La magia de Taramundi en Asturias

Con el nombre de Taramundi vais a encontrar en el mapa de Asturias una villa, una parroquia y un concejo. En fin, denominaciones administrativas varias, pero lo que a nosotros nos interesa es que en esta zona asturiana lindando con la Comunidad Autónoma de Galicia podéis disfrutar de un lugar cargado de tradiciones y rodeado por un fantástico entorno natural.

Taramundi, cuna de turismo rural

Para hacernos una idea de los encantos de Taramundi, basta con decir que en este lugar tuvo uno de sus puntos de inicio el llamado turismo rural en España. De hecho, aquí se emprendió la reconstrucción de la casa parroquial para transformarla en un complejo hotelero. Un hecho que ahora vemos con cierta normalidad, pero que en aquel entonces fue algo realmente innovador.

Bosque en Taramundi
Bosque en Taramundi – Guillén Pérez / Flickr.com

A partir de ahí los visitantes de Taramundi no han dejado de crecer en número, de ahí la amplia oferta de alojamientos, servicios, exposiciones, lugares restaurados, senderos o rutas de BTT por ese entorno privilegiado montañoso. Unos parajes que los propios vecinos cuidan con esmero aunque lo exploten económicamente, lo cual les ha servido para que la UNESCO les premie con el galardón de Reserva de la Biosfera.

Senderismo en Taramundi

El mejor modo de disfrutar de todo ese espacio indudablemente es caminando, o al menos dando pedales en una bici. Para ello están preparadas y señalizadas variadas rutas de modo que sea imposible perderse.

Molino de Taramundi
Molino de Taramundi – Xabel Delgado / Flickr.com

En concreto son seis rutas, la del Agua, de los Ferreiros, de los Molinos, de Os Teixos, de Ouroso  y de Erioá. Pero ¿qué nos ofrecen estos caminos? Pues básicamente son recorridos para hacer en una mañana, o como mucho a lo largo de una jornada, en los que se descubren las distintas aldeas del concejo, sus parajes naturales más increíbles y algunos de los puntos donde uno aprecia la ancestral comunión entre el hombre y la naturaleza en forma de costumbres que todavía se mantienen y que forman parte del patrimonio de Taramundi.

Patrimonio histórico de Taramundi

Por una parte habría que hablar del patrimonio más monumental del concejo, que la verdad es que es ciertamente destacado con varias decenas de edificios religiosos, si bien el más llamativo es la iglesia de San Martín de Taramundi, construida a comienzos del siglo XVIII y que en su interior guarda un destacado conjunto de pinturas y esculturas artísticas.

Taramundi
Taramundi – Ricardo Samaniego / Flickr.com

No obstante, hay dos esculturas en Taramundi que también merece la pena mencionar y visitar. Una de ellas es el Carbayo do Poyo, realizada sobre un roble que se plantó aquí en 1584 cuando Felipe II le dio el rango de villa a la población.

Y la segunda escultura reseñable es el Homenaje a Manual Lombardero Arruñada, único monumento a un maestro de primaria en concreto de toda España.

Y para acabar con el patrimonio histórico, vamos a irnos hasta los vestigios arqueológicos más antiguos de la zona: el Castro de Taramundi. Un conjunto excavado en los últimos años que demuestra que este lugar se fundó hace siglos, en la Edad del Bronce.

El patrimonio etnográfico de Taramundi

Además de todo lo dicho, el gran atractivo de hacer una escapada a Taramundi es ver como los vecinos han guardado muchas de sus tradiciones, para mostrarlas con orgullo a sus visitantes. En este sentido la oferta de exposiciones y museos es realmente interesante.

Taramundi
Taramundi – Jose Luis Cernadas Iglesias / Flickr.com

Por ejemplo en la antigua Casona de Villanueva de Bres se encuentra el Centro de Artesanía, donde hay talleres, se puede comprar e incluso se puede aprender ciertas técnicas.

Si Bres está a 5 km de Taramundi, la aldea de Teixois está a 4. Allí se puede contemplar en todo su esplendor la arquitectura popular de la zona, además de variados ingenios hidráulicos, desde un batán hasta una central eléctrica, un afilador o un molino.

Molino de Taramundi
Molino de Taramundi – luscofusco / Flickr.com

Pero si queremos ver molinos hay que ir a Mazonovo donde se concentran 19 molinos en un increíble museo para niños y mayores.

“Un pueblo sin tradición es un pueblo sin porvenir.”

-Alberto Lleras Camargo-

Y todavía quedan más lugares de interés, como el Museo de la Cuchillería ubicado en Navallas de Taramundi, la Casa del Agua de Bres o el Museo Etnográfico de Esquíos. Y todo ello a distancias muy cortas que invitan a caminar para disfrutar del paisaje de este atrayente lugar convertido en destino habitual de cualquier amante del turismo rural.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar