Las Hurdes, un sitio auténtico al norte de Cáceres

· 24 octubre, 2018
Aislada durante siglos por su complicada orografía, Las Hurdes, en la comunidad española de Extremadura, es una comarca de paisajes espectaculares y pueblos llenos de encanto.

En España hay paisajes únicos, como el que vamos a visitar. Las Hurdes, al norte de Cáceres, es un grupo de municipios distribuidos en poblados y rodeados por siete ríos. Para que nos entendamos: un laberinto de ríos, montañas y valles de suma belleza que cada vez atrae a más turistas. ¿Quieres saber por qué? ¡Te lo contamos!

La comarca histórica de Las Hurdes

La Fragosa en Las Hurdes
La Fragosa – Guillén Pérez / Flickr.com

Las Hurdes es un lugar realmente especial, una mancomunidad formada por seis municipios: Caminomorisco, Casar de Palomero, Casares de las Hurdes, Ladrillar, Nuñomoral y Pinofranqueado. Estos están divididos, a su vez, en núcleos de población hasta llegar a un total de cuarenta. Curioso, ¿verdad?

Además, Las Hurdes están rodeadas a su vez por siete ríos. Son el río Ladrillar, el Batuecas, Hurdano, Malvellido, Esperabán, Ovejuela y el río de Los Ángeles. Los valles que rodean la zona son, en consecuencia, lugares ricos y fértiles, por lo que la comarca puede presumir de tener buenos cultivos con los que abastecerse.

Tanto es así, que desde tiempos pasados, Las Hurdes puede considerarse como una comarca “aislada”. Es decir, una comarca capaz de subsistir a base de sus propios cultivos, como si fuese un solo núcleo que no depende de nadie más que de sus gentes.

¿Qué hace especial a Las Hurdes?

Ovejuela en Las Hurdes
Río Ovejuela – David Acevedo Godoy / Flickr.com

Además de su administración, Las Hurdes destacan por sus bellos paisajes. La escena que recrean los valles de los ríos atrae la atención de muchos. Los ríos erosionan las montañas formando grandes valles y accidentes geográficos preciosos: gargantas, saltos de agua

Hay algo más, y es que en Las Hurdes se ha luchado por recuperar la esencia de lo que fueron en el pasado, pero avanzando su pensamiento hacia el futuro. Esto quiere decir que se ha tratado de restaurar algunos edificios y casas de los poblados con el fin de recrear su aspecto pasado.

Viajar a Las Hurdes puede ser como emprender un pequeño viaje en el tiempo a un lugar tranquilo, donde relajarse y pasear sin prisas por nada.

“Si en todas partes del mundo el hombre es hijo de la tierra, en Las Hurdes la tierra es hija de los hombres.”

-Miguel de Unamuno-

Rincones naturales que descubrir en Las Hurdes

Meandro del Melero en Las Hurdes
Meandro del Melero

Ya hemos dicho que la clave de Las Hurdes y su belleza residen en los paisajes. Si te animas a visitar la zona en verano, hay muchas piscinas naturales y zonas de baño. Algunas de ellas son el Charco de Olla, casi en el límite con Salamanca, la piscina de Caminomorisco o Vegas de Coria.

Siguiendo con los paisajes únicos, destaca el meandro de Melero, situado en Riomalo de Abajo, una zona donde el curso del río hace una curva muy pronunciada. Este es uno de los lugares más conocidos de la región y más visitado por turistas.

También tienes parques naturales maravillosos. Es el caso del situado en las Batuecas, un lugar único y excepcional o Chorrituelo, donde podrás ver una bella cascada.

En cambio, si quieres disfrutar de la arquitectura más tradicional debes visitar Caminomorisco o el Gasco. O, si por el contrario prefieres hacer una ruta por la naturaleza porque amas el senderismo, te aconsejamos hacerla hasta el Chorro de la Meancera.

¿Por qué visitar Las Hurdes?

Vista de Las Hurdes
Vista de Las Hurdes

No lo decimos por decir: Las Hurdes es una de las comarcas más bonitas de Extremadura y, por qué no decirlo, también de las regiones de interior en España. Para los amantes del senderismo y del turismo de montaña puede ser un destino perfecto.

Sin embargo, quizá sea aconsejable evitar los meses más calurosos del verano por las elevadas temperaturas que puede haber en Extremadura. Los mejores meses son mayo y junio. Coincidirá con el fin de la primavera, por lo que los paisajes estarán más verdes que nunca y la vegetación estará en su máximo esplendor.

Estamos seguros de que te enamorarás de todos los encantos de Las Hurdes, pero sobre todo de su tranquilidad y buen gusto por sus productos gastronómicos, junto a la belleza de sus paisajes.

La decisión de lo que ver en Las Hurdes es tuya. Todo dependerá si amas el turismo gastronómico o prefieres la naturaleza y realizar una ruta por los valles. ¡El caso es que no te arrepentirás de nada de lo que pases allí!