Hoy atravesamos el Cañón del Colorado

· 12 noviembre, 2015

Grandes extensiones de color rojizo… elevaciones que nos hacen pensar que estamos más cerca de las nubes… o en el planeta Marte... en definitiva, ¡un sitio reservado para los más valientes!  Atravesamos el Cañón del Colorado y te lo queremos contar con lujo de detalles. Tú también puedes viajar al norte de Arizona, en Estados Unidos, y disfrutar de uno de los primeros parques naturales de este inmenso país.

Algunos datos sobre el Gran Cañón

Paisaje del Gran Cañón del Colorado
Gran Cañón del Colorado – sumikophoto

Antes de comenzar a contaros sobre esta experiencia sería bueno que conozcas un poco sobre el gigante rojizo del oeste estadounidense:

  • El río Colorado llega a una altura de 2.422 metros en la ribera norte y a 2.210 en la ribera sur. Esa diferencia también afecta su temperatura (de menor a mayor según va subiendo)
  • El ancho del río oscila entre los 16 y los 29 kilómetros de la ribera norte a la sur
  • La altura máxima de la garganta del Colorado es de 1.470 metros
  • Hay una distancia de 350 kilómetros entre la entrada este y la salida oeste del Grand Canyon
  • Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979
  • La mayoría de las rocas sedimentarias de la zona tienen una antigüedad de 2.000 millones de años
  • El área de drenaje del río se formó hace 40 millones de años
  • Los primeros pueblos norteamericanos vivieron en la zona hace unos 9.000 años
  • El primer europeo en pisar el Gran Cañón del Colorado fue García López de Cárdenas en el siglo XVII

El Gran Cañón y el Parque Nacional

Si tuviéramos que describir al Gran Cañón del Colorado no nos alcanzarían las palabras. Es realmente majestuoso, brillante, espectacular… ¡Te dejará sin aliento! Sus laberintos, quebradas y fisuras esculpidas en la roca por la naturaleza, las formaciones extrañas, las torres y las mesetas te transportarán a un mundo mágico.

Panorámica del Gran Cañón del Colorado
Gran Cañón del Colorado – Alexey Stiop

¡Y por si fuera poco, los paisajes cambian según la posición del sol! El Parque Nacional del Gran Cañón es uno de los imperdibles en Estados Unidos. Muchos de los que van a Las Vegas, cansados de apuestas y luces de neón, viajan casi cinco horas hasta este verdadero paraíso. ¡Pero vale la pena el trayecto!

El lugar más concurrido por los turistas es el centro para visitantes del extremo sur porque tiene las mejores vistas y es más fácil de acceder a él. En el caso de que llegues por el centro norte deberás tener en cuenta, por ejemplo, que está cerrado entre octubre y mayo y que no cuenta con tantos servicios. Sin embargo es ideal si te gusta la tranquilidad y hacer excursiones a pie.

El extremo oeste es menos profundo y allí es donde vive una reserva indígena, los Havasupai. Aunque no sea tan espectacular como otras zonas es preferido por los que llegan desde Las Vegas, ya que el viaje les lleva dos horas menos.

Si el presupuesto te lo permite, te recomendamos que realices un paseo en helicóptero o avioneta por encima del Gran Cañón del Colorado. Sin duda es una experiencia que no olvidarás en tu vida. Parten del aeropuerto de Tuyasan y sirven para apreciar la gran inmensidad de esta falla.

Andando por el Gran Cañón

Si te gusta el senderismo esta zona es perfecta para recorrerla a pie (además es más asequible que ir por los aires). Para disfrutar de cada rincón has de bajar hasta su base. La ruta preferida por los turistas comienza en la Villa Gran Cañón y se llama Bright Angel.

Paisaje del Gran Cañón
Gran Cañón – ozoptimist

A lo largo del recorrido encontrarás puestos con agua potable, indispensable en una zona con temperaturas elevadas todo el año. La subida de regreso es algo difícil, por lo tanto puedes hacer paseos cortos.

A 6 kilómetros de la salida se encuentra la Planicie Tonto e Indian Gardens. Otro de los puntos interesantes es Rancho Fantasma (a 20 kilómetros). Algunos optan por quedarse a dormir aquí para continuar la caminata bien temprano por la mañana.

Si no eres muy amante del trekking, en el Gran Cañón puedes disfrutar de muchas actividades y deportes extremos como el rappel o el rafting. Para los que prefieren algo más tranquilo, el centro de visitantes sur ofrece un excelente documental en pantalla gigante.

Base del Gran Cañón
Base del Gran Cañón – Anton Foltin

La leyenda

Existe una hermosa leyenda que explica cómo surgió el Gran Cañón. Dicen los havasupai que al principio de los tiempos existían dos dioses. Tochapa, el de la bondad, y Hokomata, el malvado.

Tochapa tenía una hija, Pu-keh-eh, que estaba llamada a ser la madre de todo ser vivo. Hokomata el malvado quiso evitarlo y envió al mundo una gran inundación. Pero Tochapa colgó a su hija de un enorme árbol y, cuando las aguas bajaron, aparecieron los ríos. Uno de ellos creó la enorme brecha que se convirtió en el Gran Cañón. Quizá no sea cierta pero es una bonita leyenda.

“La Tierra y el cielo, bosques y campos, lagos y ríos, las montañas y el mar son excelentes escuelas que nos enseñan muchísimas cosas que no se pueden aprender en los libros.”

-John Lubbock-

Con sus increíble paisajes, las actividades que se pueden realizar en él y sus leyendas, el Gran Cañón del Colorado es uno de los lugares que nadie debería perderse.