Las mansiones de Newport, pura ostentación

Juan Luis Minarro 3 mayo, 2016

Muy cerca de la ciudad de Boston y a unas tres horas de Nueva York nos encontramos con la exquisita villa costera de Newport. Hasta aquí llegan miles de turistas atraídos por las impresionantes mansiones construidas por millonarios como residencias veraniegas. Auténticas joyas arquitectónicas hechas por conocidos artistas de la construcción con un gusto refinado y elegante que no pasan desapercibidas para nadie. De hecho, son el principal atractivo de esta ciudad.

Además de realizarse tours por Newport para ver los exteriores de tan famosas viviendas, también algunas abren sus puertas dejando al descubierto su interior. Es allí donde el turista queda cautivado no solo por la grandeza y espectacularidad de sus dimensiones, sino por su decorado interior distinguido y señorial.

Las impresionantes mansiones de Newport

Marble House

El viajero debe comenzar su paseo por la avenida Bellevue. Ya aquí empezará a vislumbrar algunas de las bonitas mansiones que plagan el lugar. Una de las más famosas es la Marble House. Por suerte, esta es una de las pocas casas que permiten el acceso a su interior. El recorrido por sus estancias tiene aproximadamente dos  horas de duración.

MArble House en Newport
Marble House – Yosefer

Su construcción empezó en 1888 y finalizó cuatro años después. Pertenece a la familia Vanderbilt, cuyos miembros se hicieron millonarios gracias a las líneas de ferrocarril y a los barcos de vapor.

Su arquitectura esta basada en el Petit Trianon de Versalles. Según cuentan, fue un regalo del propietario a su esposa al cumplir 39 años. Está rodeada de jardines y en la parte posterior se edificó una casita de té que se halla al borde de unos impresionantes acantilados sobre el océano Atlántico. Un espacio que actualmente se usa para celebraciones.

The Breakers

The Breakers fue propiedad de la misma familia Vanderbilt. En un principio era una casa de madera. Sin embargo, esta se incendió y fue reemplazada por la esplendida casa que vemos hoy en día, la más impresionante de las que encontraremos en Newport por estilo y dimensiones.

The Breakers en Newport
The Breakers – jiawangkun

Esta mansión fue diseñada por el arquitecto Richard Morris Hunt. En su tarea le ayudaron algunos de los mejores artesanos de la época, que decoraron el interior con mármoles traídos de Italia y África y elementos, como alguna chimenea, adquiridos en castillos franceses.

Chateau-sur-Mer

Otra mansión a tener en cuenta es Chateau-sur-Mer, edificada en 1852. Esta perteneció a la familia Wetmore, que se enriqueció con el comercio de China. Se trata de una villa de estilo italiano hecha totalmente de piedra, lo que le da cierto aire de frialdad. Está rodeada de bonitos jardines con bellos árboles muy bien cuidados.

Chateau-sur-Mer en Newport
Chateau-sur-Mer – jiawangkun

Fue la primera gran mansión que se construyó en Newport (se acabó a mediados del siglos XIX) y hasta la llegada de los Vanderbilt poseía el título de la más ostentosa. En el año 2006 fue declarada monumento histórico.

“El dinero es muy fácil de hacer si no se quiere otra cosa. Pero con unas pocas excepciones, lo que los hombres quieren no es dinero, sino lujo, amor y ser admirados.”

-John Steinbeck-

Otras mansiones

Si el visitante dispone de más tiempo puede ver otras mansiones cercanas como The Elms, la casa de verano de la familia Berwind, magnates del carbón. Un palacete que recuerda mucho a los castillos franceses.

The Elms en Newport
The Elms – jiawangkun

Tampoco debería perderse la Isacc de Bell House, una casa totalmente revolucionaria por su diseño con elementos exóticos y coloniales y cuyo interior está forrado de madera.

Un paseo por Newport, ciudad marítima por excelencia

En Newport, además de conocer sus mansiones, también se puede hacer un recorrido que ha sido denominado por los lugareños como el Cliff Walk. Es este un camino que se extiende entre las soberbias mansiones y el mar azul. Merece la pena disfrutar de este agradable paseo y de la brisa marina rozándonos la cara.

Newport
Newport – Jon Bilous

Después, es aconsejable hacer una parada en el parque Brenton Point, desde donde se pueden admirar unas maravillosas vistas. Si el viajero se encuentra cansado puede tumbarse en la hierba o sentarse allí a descansar.

Aquellos que se sientan con fuerzas para continuar pueden acercarse hasta los muelles de la ciudad, el Bowen’s wharf y el Bannisterś wharf, donde podrán gozar de un paseo en barca. Otra opción es la de acercarse al centro de la villa, el Brick Market. En sus tiendas es posible comprar todo tipo de recuerdos.

Los curiosos no se querrán marchar sin visitar la iglesia romana de Santa María, fundada en el año 1848. En ella tuvo lugar el enlace de Jackeline Bouvier con el entonces senador de los EE.UU. John F. Kennedy, quien posteriormente sería elegido presidente. Por ello, en el año 2008 fue nombrada lugar histórico.

Te puede gustar