruza el río Huécar y desde el que obtendrás una perspectiva maravillosa de las Casas Colgadas. Sin olvidar que el puente en sí es un atractivo que merece una visita. Y, si esperas al atardecer, cualquier visión de las Casas Colgadas será aún más increíble.

Arte en estado puro

Si te gusta el arte, las Casas Colgadas son visita indispensable. Albergan el Museo de Arte Abstracto Español. Un museo que exhibe una importante colección de obras de los años 50 y 60 de reconocidos artistas de la época, entre ellos Amadeo Gabino, Luis Feito, Rafel Canogar o Eduardo Chillida.

Además de la exposición permanente, el museo acoge exposiciones temporales y desarrolla un amplio programa educativo.

“El arte está ligado a lo que no está hecho, a lo que todavía no creas. Es algo que está fuera de ti, que esta más adelante y tu tienes que buscarlo. De otra manera, uno estaría todo el tiempo repitiéndose.”

-Eduardo Chillida-

El casco antiguo

Catedral de Cuenca
Catedral de Cuenca – FRANCIS RAHER / Flickr.com

Al final del casco antiguo de Cuenca es donde se encuentra esta joya arquitectónica en la que disfrutar de sus balcones de madera no será lo único que puedas hacer. Conocer la parte más vieja de la ciudad también será un recorrido maravilloso que no te puedes perder.

Déjate llevar por sus estrechas calles empedradas, mientras vas camino a las Casas Colgadas de Cuenca. Vivirás una experiencia inolvidable. ¡No lo dudes!

Ahora que ya sabes por qué visitar y cómo llegar a las Casas Colgadas, esperamos que las apuntes como uno de tus imprescindibles de cosas por ver. Cuenca dejará un recuerdo imborrable en tu mente y tu corazón.