Liérganes en Cantabria y su bonita leyenda del hombre pez

Adrián Pérez 11 febrero, 2016

A 110 metros sobre el nivel del mar y a 27 kilómetros de Santander, Liérganes se destaca por su balneario sulfuroso, sus palacios e iglesias. Dentro de la comarca de Trasmiera, en la comunidad autónoma de Cantabria, es un municipio al que no puedes dejar de ir alguna vez en tu vida.

Liérganes y el río Miera

La historia de esta localidad está enlazada a un río de solo 41 kilómetros que discurre entre valles y que nace a 1250 metros de altura. Los cursos de agua fueron y son (seguro lo serán también) fundamentales en la vida y economía rural de Liérganes. Durante siglos se han aprovechado sus fuerzas para moler grano, producir energía o activar fuelles.

Puente de Liérganes
Puente de Liérganes – Jose Ignacio Soto

Cruzando el río podemos hallar el puente de Liérganes, construido en el año 1606 usando piedra local. Tiene dos arcos de medio punto y se le conoce como “puente romano”. Se ha conservado en el tiempo a pesar de las inundaciones. Conectaba con el camino de Castilla y fue muy importante para comunicar la comarca con ciudades importantes de la región.

Al lado del puente se halla uno de los molinos mejor conservados. Data del año 1667 y tiene una planta rectangular con arcos de medio punto para que pueda entrar y salir el agua. Se usó hasta fines del siglo XIX y hoy es un centro de interpretación.

Liérganes y su fábrica de cañones

En 1617 Juan Curtius, un empresario flamenco, arrienda el molino de la Vega y construye una fragua en Liérganes. Además, compra montes y mucho hierro. Construye los primeros altos hornos que durante más de dos siglos sirvieron como productores de cañones y municiones para que el dominio español pudiera garantizarse a través del mar.

Casa en Liérganes
Liérganes – Jim Anzalone / Flickr.com

La fábrica estaba donde hoy se erige el barrio del Mercadillo. La casa de los Cañones aún se puede visitar, así como la casa de la Generala, situada enfrente. Además, aún quedan restos de la presa que servía para encauzar el río hacia los canales que servían a la artillería, a la finca de los cañones y al molino del puente mayor.

Liérganes y su patrimonio

En todo el municipio (que incluye 18 núcleos de población y de los que Liérganes es la capital) se han declarado bienes de interés cultural varios monumentos. En tu paseo por esta zona no dejes de visitar el palacio y museo de Elsedo (en Pámanes), el palacio de Cuesta (en El Mercadillo), la Cruz de Rubacalba (en Rubacalba), la Iglesia de San Pedro ad Víncula y el casco antiguo de Liérganes.

Iglesia en Liérganes
Liérganes – Francisco Javier Gil

Por su parte son atractivos las iglesias de San Sebastián y de San Lorenzo Mártir (esta última en Pámanes), la portalada de la Casa de Vega (en Pámanes) y el Fluviarium de Liérganes.

Liérganes y su hombre pez

Dentro de la mitología cántabra encontramos esta leyenda, muy relacionada con Liérganes. El hombre pez era el apodo de Francisco de la Vega Casar. La primera vez que se lo llama de esta manera es en un relato del Teatro crítico universal y hasta se escribió un libro sobre él en 1877.

La historia dice que a mediados del siglo XVII vivía una pareja formada por Francisco de la Vega y María de Casar, con cuatro hijos. Cuando el padre muere la madre envía a su hijo Francisco para que aprenda el oficio de carpintero en Bilbao.

El muchacho sale a nadar con unos amigos y se lo lleva la corriente. Nadie más sabe sobre su paradero. Cinco años después, en Cádiz, un grupo de pescadores afirmó que vieron un pez con apariencia humana. Esta aparición se repite varias veces hasta que finalmente lo capturan y se dan cuenta de que se trataba de un hombre con escamas de pez.

Hombre pez de Liérganes
Estatua del hombre pez – Juan Manuel Díaz Rodríguez / FLickr.com

Fue llevado al convento de San Francisco para ser interrogado. La única palabra que dice es “Liérganes”. El fraile lo acompaña hasta la casa de los Vega y su madre lo reconoce. Nueve años después sale hacia el mar y desparece para siempre.

Puedes darte una vuelta por el paseo del Hombre Pez, a orillas del río Miera, y revivir esta leyenda al ver la estatua del muchacho mirando hacia el agua.

Su proeza atravesando el océano del norte al sur de España, si no fue verdad mereció serlo. Hoy su mayor hazaña es haber atravesado los siglos en la memoria de los hombres. Verdad o leyenda, Liérganes le honra aquí y patrocina su inmortalidad.

Liérganes es un hermoso municipio donde se entremezclan historia, tradiciones y leyendas. Un lugar perfecto para disfrutar, relajarse y pasear por sus hermosos alrededores.

Te puede gustar