La idílica isla Siquijor en Filipinas

La isla filipina de Siquijor no es lo más conocido del país y, sin embargo, todo viajero que la descubre vuelve maravillado con lo que le ofrece durante su estancia esa pequeña porción de tierra, el mar que la rodea y las gentes que la habitan. En general, la expresión más común para descubrirla tras pasar allí unos días es que se trata de un paraíso de la tranquilidad.

La isla Siquijor se integra en el archipiélago de las Visayas, y el único modo de llegar hasta aquí es por vía marítima, por medio de los ferrys. Estos ferrys conectan la isla con sus vecinas Los negros o con la isla de Bohol, y llegan hasta dos puertos diferentes, uno es el de Siquijor y otro situado más al norte y llamado Larena.

Playa en Siquijor
Playa en Siquijor – Igor Plotnikov

Este desplazamiento merece la pena sobre todo si se busca paz, ya que una vez en la isla uno se puede alojar en casas locales, muchas veces cercanas a la playa, de manera que la actividad principal sea darse algún chapuzón, tomar el sol o la sombra bajo un cocotero y dormitar mecido en una hamaca. Todo eso durante el día, ya que con la llegada de la noche la principal actividad se traslada en torno a una barbacoa repleta de carnes o pescados.

La arquitectura colonial y la local de la isla de Siquijor

El plan básico en Siquijor es ese, disfrutar de la playa de día y de noche, pero también se pueden sacar ratos para recorrer la isla y descubrir sus enclaves más emblemáticos. Por ejemplo, en la propia ciudad de Siquijor son visibles unos pocos vestigios de la época de dominio español, que ha legado edificios coloniales como la iglesia de San Francisco de Asís o la Torre del Reloj.

Iglesia de San Francisco en Siquijor
Iglesia de San Francisco – Roxanne Tamayo / Flickr.com

Aunque, si se quiere ver una gran obra de arquitectura colonial, entonces hay que desplazarse hasta la población de Lazi. Allí se halla el convento de San Isidro Labrador, uno de las más antiguos y grandes de Filipinas.

Esas grandes construcciones contrastan con la arquitectura tradicional a base de madera y ramas de palmera, muy endebles durante la época de tifones. Por eso apenas hay arquitectura histórica en la isla, y la casa más vieja es la Cang-isok Old House, con una edad estimada de un siglo.

Las playas de Siquijor

La gran ventaja de las playas de la isla es que jamás hay agobios por abundancia de gente. Por ejemplo, en Palington Beach, a unos 3 kilómetros de la ciudad de San Juan. Es una playa de arenas blancas, palmeras para dar sombra y aguas cristalinas donde hasta bucear. Un lugar de una fotogenia absoluta por el entorno y con las típicas barcas filipinas o bangkas que usan los pescadores para faenar.

Playa Sandugan en Siquijor
Playa Sandugan – adam nicholson

Palington Beach es una playa totalmente asalvajada, pero hay otras un poquito, solo un poquito, más domesticadas en las cercanías de los alojamientos turísticos. Por ejemplo, las de Coco Beach Resort o Salagdoa Beach Resort. En ellas hay algún servicio en forma de bar o de restaurante, pero que nadie busque un lujoso resort porque no lo hay, aunque sí hay que pagar un poco de dinero por disfrutar de la playa si no se está ahí alojado.

“El paraíso lo prefiero por el clima; el infierno por la compañía.”

-Mark Twain-

Enclaves naturales por Siquijor

Hay varios lugares desperdigados por la isla que merecen una visita. Uno de ellos es el Enchated Balete Tree, un enorme árbol de unos cuatro siglos de edad a cuyos pies se despliega un estanque con aguas minerales. Un buen lugar para sentarse y de paso hacerse un peeling en los pies, ya que en cuanto se meten en el agua aparecen infinidad de pececillos para disfrutar de unas pieles muertas.

Parque Natural en Siquijor
Parque Natural en Siquijor – soft_light

Otro lugar muy refrescante son Carabugahay Falls. Unas cascadas de agua dulce increíblemente hermosas y accesibles. Tal vez por eso suele acudir hasta aquí mucha población local y sobre todo niños. No obstante, es un lugar más que recomendable para irse toda una mañana a disfrutar de una jornada en la naturaleza y comer de picnic.

Y por último también es interesante acudir a Guiwanon Spring Park, un entramado de cabañas y pasarelas que se elevan sobre una zona de manglares que se encuentra a las afueras de la ciudad de Siquijor.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar