La Granja de San Ildefonso y su fantástico palacio

Pedro 6 agosto, 2016

Como hemos dicho en otras ocasiones, España es un país lleno de contrastes, arte y maravillas. De sus muchas atracciones vamos a destacar una en particular: La Granja de San Ildefonso, un idílico rincón con un palacio de cuento y unos jardines espectaculares.

La Granja de San Ildefonso

El nombre completo del lugar es el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, y es una de las muchas residencias reales construidas a lo largo de los siglos en todo el territorio español.

Palacio de la Granja de San Ildefonso
Palacio de La Granja – CarlosODs

En este caso, La Granja de San Ildefonso se encuentra en Segovia, en el Real Sitio de San Ildefonso, y hoy en día está gestionado por Patrimonio Nacional y puede ser visitado en cualquier momento por quienes gusten de la belleza de la arquitectura española.

Historia del Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

Segovia fue durante la Edad Media uno de los lugares más ricos de Castilla. De ahí que tanto reyes como nobleza frecuentaran mucho la zona. Pronto Enrique III mandó construir un primer refugio real, y Enrique IV hizo lo propio con un albergue y una ermita que dedicaría al arzobispo San Ildefonso.

Palacio de la Granja de San Ildefonso
Palacio de La Granja de San Ildefonso – pedrosala

Fueron los Reyes Católicos quienes en 1477 donaron dicha ermita y albergue a los monjes jerónimos, ubicados en el monasterio de Parral, en Segovia. Tras las reformas llevadas a cabo por los religiosos, Felipe II convirtió la granja en un palacio que sería la residencia de sus sucesores.

No obstante, sería Felipe V “el Animoso” quien, enamorado del lugar, mandó levantar un nuevo palacio en la zona de la ermita de los monjes jerónimos. Pero dado el origen francés del monarca, el nuevo edificio recibió un estilo mucho más similar a Versalles. Era el comienzo del siglo XVIII.

“Felipe V, Rey de España, posee un gran sentido de la rectitud, un gran fondo de equidad, es muy religioso, tiene un gran miedo al diablo, carece de vicios y no los permite en los que le rodean.”

-Louis de Rouvroy, duque de Saint-Simon-

Cómo es La Granja de San Ildefonso y su palacio

Como bien hemos dicho, La Granja de San Ildefonso y su palacio dependen de Patrimonio Nacional, por lo que pueden ser visitados sin problemas. Y no cabe duda de que es una excelente opción, dada la espectacularidad de la zona.

JArdines de la Granja de San Ildefonso
Jardines de La Granja de San Ildefonso – Marques

La Granja de San Ildefonso está formada por una serie de edificios anejos al palacio, que a su vez están rodeados de inmensos y bellos jardines. Por un lado tenemos el propio edificio real en la parte frontal, con los patios de los Coches y de la Herradura.

Junto al palacio encontramos la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, dentro de cuyos muros se encuentran los restos de Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio. El mausoleo es realmente impresionante.

Dentro del complejo encontramos también la Antigua Casa de las Damas, que ahora acoge el célebre Museo de Tapices. Otra de las dependencias aneja al propio palacio es la Casa de los Oficios. Por último, también está la Casa de las Flores, que completa el complejo.

Los jardines de La Granja de San Ildefonso

Además del complejo palaciego y sus maravillosos interiores y exteriores, sobresalen de La Granja de San Ildefonso los reales jardines. De enorme tamaño, es una de las grandes atracciones del lugar dadas sus 146 hectáreas de cuidada vegetación.

Jardines de la Granja deSan Ildefonso
Jardines de La Granja – amorfati.art

Diseñados en el siglo XVIII por el jardinero francés René Carlier, este afamado artista usó las colinas que circundan el palacio para dotar de una perspectiva visual excelente dadas las pendientes naturales de la zona.

Además, se añadieron un total de 21 fuentes ornamentales que decoran cada rincón y que hoy son dignas de ver, pues se han convertido en una atracción indispensable del complejo de La Granja de San Ildefonso.

Las fuentes giran en torno a la mitología clásica y están decoradas con deidades y alegorías. Algunas de las más famosas son las de La Fama, la Carrera de Caballos, la Cascada Nueva, Los Vientos, La Selva, Las Caracolas o los Dragones Altos y Bajos.

Fuente delos Baños de Diana en la Granja
Fuente de los Baños de Diana – Antonio Marín Segovia / Flickr.com

El agua que lanzan algunas de ellas puede alcanzar hasta 40 metros de altura. Aprovechan un sistema de abastecimiento de agua que procede de arroyos circundantes de la zona de Morete, Cacera de Peñalara o Carneros, entre otros. También se crearon estanques para facilitar el suministro de agua. Las Ranas, las Llagas o las Ocho Calles son algunos de los más célebres.

No te lo pienses más y acércate a La Granja de San Ildefonso y su maravilloso palacio para conocer uno de los lugares más bonitos y espectaculares de España. No cabe duda de que el arte real cobra especial protagonismo en este idílico pasaje.

Te puede gustar