La Gran Sabana de Venezuela, un lugar para perderse

Adrián Pérez 13 mayo, 2016

Si algo caracteriza Venezuela es la cantidad de espacios naturales, sobre todo selváticos. En este caso viajamos hasta la Gran Sabana, una región al sureste y que limita con Brasil y las Guyanas. Un hermoso sitio para desconectar de todo y disfrutar al máximo el contacto con la madre tierra.

La Gran Sabana: ríos, cascadas y quebradas

Si bien podemos pensar que en una sabana cercana al Amazonas hace mucho calor, la temperatura media en la Gran Sabana ronda los 20°C (13 por la noche). Los paisajes que encontramos a lo largo y ancho de este lugar son realmente asombrosos. Los valles profundos, las selvas casi impenetrables, las quebradas extensas y las mesetas aplanadas (conocidas como tepuyes) forman un ecosistema plagado de especies animales y vegetales.

Tepuy en Roraima
Tepuy. Roraima – Alice Nerr

Entre los puntos destacados de la Gran Sabana venezolana no podemos dejar de lado el hecho de que en su extensión de casi 11.000 mil km² se ubica el Parque Nacional Canaima, uno de los más grandes de los varios que tiene el país. Y, si bien no se encuentra dentro de los parámetros de la sabana, en esta reserva se halla la caída de agua más alta del mundo, el Salto del Ángel.

El parque nacional y sus alrededores son el hogar de una comunidad aborigen, el pueblo “pemón”. Ellos creen que en los tepuyes viven los espíritus y, por lo tanto, son sagrados. Otras comunidades originarias son los paují y los kumaracapai, que se dedican a la confección de pulseras y collares de cuarzo.

Si queremos llegar hasta este lugar tenemos que utilizar canoas, el medio de transporte por excelencia en la región. Sin embargo, para llegar a la Gran Sabana sí podemos ir por carretera. Ninguna de las rutas secundarias o internas son de cemento y cuando llueve mucho pueden volverse intransitables.

Atractivos turísticos de la Gran Sabana

Más allá de las grandes extensiones de selva, de la posibilidad de conocer costumbres ancestrales o avistar aves o reptiles, la Gran Sabana de Venezuela nos ofrece variadas atracciones que vale la pena visitar en nuestra estancia:

Piedra de la Virgen

Está ubicada donde comienza el Parque Nacional Canaima, inmediatamente después del pueblo Las Claritas. Esta roca de 80 metros de altura y del período precámbrico es un lugar muy conocido, ya que debajo de ella hay un santuario dedicado a la Virgen de Lourdes. Mucha gente se detiene allí para refrescarse en un manantial de agua a pocos pasos.

Camino en la Gran Sabana
Gran Sabana – Curioso

El recorrido a partir de la Piedra es muy empinado, con varias curvas y mucha vegetación. Los medios de transporte van despacio no solo por estas condiciones, sino también porque es posible que se cruce un animal salvaje en medio de la carretera.

“El arte es la naturaleza del hombre; la naturaleza es arte del dios.”

-James Bailey-

Salto Kawi

Salto Kawi
Salto Kawi – Fernando Flores / Flickr.com

Si bien es una cascada de poca altura (sobre todo si la comparamos con el Salto del Ángel), forma una laguna profunda elegida por las familias para darse un chapuzón refrescante. También verás gente sentada bajo la cascada. En los alrededores los pueblos aborígenes venden sus artesanías y es un área interesante para acampar.

Salto Kama Meru

Salto Kama Meru
Salto Kama Meru – Gosia Malochleb / Flickr.com

Está muy cerca del anterior (a 7 kilómetros) y mide 50 metros de altura. A pocos pasos encontrarás el río Kamá (un afluente del gran Aponwao), restaurantes, posadas, sitio para acampar y por supuesto puestos de venta de recuerdos.

Río Soroape

Es una zona ideal para bañarse y también acampar. Las aguas son tranquilas y allí van muchas familias con niños pequeños que caminan entre las rocas entre chapuzón y chapuzón. Durante las vacaciones de verano puede estar bastante lleno de gente.

Quebrada de Jaspe

Quebrada de Jaspe
Quebrada de Jaspe – Paolo Costa

Es uno de los sitios más populares de la sabana venezolana. Tiene unos 300 metros de longitud y su nivel de agua no supera los 5 centímetros. Un sitio más que bonito, rodeado de árboles e ideal para recibir un masaje natural de cualquiera de los saltos que contiene. Se considera a la piedra jaspe como curativa, por lo tanto acostarse sobre ella será realmente relajante y revitalizante.

Sin duda, la Gran Sabana de Venezuela es un lugar encantador, donde las historias, los paisajes y las costumbres inundarán tu viaje.

Te puede gustar