La Colonia Güell en Barcelona, una joya modernista por descubrir

· 30 abril, 2017

En Santa Coloma de Cervelló, a un paso de Barcelona, nos encontramos con una joya modernista sin igual. Lugar perfecto para estudiar a fondo la arquitectura de Antoni Gaudí, nos vamos a la Colonia Güell. ¿Nos acompañas?

El origen de la Colonia Güell

Por iniciativa del empresario Eusebi Güell, el proyecto comenzó a formarse en 1890 en la finca Can Soler de la Torre. Allí trasladó su industria textil para poder alejarse de los conflictos sociales que en aquella época se vivían en la ciudad de Barcelona.

La idea era que en los alrededores de la fábrica hubiera también un hospital, una fonda, una escuela, tiendas, un teatro, una capilla y las viviendas para los obreros. Una ciudad realmente con todos los servicios.

Colonia Güell
Ca L’Espinal – Carlos Lorenzo / Flickr.com

Nacía así una joya que hoy nos recuerda la Barcelona industrial a través de preciosos edificios modernistas. Y Gaudí tiene su protagonismo en forma de una singular cripta. Un edificio que le sirvió de laboratorio para sus obras posteriores y que es parte de un templo que no se llegó a terminar, ya que tras la muerte de Güell sus hijos abandonaron el proyecto de la colonia.

La colonia, eso sí, continuó en funcionamiento y en 1936, durante la Guerra Civil, la fábrica comenzó a ser gestionada por los trabajadores. Al terminar el conflicto bélico la familia Güell recupera las posesiones y las vende a la familia Bertrand Serra.

Posteriormente, mantuvo la producción industrial hasta 1973, cuando cerró sus puertas debido a la crisis del sector textil. En 1991 se declaró Bien de Interés Cultural y en el año 2000 se llevaron a cabo obras de restauración.

Colonia Guell: tres colonias en una

Durante la construcción de la Colonia Güell participaron tres arquitectos. El más conocido es Gaudí pero también lo hicieron Berenguer y Rubió. Por ello se dice que la colonia está formada por tres “subcolonias”, según la idea de cada diseñador.

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell
Cripta de Gaudí – MARIA ROSA FERRE / commons.wikimedia.org

La representación de Gaudí se centra en la Cripta, con elementos destacados tanto arquitectónicos como ornamentales. Los bancos con reclinatorio, el espacio único de la nave, los ventanales, los mosaicos… todo con simbología religiosa y el toque característico del arquitecto más importante de Cataluña.

Los edificios de Francesc Berenguer utilizan la cerámica, el ladrillo visto y el hierro forjado. Por su parte, los edificios de Joan Rubió también están construidos en ladrillo visto, pero difieren de los anteriores por las fachadas con estructuras originales y los elementos góticos.

De paseo por la Colonia Güell

Este lugar con tanta historia está ubicado a solo 20 minutos del centro de Barcelona (se puede llegar en tren o por carretera). Dentro de nuestro paseo podemos conocer las obras más destacadas del proyecto, algunas de ellas inconclusas:

1. Cripta Gaudí

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell
Cripta de Gaudí – Joan Grífols / Flickr.com

Es el punto más importante de todo el conjunto. Gaudí indicó en su momento que de haber terminado este proyecto se hubiese tratado de una maqueta monumental de la Sagrada Familia. En la iglesia se encuentran arcos catenarios, materiales de colores similares a la vegetación y el suelo y mucho valor simbólico y estético.

“La sabiduría de los ángeles consiste en ver directamente las cuestiones del espacio sin pasar por el plano.”

– Antoni Gaudí –

2. Ca L’Ordal

Colonia Güell
Ca L’Ordal – Enfo / commons.wikimedia.org

En esta construcción participaron Berenguer y Rubió. Se trata del único edificio de viviendas de toda la colonia que se erigió como una antigua masía, habitada por los agricultores que trabajaban en los campos.

3. Can Soler de la Torre

Es una antigua masía del siglo XVII usada como residencia de la familia Güell antes de levantar la colonia. Presenta elementos característicos como un reloj solar y una galería de portal adintelado. Cuenta con una capilla dedicada a la Madre de Dios de los Dolores con un campanario barroco.

4. Casa del Secretario

En esta vivienda habitaba el secretario general de la Colonia Güell y su arquitectura se diferencia del resto de los edificios. Se erigió en ladrillo rebozado que imita la piedra de sillería. En la parte interior encontramos un escudo con la Cruz de San Jordi.

5. La Fábrica

Colonia Güell
Fábrica – Joan Grífols / Flickr.com

Fue uno de los primeros edificios en construirse. En 1891 ya estaba en funcionamiento con una máquina de vapor de hiladura. Posteriormente se le añadieron otros espacios destinados a los telares, los secadores y los tintes.

Cerró en 1973 y se mantuvo en desuso durante casi 4 décadas. Hoy en día funciona como centro de negocios (no se permiten las visitas turísticas al interior).

Si visitas la Colonia Güell los sábados por la mañana podrás comprar productos frescos de los agricultores del Baix Llobregat. ¡Otra excusa más para ir a este bonito lugar!