Kranjska Gora, uno de los pueblos más bellos de Eslovenia

· 10 marzo, 2019
Los paisajes que rodean esta pequeña localidad eslovena son de los más bonitos del país. Un pueblo perfecto si lo que buscas es desconectar de todo.

Kranjska Gora es una localidad de Eslovenia que se levanta en una ubicación privilegiada. Se encuentra rodeada por los Alpes Julianos y muy cerca del Parque Nacional del Triglav. ¿Quieres saber más sobre ella? Te mostramos todo lo que puedes hacer en el pueblo y en su espectacular entorno. ¡No te lo pierdas!

Una ruta por lagos fantásticos

Lago Jasna en Kransja Gora
Lago Jasna

Desde Kranjska Gora es posible visitar dos lagos de una gran belleza. El lago Jasna es muy particular, ya que bajo ese nombre se esconden dos lagos artificiales conectados entre sí. A su alrededor hay varios senderos por los que pasear, como el que va por el valle del río Mala Pišnica.

El otro lago que hay que visitar es el Zelenci, de color verdoso y poco profundo. También es peculiar, ya que la tiza porosa de su fondo expulsa de manera constante agua en forma de volcanes, algo único en Eslovenia. ¿Necesitas más razones para conocer esta maravilla natural?

Descubre el Parque Nacional del Triglav

Parque Nacional de Triglav en Eslovenia
Parque Nacional de Triglav

Como ya adelantamos, Kranjska Gora no se encuentra lejos del Parque Nacional del Triglav, por lo que no se puede dejar pasar la oportunidad de visitarlo. El lugar debe su nombre a la montaña más alta del país, el monte Triglav, de 2864 metros. Los más atrevidos pueden intentar alcanzar su cima.

Otro encanto destacado del parque es el lago Bohinj, un remanso de paz y tranquilidad que permite realizar diversas actividades, como practicar kayak.

Y también hay que visitar la cascada Slavica, con un salto de agua que ronda los 80 metros. Para acceder a la plataforma de observación desde la que admirarla hay que subir ¡más de 500 escalones! Pero merece la pena.

Diviértete en el Centro Nórdico de Planica

Centro de esquí en Kransja Gora
Centro de esquí en Kransja Gora

Los aficionados del esquí de fondo tiene aquí un destino ideal. Tanto profesionales como aficionados pueden practicar el deporte en un idílico e inolvidable paisaje invernal. Existen dos rutas. La primera pasa por Rateče y finaliza en el país vecino de Italia. Mientras, la segunda desciende hasta Kranjska Gora.

El lugar también dispone de un polígono cubierto para temporadas sin nieve. De esta manera, es posible disfrutar de la experiencia durante todo el año, independientemente de las condiciones meteorológicas que se den.

Trasládate hasta la Capilla Rusa

Capilla Rusa en Kranjska Gora
Capilla Rusa

La Capilla Rusa se construyó entre los años 1916 y 1917. Es un homenaje a los soldados rusos sepultados por una avalancha de nieve mientras construían la carretera por el paso de la montaña Vršič. De hecho, junto a la construcción, de estilo ortodoxo, se encuentran las sepulturas de tres de ellos.

Visita el museo de la casa Liznjek

Justo en el centro de la localidad de Kranjska Gora se encuentra la casa Liznjek, que viene a ser la típica construcción de madera alpina de mediados del siglo XVII. Tan solo la cocina está realizada en otro material distinto. Más concretamente, en piedra. También cuenta con una bodega y un granero.

Todo lo anterior se puede comprobar al acceder a la construcción. Una casa que, después de haber estado habitada hasta mediados del siglo XX, se ha convertido en un museo.

Haz una visita guiada por Kranjska Gora

Vista del lago Jasna en Kranjska Gora
Lago Jasna

Para descubrir todo lo anterior se puede realizar una visita guiada (en inglés) de un día de duración. Conlleva un coste de algo más de 100 euros, pero incluye la recogida y el regreso al hotel, el transporte en un vehículo climatizado, la entrada al museo de la casa Liznjek, y la admisión al Centro Nórdico de Planica.

Por otro lado, aunque en la visita no entre la comida, en Kranjska Gora hay diversas gostilnas. Se trata de establecimientos tradicionales donde podrás probar la mejor comida casera típica del país.

No dudes en acompañar los platos con alguna pivo o cerveza. Y termina la comida con un café, aquí esta bebida suele ser de gran calidad.

Ya lo has podido comprobar, Kranjska Gora esconde tantos encantos que merece la pena hacer parada allí si estás recorriendo Eslovenia. Su tranquilidad y la maravillosa naturaleza que rodea el pueblo te van a encantar. Seguro que no te decepciona.