Huacachina, el oasis secreto de Perú

Armando Cerra 23 marzo, 2016

La apariencia de la laguna de Huacachina, al sur del Perú, ha hecho que este lugar reciba el sobrenombre de “oasis de América”. Y es que se trata de una laguna totalmente rodeada por las arenas del desierto de esta zona de la provincia peruana de Ica.

La laguna de Huacachina, de lo más visitado en Perú

Perú cuenta con lugares increíbles que aparecen siempre en los listados de los enclaves más deseados por los viajeros de todo el planeta. Y desde luego en la cabeza de ellos está el Machu Pichu o la ciudad de Cuzco.

Oasis Huachina en Perú
Oasis Huachina – Martchan

Sin embargo, este país latinoamericano posee otros muchos atractivos. Y entre ellos está la laguna de Huacachina, un oasis de agua rodeado de arena y envuelto en el aura de bellas leyendas.

El origen legendario de Huacachina

Hay varias leyendas sobre el origen de la laguna en mitad del desierto de Ica. Tal vez la más poética y romántica sea la que relata cómo llegó hasta aquí una doncella procedente de la cercana población de Tacaraca.

Este era un lugar remoto, y la muchacha llegó hasta aquí para llorar la muerte de su amando, un general inca. Se trataba de una chica que era una auténtica belleza de ojos verdes, pero aquí lloró inconsolable hasta que se formó la actual laguna de color esmeralda.

Oasis Huacachina en Perú
Oasis Huacachina – PavelSvoboda

Si visitas la Laguna de Huacachina (lo que se traduciría, como “la que hace llorar”) fíjate si estás allí en las noches de luna nueva, ya que se dice que todavía se pueden escuchar los lamentos de la muchacha.

Huacachina, la joya de Ica

En esos tiempos de leyenda, la laguna quedaba lejos de todo. Sin embargo en la actualidad a unos 5 kilómetros está la ciudad de Ica, la capital provincial. Por ello el acceso es muy rápido y sencillo. De hecho, se ha convertido en el principal motivo para visitar esa ciudad, ya que allí se encuentra alojamiento y transporte para descubrir esta maravilla natural.

Laguna de Huacachina
Laguna de Huacachina – kovgabor

La laguna de Huacachina en realidad es fruto del afloramiento de acuíferos subterráneos y, al surgir en medio de la arena, se trata del único espacio donde puede crecer vegetación. Sobre todo palmeras y los tradicionales guarangos. Es decir, se trata de un enclave de gran valor natural y también extraordinariamente fotogénico.

El turismo actual en Huacachina

No obstante, la explotación turística que se está llevando a cabo últimamente, además de darlo a conocer y servir para el sustento económico de mucha gente en la zona, también ha supuesto una perdida de calidad en cuanto a su valor natural, ya que el uso indiscriminado ha provocado que el nivel de sus aguas esté descendiendo.

Laguna de Huacachina
Laguna de Huacachina – saiko3p

Y es que se ha convertido en un recurso de primer orden, donde no se ha dudado en plantear actividades de aventura. Tanto en el desierto como puede ser el sandboard, o sea deslizarse con tablas con las arenas desérticas, como en el agua, ya que se ofertan diversas actividades acuáticas.

Todo ello actividades que se han sumando al uso más tradicional como balneario que desde hace décadas se realiza en la laguna.

Atractivos cercanos a Huacachina

Ya hemos dicho que la laguna de Huacachina es el mayor reclamo para descubrir Ica y sus alrededores. Es el mayor atractivo, pero no el único. Si vais a viajar hasta esta zona de Perú, aquí os indicamos varios lugares también interesantes, y todos ellos muy cercanos.

Coachiche

A 4 kilómetros de la ciudad está este caserío tradicional donde se cree que habitan las brujas de Cachiche. No es seguro,  pero lo que sí está claro es que aquí crece una palmera de cuyo tronco surgen otras seis palmeras. Y cada vez que intenta nacer la séptima, hay que cortarla, para evitar la destrucción de la ciudad de Ica.

“Realmente, el mundo está poblado de brujas; unas más benignas, otras más implacables; pero el reino no solo de la fantasía, sino el de la realidad evidente pertenece a las brujas.”

-Reinaldo Arenas-

Frailes de Parcona

Al este de Ica hay un bosque pétreo donde hay grandes monolitos labrados por la erosión durante milenios. Los hay con formas de lo más variado, como peces, sapos o tortugas. Son los llamados Frailes.

Pisco y tejas de Ica

Tanta excursión requiere alimentarse bien. Y si se viajas a Ica hay dos cosas que hay que probar. Por un lado el pisco, un licor del que se puede conocer mucho más en las bodegas de la zona. Y por otro las tejas, unos dulces originarios de aquí pero que se han extendido por todo Perú.

Te puede gustar