Recorremos la emblemática calle Feria de Sevilla

Hablar de Andalucía es hablar de cultura y tradición que se respira en todos los rincones. Paseando las avenidas y plazuelas de sus pueblos y ciudades el viajero se impregna del olor de los naranjos y el ritmo del flamenco y las sevillanas. Y si hay un lugar que refleja como pocos la esencia andaluza, es la calle Feria de Sevilla, en pleno barrio de la Macarena.

La calle Feria de Sevilla, todo personalidad

Esta calle de un kilómetro escaso contiene toda la esencia hispalense. Es puro encanto, es de esos lugares que tiene algo especial que atrapa, desde el tradicional mercadillo de los jueves, pasando por arquitectura típica andaluza a una amplia oferta gastronómica.

Por su animación y su enorme atractivo se ha convertido en una de las calles con más atractivo de Sevilla. Cada día se abre a miles de visitantes, la gran mayoría turistas llegados de todas partes del mundo y ansiosos por saborear el estilo sevillano. Sentados en una terraza, degustan la buena vida mientras ese “color especial” que tiene Sevilla les envuelve.

Un delicioso mercado callejero

Mercadillo de la calle Feria de Sevilla
Mercadillo – Ricardo / Flickr.com

En la calle Feria de Sevilla no hay cabida para las grandes franquicias, la originalidad ha ganado la batalla. Aquí se celebra cada jueves un colorido y animado mercadillo que hace las delicias de aquellos que adoran buscar gangas y cosas curiosas.

Viene celebrándose desde el siglo XIII, y es el más antiguo de la ciudad. Ocupa no solo la calle Feria, ha crecido tanto que los numerosos puestos invaden desde la calle Castellar hasta Correduría, las plazas de Monte Sión y Maldonados y callejuelas adyacentes.

En sus tenderetes se puede comprar casi de todo. Antigüedades y objetos de segunda mano son las estrellas de las aceras, y casi es imposible escapar de aquí sin comprar algo. Y es que se puede adquirir también todo tipo de juguetes, ropa, complementos y hasta recuerdos de la ciudad a precios tan accesibles que son una trampa para el bolsillo.

Arte para toda la semana

Calle Feria de Sevilla
Calle Feria – Antonio Martín Segovia / Flickr.com

La calle Feria de Sevilla fue tradicionalmente una rambla de artesanos, carpinteros y pintores, y así continuó hasta mediados del XIX. Por ello, no es de extrañar que artistas de la talla de Murillo aprendieran allí el oficio. En la actualidad, el arte sigue presente, aunque en diferentes áreas, por ejemplo, aquí nació el grupo rock Triana.

Y el arte se ve también en los edificios de esta calle. Destacan construcciones de carácter religioso como la capilla Montesión o la iglesia de San Juan de Palma.

Pero uno de sus mayores tesoros es la Iglesia de Todos los Santos, levantada en el siglo XIII. Su aspecto medieval pervive en estos días, aún tratándose de uno de los templos más antiguos de la ciudad. Su fachada es ejemplo de la influencia mudéjar de la época en que se erigió.

“Sevilla es especial porque emociona y se emociona, porque da cuerpo a la belleza y a la gracia de los sueños.”

-Plácido Domingo-

Ocio y mucho más en la calle Feria de Sevilla

Vida al aire libre

Cualquier viajero que halla estado en el sur de España sabe que la vida se vive de puertas hacia fuera. El clima y buen humor de las gentes acompañan la travesía, y la alegría y bullicio invaden las calles. Por ello, uno de los principales placeres que se pueden vivir en la calle Feria es simplemente sentarse.

Sentarse en una terraza, con un vermú o una manzanilla acompañados de su buena tapa, y ver pasar el rato. Desde los montaditos de pringá hasta las berenjenas con salmorejo, cualquier tapa es buena. Y es que en Andalucía cada momento es un motivo para disfrutar.

Calle Feria de Sevilla
Calle Feria – Reyes / flickr.com

De compras por Sevilla

Pero existe la posibilidad de que el visitante sea un comprador compulsivo. El tipo de persona que no puede volver a casa sin un pequeño recuerdo del viaje. Pues bien, en ese caso la calle Feria de Sevilla es perfecta para disfrutar relajadamente de una mañana o una tarde de compras.

Aquí se descubren tiendas de ropa vintage y la moda más personal y única se encuentra en sus múltiples locales. Entre ellos no hay espacio para grandes marcas, y los negocios de segunda mano gobiernan. Ambas alternativas, descanso y compras, entran dentro de la oferta de ocio de la calle Feria de Sevilla.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar