Visitamos la vieja ciudad de Acre en Israel

· 16 septiembre, 2017

Acre es una ciudad con una dilatada historia situada en la región de Palestina. En tiempos de las Cruzadas se la conocía como San Juan de Acre. De hecho, las fronteras existentes en la actualidad hacen que esté en la zona norte de Israel. Sin duda, es una de las ciudades con mayor historia de Oriente Medio. Es más, tendría que ser visita obligada si haces un viaje a la zona.

Conociendo Acre

Su origen se remonta a hace milenios. Acre ha estado bajo varios poderes, tanto siendo parte del Imperio asirio, como del griego o el bizantino. Ya en el siglo VII fue conquistada por los árabes.

Fortaleza en Acre
Acre – Vera Izrailit / flickr.com

La dominación árabe de la ciudad fue un periodo bastante largo. Y en esa época el cristianismo luchó por recuperar unas cuantas ciudades santas. Así nacieron las cruzadas, campañas de tipo militar impulsadas tanto el Papa como por los reyes cristianos europeos. Todo con el fin de recuperar los lugares para la cristiandad.

Pero, pese a recuperar el territorio, después pasó a ser parte del Imperio otomano durante seis siglos. Cuando finalizó la Primera Guerra Mundial, el Imperio otomano fue derrotado, siendo troceadas sus posesiones. Acre quedó en manos de los británicos.

Después de la guerra de la Independencia de Israel, en 1.947, la ciudad pasó a formar parte de dicho país. En ese momento recibió el nombre que tiene actualmente, Akko, y perdió la práctica totalidad de la población árabe.

¿Qué podemos ver en Acre?

Con un pasado tan turbulento, hay gran cantidad de restos de la antigua ciudad de Acre. Entre los de mayor importancia están los que hablan de la época medieval. Fue cuando nació de las cruzadas, caso de la fortaleza de la Orden de los Hospitalarios y los túneles de los templarios. También hay restos de la época de dominación otomana, con las preciosas mezquitas, casavares o baños turcos.

Calles de Acre
Acre – Vera Izrailit / Flickr.com

Recomendable también es descubrir los bazares de la ciudad vieja, más cercanos a la cultura árabe u otomana que a la israelí. Claro testimonio de la gran herencia y deuda que tiene esta ciudad respecto a las culturas que pasaron en el pasado por ella.

“Ten solo lo que puedas llevar encima. Conoce idiomas, conoce países, conoce gente. ¡Qué tu memoria sea tu bolsa de viaje!”

-Alexander Solzhenistyn-

La fortaleza de la Orden de los Hospitalarios de San Juan

Ciudadela de Acre
Ciudadela – David King / Flickr.com

El edificio estrella de la zona vieja. Solo por verla merece la pena viajar al norte del país. Esta orden tenía como principal misión fundar hospitales para cuidar del gran número de peregrinos que iban a Tierra Santa en la Edad Media.

Al principio se construyó una pequeña edificación al norte de la iglesia de Santa Cruz. Pero, a partir de la mitad del siglo XII, la orden de los hospitalarios construyó este enorme edificio que puede verse actualmente. El complejo estaba levantado en tres plantas dispuestas alrededor de un gran patio central de más de 1.200 metros cuadrados.

Una construcción magnífica

Sin duda alguna, la más destacada de todas las salas es la llamada Sala de las Columnas. Tiene en el centro tres enormes columnas de gran robustez con un diámetro de tres metros. De las columnas parten los arcos apuntados, que tienen ocho impresionantes bóvedas. En los laterales se apoyan sobre ménsulas que integran la pared.

San Juan de Acre
San Juan de Acre – Vera Izrailit / Flickr.com

Esta es la sala de unas de las obras que más impresionan del primer gótico en todo el planeta. Además, podemos destacar también a la Sala de los Prisioneros. Aquí hay seis bóvedas de cruz que están levantadas a cinco metros de altura. Como su propio nombre indica, tuvieron uso como prisión.

El dato que nos deja sorprendidos es que la fortaleza llegó a estar escondida en el subsuelo de la ciudad durante varios siglos. No fue hasta los años 50 y 60 del siglo XX cuando este complejo, superior a los 4.500 metros cuadrados, fue descubierto. Estamos ante uno de los descubrimientos a nivel arqueológicode mayor importancia del siglo XX.

Muchos visitantes quedan maravillados de que una ciudad como Acre haya sobrevivido a tantos acontecimientos históricos. El caso es que en pleno siglo XXI, sigue mostrándonos lo bello que es contar con un patrimonio de tanto valor. Un patrimonio reconocido por la Unesco. Así que ya sabes, si visitas a Israel, es parada recomendada.