Las maletas: que no sean un lastre en tu viaje

· 24 diciembre, 2018
Un viaje es mucho más que un simple desplazamiento. También es una oportunidad para volver a lo básico, y esto se refleja en las maletas. Es mejor andar sin tanto equipaje.

No es exagerado decir que las maletas son uno de esos factores que pueden arruinar un viaje. Claro está que si tu plan es no moverte mucho y te vas a quedar en el mismo punto durante toda tu estancia, el equipaje pasa a un segundo plano. Pero si pretendes visitar varios lugares, lo que menos necesitas es un lastre que te limite.

Llevar demasiadas maletas puede convertirse en un verdadero tormento. No solo te cuesta más, sino que además vas a pasar parte del viaje dedicado a recogerlas, organizarlas, cuidarlas y transportarlas adecuadamente.

Otro de los inconvenientes se presenta cuando tus maletas son inadecuadas. Si son de mala calidad, puedes llevarte algún disgusto, por ejemplo, si las ruedas salen volando o si se rompen y tienes que hacer arreglos de emergencia. Y si pesan demasiado estando vacías, añades una dificultad innecesaria a tu viaje.

Llevar lo indispensable en las maletas

Mujer haciendo la maleta

Lo primero que debes hacer, para dar un uso inteligente a tu equipaje, es elaborar una lista de lo indispensable. Corresponde a aquello que no te puede faltar. A veces no es fácil identificar lo imprescindible, ya que alguien puede pensar que el osito de peluche con el que duerme su hijo no puede faltar.

Para ayudarte en esa tarea de definir lo verdaderamente indispensable, enseguida te proponemos una lista. Esto es lo primero que debes apuntar.

Medicinas

Sí o sí debes llevar los medicamentos que tengas recetados. En suficiente cantidad. Y si no estás medicado, también es necesario que lleves un pequeño botiquín con analgésicos, antiácidos y alguna medicina para el mareo. Puede que en el destino al que vayas esto no sea fácil de conseguir.

Documentación

Documentación de viaje

Incluye el documento básico de identidad, según sea el caso (DNI o pasaporte). También permiso de conducir y certificado de vacunas, si se requiere. Debes llevar además direcciones y teléfonos de los sitios a donde te diriges.

Todo ello debe ir con una copia física. Al tiempo, debes tener una copia digital en una nube o tu correo.

Teléfono móvil

Actualmente es un elemento indispensable cuando se viaja. A través de este puedes tener comunicación y, además, información. El teléfono implica también un cargador, una batería externa y una tarjeta sim válida en tu destino.

Dinero plástico y/o físico

A menos que vayas de aventura, vas a necesitar dinero para tu viaje. Preferiblemente, lleva una cantidad en físico y el resto en tarjetas de débito y/o crédito. Asegúrate de las condiciones para utilizarlas en tu destino final.

Lo necesario

Maleta con accesorios

Lo indispensable no puede faltar, y debe tener un lugar bien definido en tus maletas. Siempre tienes que saber en dónde está y ese lugar debe ser accesible fácilmente.

Ahora bien, una vez que tienes preparado lo indispensable, es hora de pensar en lo necesario. Tampoco es fácil definirlo, ya que en esto influyen muchos elementos subjetivos.

Uno de los elementos más problemáticos suele ser la ropa. Hay quienes quieren llevarse todo el guardarropa “por si acaso”.  Esto solo complica la vida. Para un viaje de una semana no necesitarás más de tres mudas de ropa completas. Esto te permitirá ir lavando, o enviando a lavar, las cosas y tener siempre algo limpio.

Solo en los viajes de lujo se deben incluir vestidos especiales. De lo contrario, elige prendas cómodas y prácticas. Lo mismo vale para los zapatos, basta con un par de ellos y unas chancletas.

Lo básico

Bolsa de aseo para las maletas

Hay otros elementos que pueden o no ir dentro de las maletas. Estos son, en primer lugar, los productos de aseo personal. No es indispensable llevarlos, pues en la mayoría de hoteles te los proporcionan. Así mismo, es posible adquirirlos en el punto de llegada. Por eso, no necesariamente debes llevarlos.

Dentro de lo básico también sería conveniente incluir un par de bolsas vacías e impermeables. Una te puede servir para poner la ropa sucia y otra para meter las prendas que puedan estar húmedas o que deban ser separadas.

Lo conveniente es que portes una buena chaqueta y que la lleves puesta, o contigo, en todo caso. Este tipo de prendas suelen quitar mucho espacio en las maletas.

Con estos consejos estás listo para hacer un viaje con una sola maleta y moverte como pez en el agua. No olvides que viajar con demasiado equipaje va en contra de tener mayor libertad.