Los jardines de Luxemburgo, todo un icono de París

07 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la especialista en Asia Oriental María Belén Acosta
Los jardines de Luxemburgo son una de las zonas de recreo y descanso más populares de la ciudad de París. En ellos se pueden realizar infinidad de actividades.
 

Los jardines de Luxemburgo se encuentran entre los más bellos de Europa. Cada día, son muchos los turistas que eligen pasear por ellos para descansar un poco mientras realizan su visita a la capital gala. En ellos es fácil encontrar, además de estatuas y otros elementos propios del jardín, sillas de metal y bancos para relajarse y disfrutar de un paisaje bucólico.

La historia de los jardines de Luxemburgo

La construcción de los jardines de Luxemburgo y del palacio homónimo se realizaron a principios del siglo XVII por orden de la reina María de Médicis. La intención y el estilo del complejo buscaban evocar al ya afamado jardín de Bóboli de su ciudad natal, Florencia.

PArterre en los jardines de Luxemburgo

Los jardines comenzaron con un pequeña parcela frente al palacio y con una pequeña fuente. Años más tarde, el área que ocupaban los jardines se fue ampliando hasta alcanzar su máxima extensión en 1792. Desde aquí, los distintos propietarios de los jardines de Luxembrugo incluyeron más elementos para mejorarlos. Sin embargo, con el paso del tiempo acabaron abandonados.

Durante la Revolución Francesa, el palacio de Luxemburgo se utilizó como prisión y muchos años después, durante la Segunda Guerra Mundial, se utilizó como cuartel del ejercito alemán, que construyó un búnker en el mismo jardín.

 

Ya el siglo XIX se hizo el famoso estanque central de los jardines. Fue el barón Haussman quien lo ordenó como parte de su iniciativa de renovar la ciudad de París. A cambio de este elemento, buena parte de los jardines se cambiaron por amplios bulevares para el paseo y recreo de los parisinos.

En la actualidad, los jardines de Luxemburgo, de estilo neoclásico, cuentan con más de 20 hectáreas. Ofrecen a sus visitantes la oportunidad de pasear por ellos o de realizar otras actividades como alquilar barcos de vela en el estanque.

Recorriendo los jardines de Luxemburgo

Durante el recorrido, no solo disfrutaremos de un jardín con una gran variedad de ambientes. Aquí encontraremos una zona de huertos, típica de los jardines franceses, también un pequeño bosque con especies de árboles altos y zonas frondosas repletas de arbustos.

Fuente en los jardines de Luxemburgo

Además, en los jardines hay kioskos donde parar para descansar y tomar algo. E incluso hay una zona dedicada a la apicultura y otro amplio espacio dedicado a invernaderos.

Mientras, los más pequeños pueden disfrutar en un tiovivo del siglo XIX o en el teatro de marionetas. También pueden pasear en burro o en pony y manejar su propio barco en el estanque.

 

En los jardines, por otra parte, se puede contemplar una colección de más de 20 estatuas, todas ellas dedicadas a las reinas de Francia. También hay esculturas de otros personajes ilustres y animales. Entre ellas, destaca el conjunto escultórico de que narra la historia de Polifemo, Acis y Galatea.

Tampoco hay que dejar pasar la oportunidad de fotografiarse en la fuente de María de Médici. Este es el único elemento original del los jardines, se encuentra completamente rodeada de columnas y cuenta con su propio estanque.

Aunque lo más llamativo sea su gran estanque central, no hay que perderse su rosaleda y la colección de orquídeas, que ofrece una colección de 10 000 flores. Por si fuera poco, el jardín de Luxemburgo también ofrece pistas de tenis y espacios dedicados a otros juegos como el ajedrez y la petanca.

Información útil para disfrutar de la visita

Vista del palacio y los jardines

Para llegar a los jardines de Luxemburgo, se puede utilizar la línea 12 de metro hasta la estación de Notre-Dame-des-Champs. Otra posibilidad es el RER en su línea B.

La entrada es completamente gratuita y su horario de cierre y de apertura dependen de la estación del año en la que nos encontremos. Durante el invierno se abre de a las 7:30 hasta las 17:00, sin embargo, en verano los jardines pueden permanecer abiertos hasta las 21:30.

 

Es importante saber que durante la visita existe la posibilidad de ver el teatro de marionetas que se realiza solo los miércoles, sábados y domingos a partir de las dos de la tarde. Además, en ocasiones es posible disfrutar de exposiciones itinerantes de fotografía o escultura contemporáneas, otra de las iniciativas para mantener los jardines.

  • Jardin du Luxembourg. Oficina de turismo de París. Recuperado el 7 de marzo de 2020 de https://es.parisinfo.com/museo-monumento-paris/71393/Jardin-du-Luxembourg