El lago Matheson: un lugar mágico para visitar

Cristina Blanco · 17 febrero, 2019
El reflejo del monte Cook en las aguas del lago Matheson es una de las imágenes más bonitas y más famosas de Nueva Zelanda.

Visitamos uno de los lagos más especiales de Nueva Zelanda, el lago Matheson. Un lugar ideal para los amantes de la naturaleza, la fotografía y el deporte al aire libre. ¿Te lo vas a perder? ¡Conoce todo sobre este lugar lleno de encanto!

Desde el lago Matheson podrás disfrutar de unas estupendas vistas del monte Cook. Está situado detrás del lago y su reflejo aparece nítidamente en sus aguas, gracias a las condiciones naturales del lugar.

El lago Matheson, una maravilla de Nueva Zelanda

Vista del lago Matheson
Lago Matheson – Tony Fernandez / Flickr.com

Nueva Zelanda es uno de los lugares más especiales del mundo. Un país formado por dos islas grandes y pequeños islotes sobre el océano. Un destino cada vez más buscado que destaca por su naturaleza. Aquí te esperan paisajes maravillosos, protagonizados por increíbles montañas, bosques, glaciares, fiordos y lagos.

Y, precisamente, uno de los lagos más importantes de estas islas es el lago Matheson. Su origen se remonta a 14 000 años atrás. En ese momento, el gran glaciar Fox llegó a las orillas del mar. Y comenzó a retirarse, formando una depresión en el terreno.

Durante años, el calentamiento global ha ido derritiendo las paredes del glaciar. Así, poco a poco se fue llenando ese hueco, dando como resultado este lago a causa del deshielo.

Durante años, el paisaje estuvo inexplorado, hasta que poco a poco su popularidad fue creciendo entre los ciudadanos de Nueva Zelanda. Actualmente, el lago Matheson es todo un icono, hasta tal punto que aparece en sellos, botellas de agua o e incluso marcas de cerveza.

¿Por qué es tan especial el lago Matheson?

Globos sobre el lago Matheson
Globos sobre el lago Matheson – Jacob Surland / Flickr.com

El lago Matheson debe su popularidad al monte Cook. Es una montaña elevada, con su punto más alto en el pico Aoraki, de cumbre nevada y cuya imagen se refleja de manera perfecta sobre las oscuras aguas del lago.

Cuando las aguas están en calma y la luz lo permite, y gracias a su color oscuro, se crean las condiciones ideales para una refracción perfecta. Como resultado, el monte Cook y el bosque se reflejan sobre el agua como si fuese un espejo. Una imagen de una belleza muy especial.

Además, la naturaleza que rodea al lago Matheson está protagonizada por un bosque perfecto. Está formado por pinos blancos y rojos, linos y helechos únicos de Nueva Zelanda.

Aquí se puede encontrar también una especie de hongo llamado popularmente por los maoríes Werewere-Kōkako (Entoloma hochstetteri). Es una especie única, ya que es de color azul debido a un pigmento especial que forma parte de su composición.

Qué hacer en el lago Matheson

Orilla del lago Matheson

El lago Matheson y sus alrededores son de fácil acceso para los visitantes. Actualmente, todo está habilitado y pensado para la visita. Podrás aparcar en una zona de estacionamiento y acceder al parque a través de un puente colgante de madera que atraviesa el río Clearwater, que se encarga de drenar el lago.

Después de atravesarlo estarás en el primer punto de observación de los alrededores del lago. Finalmente, te espera un recorrido de aproximadamente dos horas para rodear todo el lago, y otros 40 minutos desde el estacionamiento hasta llegar al puente colgante.

Durante el camino podrás descansar en una cafetería que se construyó en el lugar pensando, precisamente, en todos los caminantes. El recorrido no tiene complicación, ya que no es una zona muy elevada.

El lago en su mejor momento

Atardecer en el lago Matheson

Los mejores momentos para admirar la belleza del lago Matheson son, sin duda, el amanecer o el atardecer. Es entonces cuando el sol incide sobre el paisaje con una tonalidad concreta y los reflejos ganan muchos matices y color.

Un espectáculo interesante para los amantes de la fotografía, ya que podrán captar instantáneas únicas de este lugar. No obstante, cualquier momento es bueno para disfrutar de las vistas de uno de los lagos más bonitos del mundo.

Una vez descubras el lago Matheson estamos seguros de que no te olvidarás jamás de esta imagen: un lago donde la refracción forma un reflejo perfecto de las montañas sobre el agua.

Lo ideal es ir en un día despejado, ya que la imagen es más perfecta. Aunque, realmente, cualquier momento es bueno para disfrutar de uno de los lugares más especiales de este país. ¿A qué esperas? ¿Qué tal una aventura atravesando medio planeta?