El hermoso Parque Rural de Anaga, en Tenerife

· 10 diciembre, 2015

Ubicado a pocos minutos en coche de Santa Cruz de Tenerife, nos encontramos con el Parque Rural de Anaga, un impresionante macizo de montañas con bordes afilados y profundos barrancos, cubierto de laurisilva y enmarcado por caseríos con mucho encanto.

Anaga se encuentra en el extremo nordeste de la isla de Tenerife y tiene una extensión cercana a las 14.500 hectáreas, se extiende por los municipios de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife y TeguesteVisitarlo implica rendirse ante su abrupta cordillera de cumbres recortadas, con profundos valles y barrancos que llegan hasta el mar formando preciosas playas donde podrás refrescarte. 

Qué ver en Parque Rural de Anaga

Montañas y playas

Montañas de Anaga
Montañas de Anaga – Grischa Georgiew

Ya de por sí las montañas impresionantes sobre la costa muestran un vista de Anaga que deja boquiabierto al más viajado. Pero la experiencia no está completa si no recorres sus numerosos senderos, que en ocasiones te llevarán a encantadoras calas de fina y brillante arena negra que salpican esta costa.

No lo dudes, descálzate y siente en tus pies esta arena volcánica. Si eres atrevido incluso puedes darte un baño en aguas del Atlántico. Una experiencia de lo más placentero, aunque la temperatura del agua no sea precisamente cálida.

Formaciones geológicas impresionantes

También podrás admirar impresionante formaciones geológicas. Destacan los diques, fisuras rellenas de magma solidificado que parecen muros que rompen el paisaje, y los roques, antiguas chimeneas volcánicas. También podrás admirar impresionantes acantilados y escarpadísimos barrancos. Todo ello combinado con un maravilloso cielo azul a veces salpicado de un mar de nubes.

Milenarios bosques de laurisilva

Bosque de laurisilva
Bosque de laurisilva -Karol Kozlowski

En las zonas más alta te encontrarás con un bosque de laurisilva con una antigüedad de más de 40 millones de años. Pasear por sus caminos es como retroceder en el tiempo, entre mágicos árboles con troncos cubiertos por musgo.

“La naturaleza nunca se apresura. Átomo por átomo, poco a poco logra su trabajo.”

-Ralph Waldo Emerson-

Flora y fauna emblemática y de gran variedad

Con una flora rica y diversa, la fauna no podía ser menos, hay una gran variedad de invertebrados, se cuentan alrededor de un centenar de especies únicas en el mundo.

Si te apasionan las aves, podrás encontrar especies emblemáticas como como el cernícalo, la pardela cenicienta, el búho o las palomas rabiche y turqué (estas últimas endémicas de Canarias).

En cuanto a la fauna marina, hay especies destacadas como el chucho (una especie de manta), la merluza canaria o la vieja.

Caseríos encantadores

Caseríos en Anaga
Montañas de Anaga – Mikadun

Este parque está salpicado de pequeñas poblaciones, aquí se pueden encontrar hasta 26 caseríos cuyos habitantes se dedican a la agricultura en pequeña escala. Los cultivos se centran especialmente en productos tan tradicionales de esta zona como las batatas y las papas, aunque también hay viñas y frutales.

Qué hacer en este maravilloso parque

Este parque rural brinda muchas opciones para disfrutar: senderismo, mountain bike o paseos a caballo. Si lo que prefieres es el mar, puedes aprovechar sus vientos para practicar vela, buceo, surf en las fuertes olas del Atlántico, kayak, esquí náutico o wakeboard.

Hay que poner atención a las zonas de especial protección que están restringidas dentro del parque. Si deseas conocerlas debes solicitar acceso al Área de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Tenerife.

Vista desde las montañas de Anaga
Vista desde las montañas de Anaga – kelifamily

Entre las visitas, te recomendamos el albergue de Anaga, en El Bailadero. Es un balcón a las dos vertientes del macizo de Anaga, ubicado cerca de las mejores playas de la zona y dispone de todas las comodidades. 

Si quieres conocer algo más de la zona, dirígete al centro de visitantes Cruz del Carmen, ubicado en San Cristóbal de La Laguna, organiza visitas especiales para grupos. Allí encontrarás un mirador donde hay una pequeña ermita, también una pequeña sala de exposiciones sobre la flora y fauna de Anaga.

Explorar Anaga es viajar a un lugar de claro sabor rural, con bosques que te llevarán al pasado, montañas conjugadas con hermosas playas, y una maravillosa flora y fauna. Un sitio en el que podrás disfrutar de actividades para todos los gustos y donde podrás visitar caseríos encantadores. ¿Qué más se puede pedir?