Las cataratas del Niágara, un gran espectáculo

· 28 julio, 2016

Las cataratas del Niágara se encuentran situadas en la frontera de Estados Unidos con Canadá, a 650 kilómetros de Nueva York. Una fantástica caída de agua de 54 metros de altura 1.000 metros de ancho y que está catalogada como uno de los atractivos naturales más importantes del mundo. ¿Quieres conocerla?

Leyendas sobre las cataratas del Niágara

Cuentan las leyendas que este lugar fue descubierto por las tribus indias. Estas le tenían bastante respeto a las cataratas, ya que creían que en la cueva de Horseshoe Falls, en la parte canadiense de las cataratas del Niágara, residía el dios del trueno, HE- NO.

Cataratas del Niágara
Cataratas del Niágara – Javen

El jefe de la tribu dio a uno de sus soldados la mano de su hija Lelawala, pero esta desobedeció las órdenes de su padre y se marchó. Lelawala pretendía entregar su alma al dios del trueno, por lo que tomó una canoa y se lanzó por una de las cascadas de las cataratas del Niágara.  Afirma la leyenda que el dios decidió salvar su alma y Lelawala permaneció a su lado en la catarata.

Han sido muchas las personas que se han lanzado por las cataratas para obtener fama, dinero o reconocimiento. En 1829 Sam Patch fue el primero, al menos que se sepa, en sobrevivir a semejante temeridad. En 1901, una sexagenaria, Annie Edison se lanzó metida en un barril de madera y vivió para contarlo, pero lo cierto es que la mayoría de los que intentaron acabaron muriendo.

Disfrutando de la cataratas del Niágara

Las atracciones más emblemáticas de las cataratas del Niágara se encuentran en la parte canadiense, que es mucho más turística que la estadounidense. Desde sus miradores se pueden contemplar vistas sublimes del paisaje, tanto de la cascada de la Herradura o Horseshoe y como de las cascadas americanas menores, que son todo un espectáculo a la vista.

Cataratas del Niágara
Cataratas del Niágara – Javen

Además del paseo por la orilla del río Niágara, ajardinado y muy accesible, que permite observar el paisaje de las cataratas del Niágara, el lado canadiense ofrece numerosos hoteles, casinos y diversas atracciones turísticas. En las distintas calles se sitúan algunos museos, restaurantes, salas de juegos electrónicos y diversas tiendas.

Las vistas desde la parte americana de las cataratas son, tal vez menos espectaculares, pero también mucho más relajadas. Sin embargo, el mejor consejo es admirar las cataratas desde ambos lados.

Cataratas del Niágara
Cataratas del Niágara – Elena Elisseeva

El mejor horario para disfrutar del espectáculos es por la mañana o al atardecer. A esta hora se puede disfrutar de hermosos arcoíris que se forman por la caída del agua. Por la noche existe otra óptica de las cataratas del Niágara, ya que las distintas luces de colores ofrecen todo un espectáculo a la vista.

“A todos los arroyuelos visibles e invisibles que descienden de barrancos y vallecillos hacia el arroyo principal, se unen aún a centenares infinidad de pequeñas fuentes y venas de agua, todas diferentes por el aspecto y el paisaje de las piedras, los zarzales, arbustos o árboles que las rodean, diferenciándose también por la cantidad de sus aguas y por la oscilación de su nivel, según los meteoros y las estaciones del año”.

-Élisée Reclus-

¿Cómo llegar a las cataratas del Niágara?

Este espectáculo natural se sitúa a 3 horas de distancia en coche de la ciudad de Toronto, en Canadá, y a unas 9 horas de Nueva York. Además, se puede acceder hasta las cataratas del Niágara en avión, hasta el aeropuerto de Buffalo. Sin embargo, existe un aeropuerto más cercano llamado Niagara Falls, aunque recibe pocos vuelos ya que es mucho más pequeño.

Cataratas del Niágara
Cataratas del Niágara – ValeryRuta

En cuanto al transporte, existen varias opciones como tomar un taxi o dirigirse a la parada de autobuses, pero la mejor alternativa es alquilar un coche para conocer tanto la parte estadounidense, como la zona canadiense de Niágara City.

Para acceder a la parte canadiense de las cataratas del Niágara se debe tener en regla el pasaporte y quizás algún visado que pedirán las autoridades. El recorrido desde el aeropuerto Buffalo hasta las cataratas dura aproximadamente 30 a 40 minutos.

La mejor época para visitar este fantástico lugar es de mayo a octubre, aunque esta es la época en la que llegarán mayor número de visitantes.