Harrods, una parada obligatoria para tus compras en Londres

Harrods es probablemente el centro comercial más famoso del mundo, y eso se debe a que es mucho más que un centro comercial. Situado en la Brompton Road de Londres, es una de las paradas obligatorias de todos los turistas, especialmente de aquellos más amantes de las compras. Te contamos todos los secretos de estos almacenes, ¿nos acompañas?

Un inmenso centro comercial

Tienda de Harrods
Herry Lawford / Flickr.com

Harrods Está ubicado en pleno centro de la capital británica. Tiene un tamaño de más de 20 000 m² y 90 000 m² de superficie comercial, repartida en siete plantas y 330 tiendas diferentes dedicadas a todo tipo de productos, desde ropa femenina y masculina, pasando por accesorios, hogar o bebida y comida, y cómo no, merchandising propio y recuerdos de Londres.

Así, Harrods son los almacenes más grandes y famosos de toda Europa. Podemos encontrar desde alta costura hasta complementos para mascotas, todo con el inconfundible sello de la casa, marcado por la exclusividad y el lujo.

Cuenta con cerca de 30 bares y restaurantes diferentes para adaptarse a todas las necesidades de sus clientes, que probablemente no sean pocas. Y también podemos encontrar servicios de primera, como el Harrods Bank o lingotes de oro.

Calidad en el servicio, el sello de Harrods

Expositor en Harrods
Herry Lawford / Flickr.com

Harrods abre de lunes a sábado de 10 de la mañana a 8 de la tarde, y los domingos, de 11:30 a 6 de la tarde. Un lugar visitado por cientos de turistas y compradores internacionales. Y son muchas las razones de ello: el servicio de primera, su increíble ambiente, la grandísima calidad de sus productos o la inigualable selección de primeras marcas de todo el mundo.

Pero hay que tener en cuenta que Harrods es uno de los centros comerciales más lujosos del mundo, por lo que sus precios son bastante elevados. Los souvenirs más comprados por los turistas son botes de té, peluches, bombones u otros artículos económicos.

Si Londres te queda lejos, recuerda que Harrods tiene tiendas en los aeropuertos de Heathrow y Gatwick, y también en los de Kuala Lumpur, Malasia, Hong Kong y Macao.

La historia detrás de Harrods

Joyería en Harrods
Herry Lawford / Flickr.com

Harrods comenzó en 1834, cuando Charles Henry Harrod abrió una pequeña tienda de comestibles y tés en Londres, aunque no en la localización actual, sino en Stepney. En 1849 se trasladó al lugar donde la podemos encontrar ahora y poco a poco se fue ampliando, a través de la compra de los comercios y viviendas contiguas.

En 1883, el centro comercial sufrió un gran incendio, suponiendo su derrumbe. Su reconstrucción se produjo a mayor escala, quedando prácticamente como lo conocemos hoy en día. La actual propietaria de Harrods es la familia real de Qatar, que lo compró en 2010 al magnate egipcio Mohamed Al Fayed.

Qué hacer en Harrods

Decoración de Harrods
Herry Lawford / Flickr.com

Lo primero que se puede hacer en Harrods es, lógicamente, comprar. Pero como decíamos antes, es uno de los centros comerciales más lujosos del mundo, por lo que si el presupuesto de tu viaje es ajustado, mejor ve haciéndote a la idea de que no vas poder comprar demasiadas cosas en él.

Otra cosa que se puede hacer allí es tomar algo. Hay una enorme oferta hostelera en el centro comercial, que va desde salones de té, a pubs o bares de tapas, pasando por restaurantes de alta cocina.

Pero lo más barato que puedes hacer allí es, simplemente, mirar. La decoración de Harrods es increíble, con una grandísima cantidad de estatuas, fuentes y salas decoradas con diferentes motivos, todas espectaculares. Mención aparte merecen la sala egipcia y los monumentos conmemorativos a Diana de Gales que podemos encontrar en la tienda.

“Las cosas que se pueden comprar con dinero es mejor comprarlas sin pensar demasiado si ganas o pierdes. Es mejor ahorrar las energías para aquellas cosas que no pueden comprarse con dinero.”

-Haruki Murakami-

Cómo llegar a Harrods

Fachada de Harrods
Can Pac Swire / Flickr.com

Como decíamos, está en pleno centro de Londres, por lo que llegar hasta Harrods es muy fácil. Por un lado, se puede ir en metro, a través de la línea Piccadilly (la azul oscura) y bajarse en la parada de Knightsbridge, la más cercana a la tienda. Si preferís llegar en bus, los que llegan son las líneas 9, 10, 14, 19, 22, 52, 74, 137, 414 y C1.

Muy cerca de Harrods podemos encontrar otros sitios de interés, como el Victoria and Albert Museum, Hyde Park  o el Museo de Historia Natural de Londres.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar