La isla de Malapascua en Filipinas, un pequeño edén

La isla de Malapascua es diminuta, pero tiene tantos atractivos en tierra como en sus fondos marinos. Un lugar tranquilo y apartado, perfecto para desconectar.

Si queremos elegir una única isla en Asia, es difícil decidirse. Cada una de ellas cuenta con algo especial. En este caso, vamos a visitar la isla de Malapascua, una de las más increíbles de Filipinas. Es uno de esos lugares a los que es complicado llegar, pero del que uno no querría marcharse jamás. 

La isla de Malapascua: un paraíso

Playa en Malapascua
Playa de Malapascua – unterwegs

Esta es una isla pequeña, apenas tiene dos kilómetros y medio de longitud y uno de ancho. Sin embargo, tiene suficientes cosas como para hacer de ella un auténtico paraíso.

Lo primero que hay que saber es que la isla de Malapascua no está invadida por el turismo de masas, que tiene playas espectaculares y que en ella disfrutarás de uno de los atardeceres más hermosos que puedas imaginar. El lugar perfecto para olvidarse de todo.

Y seguro que a estas alturas te has preguntado la razón de su curioso nombre. Pues bien, cuentan las historias que el día de Navidad de 1520 marineros españoles tuvieron que atracar en ella por el mal tiempo. Como no pudieron pasar la fiesta en casa bautizaron la isla como Malapascua.

El sueño de los amantes del buceo

tiburón zorro en la isla de Malapascua
Tiburón zorro – nicolasvoisin44

Esta isla es uno de los destinos soñados por los amantes del buceo y el submarinismo. ¿La razón? Que es de los pocos lugares en los que se puede nadar entre tiburones zorro. Es uno de los escualos más increíbles y más escurridizos. Tiene una cola en forma de garfio que hace de él uno de los más bellos del mundo.

En pocos sitios es posible bucear entre ellos con toda libertad. Y aquí puedes hacerlo, aunque eso sí, tendrás que  madrugar. Por cierto, no hay peligro, estos tiburones solo comen pequeños peces y es muy raro que ataquen a las personas.

Pero además de esta experiencia inolvidable, en la isla de Malapascua puedes disfrutar de la belleza de sus arrecifes coralinos y una abundante fauna marina. ¿No has practicado nunca deportes subacuáticos? No te preocupes, aquí  hay escuelas que te enseñarán todo lo que haga falta para que disfrutes de tus primeras inmersiones.

Qué más puedes hacer en Malapascua

Playa en Malapascua
Malapascua – unterwegs

Además de sumergirte para disfrutar de los fondos marinos de la isla de Malapascua, puedes disfrutar de la isla de otra muchas formas. Señalábamos que es una isla con poco turismo, por ello, nada como disfrutar de la tranquilidad de sus playas de arenas blancas y aguas cristalinas 

Lo mejor es evitar Bounty Beach, la zona más turística y la más concurrida. Si cruzas la isla hasta la parte norte, en el lado opuesto vas a poder encontrar más playas en las que estarás prácticamente solo. Un ejemplo es Langob Beach.

Descubrir sus poblados y la forma de vida de sus gentes

Casa en Malapascua
Malapascua – caloy samson / Flickr.com

La mayoría de los habitantes de la isla hacen su vida en el interior, en pequeños asentamientos de calles sin asfaltar y cabañas de madera que hacen de viviendas, de escuelas o de iglesias.

Poblados que parecen estar lejos de la civilización, en los que los animales de granja campan a sus anchas. Una isla de gentes hospitalarias que te acogerán con los brazos abiertos y te invitarán a quedarte.

Las dimensiones de la isla hacen que sea perfecta para pasear tranquilamente por ella y descubrir rincones llenos de encanto.

Disfrutar de su gastronomía

En Filipinas la gastronomía es muy rica, y debemos destacar que en Malapascua podrás probar los mejores espaguetis filipinos. Este plato, es todo un manjar, y muy contundente. Llevan salchichas, huevo, carne y la salsa es dulce. Pero no hay que olvidar el lechón, muy típico de la isla y que no debes dejar de probar.

Cómo  llegar a la isla de Malapascua

Atardecer en Malapascua
Malapascua – roman korzh / Flickr.com

Lo cierto es que los accesos son toda una aventura. Para llegar a Malapascua lo más sencillo es hacerlo desde Cebú. Y al decir lo más sencillo no significa que el viaje en sí lo sea. Desde esta ciudad salen autobuses que se dirigen a Maya. Autobuses que tardan unas cinco horas en realizar el trayecto.

Una vez en Maya hay que tomar un bangka, el tradicional barco de este país. En algo más de media hora habrás llegado a Malapascua.

Esperamos que con este repaso a lo que vas a encontrar en Malapascua te hayamos “picado” para que visites la isla. Una isla que deja un recuerdo inolvidable a quien la visita.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar