Un fin de semana en Benabarre

· 5 junio, 2016

En una magnífica ubicación para los amantes de la naturaleza y los deportes de montaña, nos encontramos el encantador pueblo de Benabarre, una villa con sabor medieval donde la tranquilidad es la norma. Si quieres escaparte un fin de semana de la locura de las grandes ciudades, Benabarre es el lugar perfecto para hacerlo.

Benabarre se encuentra en el Prepirineo oriental, entre los ríos Ésera y Cajigar. Es una localidad de la zona de la Ribagorza y uno de los puntos de entrada al Parque Natural del Montsec.

Su rico entorno natural ofrece un sinfín de posibilidades para la práctica de los deportes de montaña. Pero esta villa con aire medieval también ofrece un importante patrimonio histórico. Su castillo gótico construido en lo alto de una colina, tiene una posición dominante de toda la villa.

Benabarre
Benabarre – JOSE RAMIRO LAGUNA

Benabarre es perfecta para pasar un fin de semana disfrutando del entorno natural y la belleza del pueblo, te contamos qué puedes hacer y sus puntos de interés que no te puedes perder.

Fin de semana en Benabarre

Conocer sus lugares de interés

Al llegar a Benabarre lo primero que llama la atención es su castillo gótico. Esta fortaleza domina el pueblo como un vigilante que defiende su territorio. Data del siglo XI y fue construido para proteger al pueblo de Benabarre. Posteriormente fue residencia de los condes del histórico territorio de la Ribagorza.

Castillo de Benabarre
Castillo de Benabarre- ANSELM PALLÀS / Flickr.com

Su casco urbano está compuesto de calles que, debido a su terreno irregular, presentan numerosas cuestas. Estas le brindan imagen pintoresca al pueblo, en conjunto con los caserones de personajes ilustres. En el museo parroquial se encuentran varias obras que datan de los siglos XI, XIV y XVI. Destaca la “Mendiculeia”, lugar que perteneció a los romanos y ofrece un importante interés turístico.

Otras visitas imprescindibles en Benabarre son el pozo del hielo y el parque de San Medardo, donde está la ermita del patrón. Allí encontrarás con un parque infantil y un merendero, es el lugar ideal para visitas con niños.

Benabarri
Benabarri – ANSELM PALLÀS / Flickr.com

Tampoco te puedes perder visitar la fábrica de quesos y de chocolates. La fábrica de chocolate en sí no puede visitarse, pero hay vídeos de demostración, tienda y chocolatería para poder degustarlos. En la quesería pueden observarse las cabras, el ordeño y conocer la elaboración artesanal de los distintos tipos de queso y yogures de cabra.

Disfrutar de sus festividades

Benabarre
Benabarre – Kom bo / commons.wikimedia.org

Las fiestas de este pueblo son fruto de su memoria y tradición. En las fiestas de San Medardo se realiza el Balls dels Palitrocs, una danza de palos al son de las gaitas. También se puede disfrutar de La Pastorada, unas festividades que se mantienen desde el siglo XVIII.

La festividad de la Baixada de Carricotxes, es una competición más reciente, donde el ingenio e imaginación de los habitantes se plasma en la construcción de originales vehículos. La Festa de la Coqueta también es muy significativa, es un alimento a base de carne de cerdo que es consumido desde el siglo XIII y que es muy popular tanto en la localidad como en su entorno.

“No existe plato desdeñado en la cocina cuando se realiza de manera auténtica”

-Miguel de Cervantes-

Probar su gastronomía

Si vienes a Benabarre un fin de semana, tienes que probar su rica gastronomía típica, como los “panadons”de miel, espinacas y gran variedad de postres dulces como magdalenas, carquinyoles, panellets, etc. La región es, además, tierra de caza menor, de perdices y conejos.

Chocolates de Benabarre
Chocolates de Benabarre – Götz A. Primke / Flickr.com

En sus restaurantes se pueden degustar platos típicos de la comarca como chiretas, longaniza, tortetas, robellones.  Si esperas a la Festa de la Coqueta, que ya hemos mencionado, podrás degustar este plato, del que se reparten nada menos que 3.000 raciones.

Deportes de montaña

Benabarre está equipada para quienes buscan desconectar de las grandes ciudades. Ofrece una amplia gama de servicios de hospedaje, acampada, instalaciones deportivas y de ocio.

Su entorno natural la hace ideal para los distintos deportes que se practican en la montaña. Existe una red de caminos señalizados para la práctica del senderismo y bicicleta de montaña. También hay una empresa dedicada al rafting y el piragüismo y una compañía de guías de montaña especializados en escalada barrancos y ascensiones.

Visitar Benabarre un fin de semana te permitirá desconectar de tu día a día. Con tantas posibilidades de entretenimiento, seguro que querrás regresar una y otra vez.