Recorremos las Ramblas de Barcelona, un paseo maravilloso

Juan Luis Minarro 4 septiembre, 2017

Las Ramblas constituyen uno de los espacios más famosos, bellos e interesantes de Barcelona. Así, esta calle de compras, plagada de espectáculos callejeros, se ha convertido en uno de sus puntos más visitados. Vamos a conocer un poco mejor cuáles son las diferentes Ramblas. También comprobaremos qué es lo que las diferencia y qué se puede ver en ellas.

Las Ramblas de Santa Mónica y de los Capuchinos

Monumento a Colón en las Ramblas de Barcelona
Monumento a Colón – TTstudio

Las Ramblas forman un enorme y largo pero agradable paseo. Unen el antiguo puerto de Barcelona con la parte central de la ciudad. Puedes empezar a recorrerlas hacia arriba, desde la playa. Es decir, desde la zona de Santa Mónica.

Colón te dará la bienvenida desde su mirador. Allí podrás comenzar el día desayunando en cualquiera de los múltiples restaurantes y bares que encontrarás. Después debes dirigir tus pasos hacia la de la Rambla del Centro, aunque su verdadero nombre es de los Capuchinos.

Esta es una área de gran hermosura que no te dejará indiferente. Aquí encontrarás edificios maravillosos como el Gran Teatro Liceu o el Hotel Oriente. Y, si quieres descansar, puedes hacerlo en alguna de las terrazas o en la enorme y monumental Plaza Real, un espacio de estilo neoclásico y con una bella fuente en el centro.

“Barcelona es una ciudad extraña, porque cuanto más feo el tiempo, más hermosa la ciudad. Y el más feo de los edificios, es el más coherente de la ciudad.”

-Rem Koolhaas-

La Rambla de las Flores

Mercado de la Boquería en las Ramblas
Mercado de la Boquería – manuelfloresv / Flickr.com

Esta zona de las Ramblas es una de las más populares y más recorridas. Si visitamos Barcelona en verano comprobaremos que la avenida se llena de personas a su altura. Las arboledas que la recorren son preciosas y rodean a singulares puestos de venta. Miremos donde miremos, nuestros ojos se toparán con un árbol o planta.

Es aquí donde ésta ubicado el archiconocido mercado de la Boquería. Este establecimiento abrió sus puertas allá por el año 1840 y con el tiempo se ha transformado en un espacio cultural gastronómico. Y es que en él encontrarás montones de puestos con comidas de todos los rincones del planeta. Merece la visita.

En esta rambla se encuentra también el palacio de la Virreina, de estilo barroco. Y tal vez te sorprenda ver en una de las esquinas del paseo la figura de un dragón que sujeta un farol y un paraguas. El motivo es que aquí hubo una tienda de bastones y paraguas cuyo propietario había viajado a Oriente y quedó fascinado.

La Rambla de los Estudios

Real Academia de las Artes en las RAmblas de Barcelona
Real Academia de las Artes – Kiev.Victor / Shutterstock.com

Los lugareños hacen referencia a ella como la Rambla de los Pájaros. Pero su nombre real es Rambla de los Estudios. El término genérico le viene de antaño, cuando allí se instalaba un mercado de pájaros. Es curioso, porque su nombre real proviene de una institución que también se encontraba en este lugar: la Universidad, también llamada Estudio General.

Puedes acercarte a contemplar la fachada de la antigua Real Academia de Ciencias y Artes. Dicha actividad cesó y el edificio está ocupado por el Teatro Poliorama desde 1982. Un espacio que antes ya había sido reconvertido en cine.

Y, si prestas atención, podrás ver el denominado reloj eléctrico de la ciudad. Lleva allí expuesto desde 1891. Su actividad es muy importante para todos los habitantes de la comunidad, ya que es el encargado de marcar la hora oficial.

La Rambla de Canaletas

Vista de las Ramblas de Barcelona
Las Ramblas – Francesc González / Flickr.com

Esta zona del paseo te llevará directamente con la Plaza de Cataluña. Sabrás que has llegado a esta parte cuando llegues a la calle Tallers.

Las Ramblas fueron en su momento simplemente un paso acuífero. Este transportaba con fuerza el agua desde el mar hasta la vieja muralla de la ciudad. La muralla se tiró abajo durante el siglo XIX, en un intento de reurbanizar esta área. Y vaya si lo consiguieron.

Nada tiene que ver ahora la Rambla con lo que fuera por aquel entonces. Los altos torreones que protegían dicho muro eran llamados canaletas. De ahí el nombre que posee esta parte de las Ramblas.

Si te acercas a su centro verás que allí hay una fuente de agua potable. El dicho popular asegura que todo aquel que beba de ella, regresará de nuevo a Barcelona. Una bonita leyenda.

Te puede gustar