Guía completa y consejos para visitar Petra

Petra es una de las siete maravillas del mundo y uno de los lugares más impresionantes del planeta. Situada en el desierto del sudoeste de Jordania, recibe cada año a cientos de miles de turistas que se enamoran de este mágico yacimiento arqueológico. Si quieres visitar Petra y descubrir todos sus secretos, toma nota de esta información.

Cómo llegar a Petra

Visitar Petra, vista del Tesoro
Tesoro de Petra – JPRichard

Para llegar a Petra desde España, lo primero que hay que hacer es viajar hasta Ammán, la capital jordana. Los vuelos no son demasiado baratos, pero hay muchas compañías que los ofertan, por lo que los precios varían de unas a otras.

Para llegar a la ciudad de Petra existen diferentes opciones. La primera es coger un autobús en Ammán, que en dos o tres horas nos lleva hasta el destino. La segunda es alquilar un coche para recorrer los más de 200 kilómetros que separan ambas ciudades. Las dos opciones son bastante buenas y las carreteras, en general, son muy seguras y de calidad.

Dónde dormir en Petra

Monasterio en Petra
Monasterio de Petra – Barbara Barbour

Hospedarse en la misma Petra es, como imaginas, imposible. Pero el pueblo más cercano, Wadi Musa, posee una gran oferta hotelera, ya que se ha ido desarrollando gracias al turismo.

El precio de los hoteles en la zona oscila entre los 60 y los 70€ por noche, aunque hay algunos que alcanzan hasta los 150. Estos son más lujosos y ofrecen servicios más exclusivos, al igual que las villas, otra opción para quedarse allí. Las villas son grandes caseríos, con jardines y piscinas y un precio mucho más elevado que el resto de opciones que se pueden encontrar.

Si, por el contrario, lo que buscas es dormir barato, olvídate de dormir en un hostal o en un albergue, pues son prácticamente imposibles de encontrar. Pero sí que existe la opción de hoteles de menor categoría, en los que dormir cómodamente, e incluso algunos con la opción de tener desayuno.

Visitar Petra: lo que hay que ver

Desfiladero de entrada a Petra
Desfiladero de entrada – tamra hays / Flickr.com

Su nombre, que proviene del griego y que significa piedra, no podría ser más adecuado. No es una ciudad hecha de piedra, es una ciudad de piedra, excavada sobre la propia montaña.

Lo primero que hay que tener en cuenta al visitar Petra es que es necesario caminar mucho para descubrir todos sus rincones. Solo así se encuentran lugares no tan conocidos por el público, como lo que se conoce como “El fin del mundo” o el Monasterio, una fachada tallada en la roca y que no está tan concurrida como el célebre “Tesoro”, la imagen que tenemos todos en la cabeza al hablar de Petra.

También es muy impresionante El Siq, el desfiladero que conduce al Tesoro. Para la mayoría de los visitantes, ese trayecto, en el que poco a poco va apareciendo la auténtica joya de Petra ante sus ojos, es una experiencia que no se puede explicar con palabras.

Otros consejos

Templo en Petra
Petra – InnaVar

El precio para visitar Petra durante el día no es precisamente económico, ya que alcanza los 70 dólares, aproximadamente. Si lo que prefieres es verlo por la noche –una experiencia también increíble- el precio es de 24 dólares y se puede realizar los lunes, miércoles y viernes durante dos horas.

Eso sí, por mucho que camines y exprimas cada segundo de tu visita allí, siempre te quedarán rincones por conocer, una excusa más para volver a Jordania. Porque el Tesoro es solo la puerta de la antigua ciudad nabatea. Es solo la puerta de todo lo que oculta Petra.

“Ve el mundo. Es más fantástico que cualquier sueño.”

-Ray Bradbury-

Dónde comer en Petra

anfiteatro de Petra
Anfiteatro de Petra – Nickolay Vinokurov

Las visitas a Petra duran, mínimo, 6 horas por lo que comer allí es casi obligatorio. Por la zona no hay demasiada oferta hostelera, pero son buenas las opciones con las que se cuentan.

Por ejemplo, hay un buffet que por unos 20€ ofrece comida típica jordana. No es demasiado barato, pero la comida está deliciosa y se puede comer todo lo que se quiera. Es el Basin Restaurant y se encuentra al final de la zona más concurrida por turistas.

También se puede comer en Wadi Musa. Especialmente recomendable es el restaurante Al Qantarah, donde tanto el ambiente como la propia comida son de 10. Allí se podrán degustar delicias como el hummus (crema de garbanzos), el  fattoush (ensalada típica) o el ghanoush baba (pasta a base de puré de berenjena).

Otra opción es comer en alguno de los muchos puestos regentados por beduinos. Los encontrarás en las inmediaciones de Petra y es una opción más económica.

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar